Ir al contenido principal

En control para bendecir

Nunca más vuelvas a dar fruto, esa fue la frase que el Señor Jesús lanzó cuando maldijo a la higuera porque no tenía fruto (Mateo 21:18-19). Dice la Palabra que al instante se secó y sus discípulo se asombraron en gran manera. En ese contexto, el Señor Jesús hablaba de fe a sus discípulos, les estaba enseñando una de las lecciones más importante: tener fe y no dudar. Pero, ¿qué tan terrible puede ser lanzar una palabra para maldecir? A diario nos encontramos con situaciones en las que creyentes y no creyentes prestan su boca para maldecir, obviando el poder tan tremendo que hay detrás de las palabras. Cuando todo fue creado, lo único que hizo Dios fue lanzar la palabra y fue hecho, ¿entiendes ahora la magnitud del poder la palabra?. Hay un gran poder cada vez que lanzamos una palabra, es decir en tu lengua yace un poder capaz de hacer grandes cosas para la Gloria de Dios o para hacer cosas terribles.
Mira lo que Las Escrituras nos enseñan acerca de este tema en este día: 
"La lengua puede traer vida o muerte; los que hablan mucho cosecharán las consecuencias" (Proverbios 18:21 NTV). Así como podemos elegir creer o no creer, también podemos decidir si bendecir o maldecir a nuestro prójimo, hay poder en lo que decimos. Muchas veces maldecimos sin ser conscientes de ello, por ejemplo: cuando alguien nos hace daño es común escuchar la expresión, "ojalá le vaya mal", ¿no es así? En esa sencilla declaración usted está maldiciendo, además está atando a alguien con sus palabras y eso es todo lo que el enemigo necesita para hacer como quiere, escuchar la palabra para actuar. Aún padres maldicen a sus hijos y los atan a las palabras y no son conscientes del daño que, a largo plazo, están haciendo en el corazón de sus hijos, por ejemplo cuando el padre le dice al hijo: eres un bueno para nada.
Hay una gran lección que el Señor desea que aprendamos luego de haber leído esta pequeña porción de la Palabra: los que hablan mucho cosecharán consecuencias y ¿sabes por qué? Porque una persona que habla mucho no es presta a escuchar a los demás, no es tarda para hablar, sino que se deja llevar de sus impulsos emocionales y maldice incontrolablemente, entonces ¿en dónde queda el dominio propio?. Jehová Dios nos lo ha regalado para no ser vencidos de lo malo, sino que por el contrario podamos ser de bendición para otros. Cuando le permites a tu lengua tener el control de tus emociones terminarás diciendo cosas de las cuales te arrepentirás y vendrán consecuencias que debes asumir por tus actos.
La otra parte de la lección que aprenderemos en este día tiene que ver con hacer todo lo contrario, es decir callar. Job 13:5 RVR1960 dice: ojalá callarais por completo, porque esto os fuera sabiduría, ¿leíste bien? Sí, Job dice que callar es de sabios. Entonces, ¿cuál será la recompensa de aquel que refrena su lengua? Veamos qué nos dice el libro de Proverbios 3:13-14 RVR1960"bienaventurado el hombre que halla la sabiduría, y que obtiene la inteligencia; porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, y sus frutos más que el oro fino". Hay frutos invaluables en el callar, y no pueden ser comparados con lo que valía la plata en tiempos del Rey Salomón. Espero que este devocional haya hablado tremendamente a tu vida hoy, Dios continue bendiciéndote aún más. No olvides ser de bendición y compartir este mensaje con otras personas más.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…