Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2019

Nuevo

No sé por qué muchas veces, como hijos de Dios, nos empeñamos en recordar nuestro pasado, cuando este solamente debería permanecer enterrado en el fondo del mar. Da tristeza cómo algunos se refieren a su vida pasada como algo de qué estar orgullosos: me acuerdo cuando me emborrachaba, cuántas mujeres tenía, lo que hacía, etc. Todas estas cosas son solo vanidad, debemos recordar lo que la Palabra de Dios nos dice al respecto: "ahora que estamos unidos a Cristo, somos una nueva creación. Dios ya no tiene en cuenta nuestra antigua manera de vivir, sino que nos ha hecho comenzar una vida nueva" (2 Corintios 5:17 TLA). Hay dos aspectos que podemos aprender en esta mañana de esta porción de las Escrituras. El primero de ellos es SOMOS NUEVA CREACIÓN, en la RVR1960 dice que somos nueva criatura, eso quiere decir "olvidando lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante" (Filipenses 3:13 LBLA). Dios desea que estemos enfocados en el presente y no en nuestro pasa…

Valor

Piensa en el objeto más costoso que haya sido vendido hasta el momento en el mundo, puedo darte un ejemplo: los jugadores de cartas de Paul Cézanne, ¿valor? 250 millones de dólares. ¿Crees que ese cuadro es más valioso que tú? Aunque te cueste creerlo, tú eres más valioso(a) que cualquier artículo que haya sido vendido jamás a un precio exorbitante y ¿sabes por qué? Porque alguien pagó por ti un precio sumamente alto y en sangre, que no es lo mismo, ese alguien fue Jesús, así de valioso(a) eres para Él.
El plan de salvación de Jehová Dios también incluía la redención, es decir el precio del pecado que alguien debía pagar por la transgresión (pecado), pero ese no fuiste tú, ese fue Jesús. Dice la Palabra, "por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios" (Romanos 3:23 RVR1960), todos debíamos pagar el precio por nuestros pecados, pero Dios le demuestra a la humanidad en un acto sin precedentes Su amor eterno: "porque de tal manera amó Dios al mundo, que…

Para que nos vaya bien

Muchas veces el hombre planea sin tener en cuenta a Dios en sus planes. Sin embargo, deseamos que nos vaya bien fuera de la cobertura de Dios y sin tener en cuenta cuál es Su voluntad para con nosotros y tal vez lo peor de todo es que oramos buscando el favor de Dios, pero no le consultamos nuestras decisiones, solo buscamos que nos bendiga. Estar por fuera de la voluntad de Dios es errar en el blanco muchas veces, pues caminamos ciegas hacia un destino incierto. Mira lo que la Palabra dice en el Jeremías 42:6, “Sea bueno, sea malo, a la voz de Jehová nuestro Dios al cual te enviamos, obedeceremos, para que obedeciendo a la voz de Jehová nuestro Dios nos vaya bien”. El contexto de esta porción de las Escrituras nos ubica en un momento decisivo para los judíos que vivían en el exilio, quienes a la cabeza de Johanán pidieron al profeta Jeremías que consultara al Señor respecto a algo. El asunto es que pidieron dirección de Dios, pero al escuchar lo que el Señor había decidido, hicieron…

Y tú, ¿quién eres?

Para los creyentes no es un secreto que vivimos entre dos mundos: uno natural y otro sobrenatural o también conocido como el mundo espiritual. Por lo tanto, no podemos ignorar el hecho que hay seres angelicales (demonios) que se mueven en lo espiritual para influir en nuestras mentes y acciones. Estos demonios reconocen quiénes somos y a quién pertenecemos. Cuando el Señor Jesús caminó sobre esta tierra, experimentó ese reconocimiento. Lucas 4:30-36 nos cuenta la historia del hombre que tenía un espíritu impuro cerca a la sinagoga hacia donde se dirigía el Maestro. Al verle, este demonio dijo: “¿Qué tienes contra nosotros, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? ¡Yo te conozco, y sé que eres el Santo de Dios!” (Lucas 4:34 RVC). Este demonio pudo reconocer quién era Jesús y sabía de dónde venía, ¿cómo esperas ser reconocido en el mundo espiritual?
Si los demonios saben quiénes somos, entonces debemos andar rectos en todo tiempo y procurar una vida de intimidad con el Señor. Estos d…

Nueva Criatura

Para el hombre natural es imposible discernir las cosas del Espíritu porque para él son locura nos enseña la Palabra, ¿cierto? Y en el cristianismo hay un sinnúmero de cosas que solo pueden ser discernidas de esta manera. ¿Sabes qué significa ser cristiano? Uno de Cristo o una nueva criatura en Cristo y esto es lo que el hombre natural no entenderá y se preguntará, al igual que Nicodemo, ¿cómo es posible que ya un hombre “hecho y derecho” pueda convertirse en una nueva criatura? Pues sí es posible, porque al recibir a Cristo como nuestro Señor y suficiente salvador, somos completamente regenerados. Dicen las Escrituras en 2 Corintios 5:17 (RVR1960), “de modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”. Hay dos aspectos que podemos aprender de esta porción de la Biblia en el día de hoy. El primero de ellos tiene que ver con ser una nueva criatura, es decir un nuevo hombre. Durante el bautismo, el creyente es sumergido en …

Omisión

¿Cuántas veces nos hemos quedado en el intento de hacer cosas buenas y no lo hemos hecho? A mí me ha sucedido, pero desde que el temor de Dios está en mí, ya no puedo permitirle a mi vieja naturaleza que saque a relucir lo peor de mí, más bien debo decirle al viejo hombre con mis acciones que cada día me levanto a crucificarlo. La naturaleza de pecado del hombre hace que vaya en contra de hacer lo que sabe que es bueno, pero ¿qué nos exhorta la Palabra hacer como creyentes? "Si ustedes saben hacer lo bueno y no lo hacen, ya están pecando" (Santiago 4:17 TLA).
Una de las formas que el creyente tiene de conocer la voluntad de Dios es leyendo Su Palabra, la Biblia, pues ella aparte de ser un manual de vida, contiene todo lo que necesito saber para vivir bajo los principios que Jehová Dios estableció para la humanidad. No obstante, no sirve de nada conocer tanta Palabra si no es puesta por obra. 2 Timoteo 3:17-17 (TLA) dice, "todo lo que está escrito en la Biblia es el mensa…

Nada es difícil

Situaciones de desesperanza, ¿quién no las ha vivido? Todos en algún momento de nuestras vidas hemos pasado por allí, ¿no es sí? Pero hoy quiero hablarte de dos clases de personas que viven la misma situación, pero con diferentes características: los que confían en Dios y los que han depositado su confianza en alguien o en algún otro lugar. Mira lo que dice la Palabra de Dios en Mateo 19:26 (RVR1995), “Para los hombres esto es imposible, pero para Dios todo es posible”. En medio de una situación desesperanzadora, el creyente debe recordar quién es su Dios y qué puede hacer por él, ninguna circunstancia desesperanzadora será más grande que mi Dios. Aquellos que atraviesan por situaciones desesperanzadoras y han depositado su confianza en una persona o en otro lugar, esperan que de alguna manera su situación cambie, pero en su realidad, todo se ve aún más imposible. Otra caracetrística de este tipo de personas es que no son proactivos en la búsqueda de Aquel que puede hacer su imposibl…

Prioridades

Hay personas en esta vida cuyas prioridades están al revés y si se encuentran así es porque su vida está en desorden. Para muchos su prioridad número uno es el trabajo y cuando esto sucede, el trabajo desplaza a la esposa e hijos; el trabajo le roba el tiempo y termina prestando toda su atención a un solo aspecto de su vida. Para otros su prioridad son los deleites del mundo, las redes sociales, etc,. Es muy sencillo determinar qué ocupa el primer lugar de una persona, basta solo con escucharle hablar, “Porque de la abundancia del corazón habla la boca” (Mateo 12:34 RVR1960). Una persona cuya prioridad es Dios entiende que nada puede robarle su atención. “Por lo tanto, pongan toda su atención en el Reino de los Cielos y en hacer lo que es justo ante Dios” (Mateo 6:33 DHH). Wow, la Palabra es sabia y nos pide que pongamos TODA NUESTRA ATENCIÓN en el Reino, es decir nos está previniendo para no distraernos de lo que realmente es importante en nuestra vida. Podremos reconocer una person…

Caballo cochero

De la ciudad donde provengo, existe una figura muy representativa de nuestra cultura y es el caballo cochero. Han recibido este nombre porque son los que permiten que los coches movilicen a extraños y lugareños alrededor de la ciudad vieja o centro histórico en un paseo que es extraordinario. Pero usted quizá se pregunte, ¿hacia dónde va esto? Tranquilo, ya lo va a entender. El caballo cochero se caracteriza por tener dos accesorios a lado y lado de sus ojos, los cuales le permiten no distraerse y enfocar su mirada hacia el frente. En Hebreos 12:2 (DHH) dice la Palabra de Dios, “fijemos nuestra mirada en Jesús, pues de él procede nuestra fe y él es quien la perfecciona”. Ahora bien, ¿cómo la historia del cabello cochero nos ayuda a entender los misterios del Reino? A eso voy. Cuando el creyente está metido fuertemente en las cosas de Dios, difícilmente se distraerá, pues su mirada se encuentra fija, igual que la del caballo cochero. Caso contrario sucede cuando el creyente no fija su…

Por el oír

Alguna vez te has preguntado ¿cómo y por qué un creyente pierde la esperanza? Pareciera ilógico ¿verdad?, pues la misma Palabra dice “no estén tristes. El gozo del Señor es nuestra fuerza” (Nehemías 8:10 RVC). Pueden existir muchas razones que lleven a una persona a sentir desesperanza y quizá la pregunta que debamos hacer, ¿qué tan fuerte estamos en el Señor? Porque cuando un creyente está en el fuego es poco probable que pueda llegar a sentir este tipo de sentimientos, porque el gozo del Señor lo es TODO para él/ella en ese momento. Hay un verso bíblico que no nos da el antídoto, pero sí una forma para no ser presa de la desesperanza, “así que las personas llegan a confiar en Dios cuando oyen el mensaje acerca de Jesucristo” (Romanos 10:17 TLA), en otra versión dice, “así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (RVR1960). El sentimiento de desesperanza es tal vez el resultado de dejar de oír la Palabra de Dios, porque las Escrituras no mienten al afirmar que LA F…