Ir al contenido principal

En control para bendecir

Nunca más vuelvas a dar fruto, esa fue la frase que el Señor Jesús lanzó cuando maldijo a la higuera porque no tenía fruto (Mateo 21:18-19). Dice la Palabra que al instante se secó y sus discípulo se asombraron en gran manera. En ese contexto, el Señor Jesús hablaba de fe a sus discípulos, les estaba enseñando una de las lecciones más importante: tener fe y no dudar. Pero, ¿qué tan terrible puede ser lanzar una palabra para maldecir? A diario nos encontramos con situaciones en las que creyentes y no creyentes prestan su boca para maldecir, obviando el poder tan tremendo que hay detrás de las palabras. Cuando todo fue creado, lo único que hizo Dios fue lanzar la palabra y fue hecho, ¿entiendes ahora la magnitud del poder la palabra?. Hay un gran poder cada vez que lanzamos una palabra, es decir en tu lengua yace un poder capaz de hacer grandes cosas para la Gloria de Dios o para hacer cosas terribles.
Mira lo que Las Escrituras nos enseñan acerca de este tema en este día: 
"La lengua puede traer vida o muerte; los que hablan mucho cosecharán las consecuencias" (Proverbios 18:21 NTV). Así como podemos elegir creer o no creer, también podemos decidir si bendecir o maldecir a nuestro prójimo, hay poder en lo que decimos. Muchas veces maldecimos sin ser conscientes de ello, por ejemplo: cuando alguien nos hace daño es común escuchar la expresión, "ojalá le vaya mal", ¿no es así? En esa sencilla declaración usted está maldiciendo, además está atando a alguien con sus palabras y eso es todo lo que el enemigo necesita para hacer como quiere, escuchar la palabra para actuar. Aún padres maldicen a sus hijos y los atan a las palabras y no son conscientes del daño que, a largo plazo, están haciendo en el corazón de sus hijos, por ejemplo cuando el padre le dice al hijo: eres un bueno para nada.
Hay una gran lección que el Señor desea que aprendamos luego de haber leído esta pequeña porción de la Palabra: los que hablan mucho cosecharán consecuencias y ¿sabes por qué? Porque una persona que habla mucho no es presta a escuchar a los demás, no es tarda para hablar, sino que se deja llevar de sus impulsos emocionales y maldice incontrolablemente, entonces ¿en dónde queda el dominio propio?. Jehová Dios nos lo ha regalado para no ser vencidos de lo malo, sino que por el contrario podamos ser de bendición para otros. Cuando le permites a tu lengua tener el control de tus emociones terminarás diciendo cosas de las cuales te arrepentirás y vendrán consecuencias que debes asumir por tus actos.
La otra parte de la lección que aprenderemos en este día tiene que ver con hacer todo lo contrario, es decir callar. Job 13:5 RVR1960 dice: ojalá callarais por completo, porque esto os fuera sabiduría, ¿leíste bien? Sí, Job dice que callar es de sabios. Entonces, ¿cuál será la recompensa de aquel que refrena su lengua? Veamos qué nos dice el libro de Proverbios 3:13-14 RVR1960"bienaventurado el hombre que halla la sabiduría, y que obtiene la inteligencia; porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, y sus frutos más que el oro fino". Hay frutos invaluables en el callar, y no pueden ser comparados con lo que valía la plata en tiempos del Rey Salomón. Espero que este devocional haya hablado tremendamente a tu vida hoy, Dios continue bendiciéndote aún más. No olvides ser de bendición y compartir este mensaje con otras personas más.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Solo me importa lo que Dios piense de mí

¿Por qué será que al hombre le interesa tanto lo que los demás piensen de él, pero tiene muy en poco lo que Jehová Dios piense de él?. Es muy raro observar a alguien que no lo haga. Es como si al ser humano le interesara más lo que los demás piensan de él a cada instante. Y eso nos enorgullece, he ahí el error: da cabida al orgullo en el corazón. Y dice la Palabra en Salmos 138:6, "Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos". ¿Eres humilde o altivo?.
Conozcamos el caso de un personaje del cual podremos aprender cosas bien importantes para nuestra vida. ¿Qué dice la Palabra de Dios? Vayamos a 1 Samuel 15:23-24 - RVR1960:
"Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la Palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey. Entonces Saúl dijo a Samuel: yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí…