Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2017

El padecimiento

No sé si ya hayas aprendido que, con cada aflicción que te enfrentes viene una lección. Y cada lección te llevará a una promoción de parte de Dios y ¿sabes por qué? Porque la aflicción tiene dos objetivos específicos en la vida de un creyente: uno, hacernos crecer y, dos, prepararnos para lo que Dios desea de nosotros. Como resultado, la aflicción no debe ser vista como un enemigo del creyente, sino más bien, como un aliado en tiempos de crisis, porque cuando esta se presente a tu vida es porque Dios va a promoverte a un nuevo nivel espiritual. Entonces, ¿qué sucede después de la aflicción? Veamos qué dice la Palabra de Dios al respecto:
"Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, DESPUÉS DE QUE HAYÁIS PADECIDO UN POCO, ÉL MISMO OS PERFECCIONE, AFIRME, FORTALEZCA Y ESTABLEZCA" (1 Pedro 5: 10 - RVR1960). Hay cuatro cosas que suceden después de la aflicción, veamos cuáles son y cómo impactan la vida del creyente:
Uno, PERFECCIÓN: después de que h…

Servir

Muchas veces nos preguntamos cuál es la finalidad del evangelio en nuestras vidas y la respuesta es bastante sencilla: servir, todo se resume en esas seis letras. En Mateo 20:26 TLA, el Señor Jesús lo deja bien en claro al decir "si alguno de ustedes quiere ser importante, tendrá que servir a los demás". Si un cristiano no sirve para servir, entonces está en el lugar equivocado, quizá suene duro pero no hay otra manera de decirlo.
Pero, ¿qué más nos enseña la Palabra al respecto?: "pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás" (Efesios 2:10 NTV). Si alguno menosprecia tu servicio para el Señor, entonces olvida qué tan importante eres y qué piensa el Señor de ti, pues la Palabra nos revela en este día que Dios nos ve como Su obra maestra, y de esa misma forma deben verte los demás. Para el Padre celestial eres muy importantes, así que no nos debería importar lo…

No es como los mortales

Creo que casi todos hemos sido víctimas de amigos que, algún día, prometieron y no cumplieron. Peor aún, no fue una sola vez y a más de uno, incluyendome en la lista, nos defraudaron un par de veces. Esto como resultado, trajo a nuestras vidas la desconfianza y la falta de creer. Entonces, en nuestra propia naturaleza de hombres dejamos de creer en las personas y, como consecuencia, nos cuesta mucho creerle a Dios y a Sus promesas, pues le comparamos con aquellas personas que un día nos fallaron, aún cuando sabemos que Él está por encima de cualquier orden o especie, porque Dios no es hombre como tal. Mira lo que la Biblia dice al respecto: "Dios no es como los mortales: no miente ni cambia de opinión. Cuando Él dice una cosa, la realiza. Cuando hace una promesa, la cumple" (Números 23:19 DHH).
Hay dos cosas que nos deben quedar bien claras después de leer este pasaje bíblico. Número uno, Dios no es un hombre y tampoco miente. Muchas personas podrán mentirte en la vida, Dios…

Yo Soy el Señor tu Dios

Muchas veces olvidamos quién es y qué significa Jehová Dios para nosotros. Sin embargo, para otros estas dos preguntas tienen respuestas bien claras y contundentes. Hoy quiero compartir un verso bíblico contigo que te recordará quién es y qué debe ser Dios para ti y lo que debe significar para tu vida. Veamos qué dice la Palabra al respecto: Porque yo soy el Señor tu Dios, que sostiene tu diestra, que te dice: “No temas, yo te ayudaré” (Isaías 41:13 LBLA).
Primera pregunta que respondemos: ¿quién es Dios para ti? El profeta Isaías nos lo recuerda de manera precisa, Él es tu Señor, tu Dios. La razón por la que el profeta afirma esto es porque para muchos su Dios no es el Señor, probablemente lo sea el trabajo, el dinero, la familia, un objeto, en fin, lo despojan del primer lugar, dándoselo a algo material aún cuando la misma Palabra nos enseña que el primer mandamiento dice: "no tendrás dioses ajenos delante de mí" (Éxodo 20:3 RVR1960). Nadie puede decir amar a Dios si no le…

Y Él responderá

¿A cuántos de ustedes les gusta esperar? No creo que a muchos les guste la idea, ¿no es así? Y esperar en Dios suele ser un tanto difícil al principio, pero cuando leemos la Palabra y estudiamos acerca del testimonio de personajes que tuvieron que esperar mucho para ver cumplida una promesa es cuando aprendemos a confiar y a esperar en Él. A veces la espera en Dios puede tener dos razones bien puntuales. La primera de ella es porque no estamos preparados para recibir, pero en medio de la espera, Jehová Dios nos prepara para estar listos. La segunda razón es porque la fe necesita ser probada.

Veamos qué nos enseña la Palabra de Dios al respecto:
“Bueno es Jehová a los que en Él esperan, al alma que le busca. Bueno es esperar en silencio la salvación de Jehová” (Lamentaciones 3: 25-26 - RVR1960).  Hay tres cosas que podemos aprender de esta Palabra tan poderosa en este día:
Número uno, bueno es Jehová para quienes esperan en Él.
Esperar en hebreo es QAVAH y significa “mirar a Dios, unirse a…

Muriendo a lo terrenal

Por experiencia sé que hay cosas que nos cuesta dejar a un lado para caminar con Jesús, cosas de nuestra vida pasada que nos estorban en la carrera para ser formados espiritualmente y hacer la obra. Cuando empecé firmemente en el Señor, conservaba toda clase de música secular en mi computador y, de vez en cuando escuchaba esos temas, los cuales producían en mí toda clase de emociones, traían toda clase de recuerdos, pero pensaba que no dañaban mi comunión con Dios y sí lo hacían. Después de casi un año supe que esta clase de música me hacía ir en contra de las cosas espirituales. Hasta que dije no más y la eliminé para meterme de lleno a escuchar solamente canciones a alabar al Señor. Después de tantas cosas, pude discernir en mi Espíritu que la música era retraso para mi vida espiritual. También tengo el testimonio de mi amada esposa, claro está, a ella le tomó mucho menos tiempo decidirlo. Pero cuando empezamos nuestra relación de noviazgo, ella había tomado toda su música secular y…

No tengo tiempo

Al escuchar a varios de mis amigos hablar, me doy cuenta que entre todos nosotros, pues yo también me incluyo, existe un común denominador: tengo muchas cosas por hacer, no tengo tiempo para nada más, quisiera que mi día tuviera 30 horas. Y pareciera que el enemigo nos ganara la batalla con el tiempo, ese que muchas queremos alargar para unas cosas, pero acortar para otras. Y es que ya el enemigo ha cambiado la estrategia, ahora es ocuparnos en muchas cosas para que no le dediquemos tiempo a lo esencial: intimidad con el Señor.
¿Sabes qué dice la Palabra al respecto? Me puse a leer todas las traducciones que hay disponibles en español y esta es la que más se acomoda a lo que quiero decirte en este día: "en esta vida todo tiene su momento; hay un tiempo para todo" (Eclesiastés 1:1 TLA). Wow, esta Palabra sí que tiene mucho poder y derrumba todo argumento que el enemigo quiera poner en nuestras mentes; yo me incluyo en este grupo, pues últimamente me he visto afectado por esta…

Se había apartado

Últimamente, a mi esposa el Señor le ha hablado de pecado oculto, de traer a la luz todo aquello que retrasa el tiempo y el propósito de Dios. Y es que sabemos que muchos "creyentes" han consentido con el pecado y se han habituado a una doble vida cristiana: yendo a la iglesia para congregarse, pero sumidos en actitudes pecaminosas que no agradan al Señor. Hay un caso bíblico de una vida pecaminosa y de servicio a Dios que me llama profundamente la atención y es la historia de Sansón, y justamente ayer a mis hijas les enseñaban en la escuela dominical la historia de este juez del pueblo de Israel.  Mira lo que dice la Biblia al respecto del caso de pecado de Sansón: "y le dijo: ¡Sansón, los filisteos sobre ti! Y luego que despertó él de su sueño, se dijo: esta vez saldré como las otras y me escaparé. Pero él no sabía que Jehová ya se había apartado de él" (Jueces 16:20 RVR1960). Sansón tuvo un llamado y un propósito tremendo en el Señor. Desde pequeño, había sido co…

Un alma

A veces, como creyentes, olvidamos cuán importante es un alma para el Señor y es por ello que no cumplimos con la ley y nos volvemos desobedientes, pues una de las órdenes que tenemos de parte del Señor Jesús es justamente "id y haced discípulos" (Mateo 28:19 RVR1960). Y es que mientras no cumplamos con este mandato, todo lo que es profético de la Biblia no tendrá cumplimiento, porque la venida del Señor Jesús estará más cerca cuando todos hayan escuchado el mensaje de salvación, porque ese es Su propósito. Todo esto me lleva a reflexionar y a recordar algo que nos enseña el Apóstol Pablo: "porque si predico el evangelio, no tengo nada de qué gloriarme, pues estoy bajo el deber de hacerlo; pues ¡ay de mí si no predico el evangelio!" (1 Corintios 9:16 LBLA).
Mira qué tan importante es un alma para el Señor: "un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y ve hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto.Entonces él …

Porque nada detendrá Sus promesas

Muchas veces nos dejamos amedrentar por las circunstancias de la vida, olvidando las promesas que Dios nos ha hecho. Cuando vienen las circunstancias adversas ponen a prueba nuestra fe y es cuando más rápido olvidamos el propósito por el cual hemos sido llamados y escogidos. Hoy quiero decirte que no hay nada que pueda retrasar, impedir o evitar el propósito de Dios para tu vida. Si Él ya determinó en el Reino de Los Cielos algo para tu vida, ese decreto se cumple porque no hay nada que lo pueda detener ni siquiera la misma muerte podrá hacerlo, tendrá que hacer fila y esperar a que lo cumplas.
Leyendo la Palabra me encontré con un pasaje bien diciente: "entonces, habiendo recogido Pablo algunas ramas secas, las echó al fuego; y una víbora, huyendo del calor, se le prendió en la mano. Cuando los naturales vieron la víbora colgando de su mano, se decían unos a otros: Ciertamente este hombre es homicida, a quien, escapado del mar, la justicia no deja vivir. Pero él, sacudiendo la v…

Nada me faltará

Ante la escasez y la falta de provisiones como creyentes solemos preocuparnos y tratar de buscar la respuesta al problema aún cuando sabemos de dónde viene nuestra provisión y quién es quien nos provee. Mateo 6:33 le da la clave al creyente para entender que la provisión es lo de menos, mientras que la búsqueda lo es todo. Y es que el Señor nos los hizo saber también en el libro de los Salmos, observa: "Jehová es mi Pastor; nada me faltará" (Salmos 23:1 - RVR1960).
Este es quizá uno de los salmos más famosos, pues muchísima gente lo ha aprendido "de memoria". Muy probablemente pocos han tenido entendido en el espíritu lo que implica declararlo y lo que quiere decir. 
Veamos, pues, lo que implica este primer verso del Salmos 23 y lo que podemos aprender de él:
Primero, Jehová es mi pastor, al declarar que Jehová Dios es mi pastor, básicamente el creyente está haciendo la siguiente declaración: uno, que está sometiéndose al Señorío de Él, esto quiere decir que es Dios q…

Obstáculo

El principal obstáculo con el que el creyente se encuentra para no cumplir ni el propósito ni la voluntad de Dios en su vida es él mismo. No es la pareja, o el trabajo, o la familia, o los estudios. Es necesario tomar una decisión radical que le permita al Señor hacer Su perfecta voluntad en nosotros. Si al momento de escuchar la voz y atender al llamado hiciéramos caso, muchas cosas maravillosas sucederían en nuestras vidas. Mira lo que dice la Palabra de Dios en Éxodo 34:10 (RVR1960): "Y Él contestó: he aquí, Yo hago pacto delante de todo tu pueblo; haré maravillas que no han sido hechas en toda la tierra, ni en nación alguna, y verá todo el pueblo en medio del cual estás tú, la obra de Jehová; PORQUE SERÁ COSA TREMENDA LA QUE YO HARÉ CONTIGO".
¿Por qué nos cuesta creer tanto en Palabras como estas? Sencillo, porque el enemigo siempre intentará menospreciarte e implantará fortalezas mentales como: ¿quién eres tú para que Dios se fije en ti, tú no tienes nada para que Dios se…

Y huirá delante de ti

¿Cuántos de nosotros hemos sido tentados por el diablo? No creo que exista una persona sobre la tierra que pueda decir lo contrario. Hasta el mismo Señor Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado, ¿qué se deja, entonces, para nosotros? La tentación llega a tu vida y sin previo aviso; Satanás llegará sin que lo notes, pero sabrás cuando venga que solo existe un objetivo: hacerte caer y destruirte. Y la idea no es que caigas, la idea es que puedas soportar la tentación, la idea es resistirlo para que huya delante de ti con un solo pensamiento en mente: con este no pude, toca buscar otra alternativa y cuando la busque vuelva a pensarlo dos veces.
Leyendo la Palabra de Dios me tropecé con este pasaje que me impactó tremendamente, pues es como manantial de agua al sediento y como ayuda en tiempos de prueba: "cuando ya el diablo no encontró otra forma de poner a prueba a Jesús, se alejó de él por algún tiempo" (Lucas 4:13 DHH). Wow, ¿qué te pareció? Sé que tam…

Inútilmente

A veces da tristeza ver cómo gente que ha recibido al Señor llegan a la iglesia y no pasa absolutamente nada con ellos. Pasa el tiempo y se acostumbran a recibir Palabra, a asistir al culto, pero lo que ha sido sembrado en ellos no produce fruto. Y lo peor es que, se acostumbran a ese estado, dando por hecho la salvación, cuando el verdadero llamado nos exhorta a dar fruto, a crecer y a reproducirnos. No sé si has visto este tipo de personas en la iglesia; hay muchos de ellos, y no es que yo quiera criticarlos, no, para nada, esa no es mi posición, lo que pretendo es mostrarles a la luz de la Palabra lo que pasará con ellos de continuar haciendo lo mismo.
Mira lo que dice la Palabra: Así que le dijo al hombre que cuidaba el viñedo: “Mira, por tres años seguidos he venido a esta higuera en busca de fruto, pero nunca lo encuentro. Córtala, pues; ¿para qué ha de ocupar terreno inútilmente?” (Lucas 13:7 DHH). Lo primero que me llama poderosamente la atención es el tiempo por el cual el due…

¿Crees que Él puede hacerlo?

En Apocalipsis 21:8 DHH, dice la Palabra que "los incrédulos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre", es decir que aquellos que no creen ya recibieron condenación. Y es que hay muchas personas que ni viendo señales ni escuchando cuán poderoso es el Señor deciden creen en Él. Al Señor Jesús le sucedió con los fariseos y los saduceos, quienes viendo todas las señales que podía hacer no creyeron en Él, porque era el hijo de José, el carpintero. Yo, como creyente, no puedo nunca olvidar que "Para Dios no hay nada imposible" (Lucas 1:37 DHH) y, por el contrario, debo entender en mi espíritu que, Él es mi única esperanza. En mí siempre debe haber esa convicción de que solo Él puede hacer mis imposibles posibles. 
Hay un pasaje que me enseña que, dependiendo del tamaño de mi fe, así el Señor obrará a mi favor, mira lo que la Palabra dice: "cuando Jesús entró en la casa, los ciegos se le acercaron, y él les preguntó: ¿creen ustedes que puedo hacer esto…

Escrito está

Es bien sabido para todo creyente que Satanás tiene un objetivo bien claro y Juan 10:10 nos lo revela, "El ladrón viene solamente para robar, matar y destruir". A pesar de conocer esto, le permitimos tener éxito en sus acechanzas y sus dardos se vuelven contundentes, dando origen al pecado, permitiendo que nos robe lo que Dios ha sembrado en nuestro corazón, y como se dio origen al pecado, la consecuencia misma de este es la muerte; por la tanto, el hombre de Dios queda totalmente destruido. Hoy quiero regalarte dos estrategias que, de seguro, te servirá para cuando quieras salir victorioso de la tentación. Mira lo que le pasó al Señor Jesús cuando fue tentado por el diablo después de haber ayunado durante cuarenta días y cuarenta noches: "Cuando ya el diablo no encontró otra forma de poner a prueba a Jesús, se alejó de él por algún tiempo" (Lucas 4:13 DHH).
El Señor Jesús pudo resistir las pruebas del diablo aún en estado de debilidad, pues después de haber ayunad…

Dispuesto

La fe nos puede llevar a hacer cosas extraordinarias para obtener un milagro de parte del Señor Jesús. Y la fe es todo lo que necesitamos para que el Hijo del Hombre haga conforme a Su voluntad y nos conceda los deseos de nuestro corazón. No obstante, nos parecemos más al paralítico de Bethesda y esperamos que alguna fuerza externa actúe a nuestro favor sin mover un dedo para recibirlo. Creo que si el hombre fuera más proactivo recibiría más de Dios, en pocas palabras, es necesario hacer algo extraordinario para recibir lo extraordinario que Dios tiene para nosotros. Y en eso extraordinario quiero basarme en este día. Dicen Las Escrituras, que un grupo de amigos hizo algo extraordinario para que un paralítico recibiera un milagro de parte del Señor Jesús. Esta es la historia: "Entonces llegaron unos hombres que llevaban en una camilla a uno que estaba paralítico. Querían llevarlo adentro de la casa y ponerlo delante de Jesús,pero no encontraban por dónde meterlo, porque había muc…

Levántate

En la sabiduría popular hay un dicho que tiene una fuerza espiritual tremenda al caído caerle. Si bien nos damos cuenta de lo que dice, en vez de ayudar al hermano que se cae, nos invita a colaborar para que no se vuelva a levantar. Este es el pensamiento que el enemigo tiene de nosotros los cristianos y ¿saben por qué? Porque él sabe cuán poderosos somos en Cristo Jesús y porque desea vernos como él está: caído y derrotado. El mundo nos enseña muchas cosas, hoy quise traer una de ellas a colación, pero no para que hagamos ni imitemos las cosas que en el mundo hay, sino que, por el contrario, seamos imitadores y hagamos tal cual hemos aprendido del Señor Jesús. Pero, ¿qué dice la Palabra de Dios al respecto? "Les dirás asimismo: así ha dicho Jehová: el que cae, ¿no se levanta?. El que se desvía, ¿no vuelve al camino?" (Jeremías 8:4 RVR1960). Si el mundo nos enseñó, y hablo en tiempo pasado porque las cosas viejas pasaron, he aquí todo es nuevo en Cristo Jesús, que cuando caes …

Apariencias

El ser humano tiende a vivir de apariencias y muchas veces lo hace buscando la aprobación de un grupo de personas o simplemente por aparentar a los demás lo que no es en realidad. Las apariencias nos llevan a mostrar características de personas que no somos, lo más triste es que nos engañamos a nosotros mismos y no a los demás. El Señor Jesús siempre habló de dos grupos en especial en el Nuevo Testamento, los fariseos y los saduceos. Estos dos grupos, aunque eran los partidos o sectas poderosas de esa época, vivían una 'falsa religión', pues ellos tenían dos caras como una moneda: al pueblo le mostraban una, pero el Señor Jesús sabía quiénes eran en realidad. Mira lo que la Palabra nos enseña acerca de las apariencias en este día:
"¡Ay de ustedes!, maestros de la ley y fariseos, hipócritas!, que son como sepulcros blanqueados, bien arreglados por fuera, pero llenos por dentro de huesos de muertos y de toda clase de impureza" (Mateo 23:27 DHH). ¿De qué nos sirve vivir …

Solo di la Palabra

Para muchos creyentes es, literalmente, 'imposible' que a través de ellos el Señor pueda realizar milagros y cosas sobrenaturales. Este tipo de creyentes, sin entrar a juzgar ni a criticar, piensan que ese tipo de poder solo está disponible para una autoridad espiritual, por ejemplo, un pastor, un profeta o un apóstol. Y desde hace tiempo, vengo insistiendo para romper esta fortaleza que el enemigo ha puesto en muchos de nosotros, ya que el Señor Jesús nos "dio autoridad para expulsar a los espíritus impuros y para curar toda clase de enfermedades y dolencias" (mateo 10:1 DHH) y esa fortaleza no es más que una gran mentira. Esa misma autoridad que dio a los Apóstoles no fue exclusiva de ellos, sino de todo el cuerpo de Cristo, es decir Su Iglesia.
Hay un texto bíblico que me llama poderosamente la atención y es este: "Jesús le respondió: iré a sanarlo. El capitán contestó: Señor, yo no merezco que entres en mi casa; solamente da la orden, y mi criado quedará san…

Intenciones

Muchas veces llegamos a pensar que nuestros pensamientos y nuestras intenciones son solo nuestras y de nadie más. Pero olvidamos que Dios conoce absolutamente todo de nosotros, algunos, inclusive, llegan a pensar que su secreto más profundo, Dios no lo conoce. ¿Recuerdan a José, el padre terrenal del Señor Jesús? Bueno, él tuvo una intención en el corazón que pondría en riesgo toda una profecía que Jehová Dios había dado hacía mucho tiempo y creyó que nadie sabía lo que iba a hacer. Mira lo que dice la Palabra:
"José, su marido, que era un hombre justo y no quería denunciar públicamente a María, decidió separarse de ella en secreto.Ya había pensado hacerlo así, cuando un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, descendiente de David, no tengas miedo de tomar a María por esposa, porque su hijo lo ha concebido por el poder del Espíritu Santo" (Mateo 1:19-20 DHH). Imagino que cuando José supo que María, a quien desposaría después, estaba embarazada y que no hab…

Enviado

Una de las preguntas existenciales que nos hacemos, por lo menos, una vez en la vida es ¿qué hago yo aquí?  Y es que existe un propósito por el cual todos estamos en este mundo, nadie viene a este mundo solo porque sí. Hemos sido enviados porque somos parte de un Plan que Dios diseñó para cada uno de nosotros, pero a ¿qué somos enviados a esta tierra? La respuesta la hayamos en nuestro manual de vida, la Biblia: "el Espíritu del Señor está sobre mí, porque el Señor me ha consagrado; me ha enviado a dar buenas noticias a los pobres, a aliviar a los afligidos, a anunciar libertad a los presos, libertad a los que están en la cárcel" (Isaías 61:1 DHH).
Entonces, ¿a qué fuiste enviado? Primero, A DAR BUENAS NOTICIAS. Lo más probable es que te debas estar preguntando qué noticias, ¿no es así? La mejor noticia que le puedes dar a alguien que no conoce al Señor es decirle que, "Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en Él no se pierda, sino q…

Un Registro

¿Alguna vez te has preguntado si existe alguien quien lleva un registro detallado de todas las cosas que has hecho en esta vida, buenas o malas? Ahora, ponte a pensar por un momento qué sería de ti si esto fuera así. Ahora piensa si tu salvación dependiera de todas estas cosas, ¿cambiarías las cosas malas y procurarías hacer más bien cosas buenas? Finalmente, pon en una balanza todas tus acciones, las buenas y las malas, ¿crees que aún así serías salvo? Si tuvieras más acciones malas que buenas, ¿qué crees que pasaría? ¿Perderías tu salvación? Mira con el texto bíblico que me encontré en estos días:
"Señor, si llevaras un registro de nuestros pecados, ¿quién, oh Señor, podría sobrevivir? Pero tú ofreces perdón, para que aprendamos a temerte" (Salmos 130:3 y 4 NTV). El salmista se hace una gran pregunta en este texto, si llevaras un registro de nuestros pecados, ¿quién podría sobrevivir? La respuesta sería nadie. Es decir, nadie escaparía del juicio de Dios. No obstante, esa h…

Avergonzado

No entiendo por qué a algunos 'creyentes' les avergüenza el hecho de reconocer que son cristianos evangélicos. Algunas de sus reacciones son, esconder la Biblia debajo del brazo cuando van para el culto, no hablar de Cristo en conversaciones cotidianas y si les preguntan si son evangélicos, sencillamente no saben qué responder en público y es como si se abochornaran de lo que son. Yo en algún momento recién convertido sentí vergüenza, pero la vencí. Eso mismo le sucedió a Pedro cuando el Señor Jesús fue entregado y le negó tres veces (Lucas 22:54-62). Esa es la reacción que tienen muchos creyentes frente a sus amigos, pero ¿qué nos enseña la Palabra de Dios al respecto?
"No me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para que todos los que creen alcancen la salvación, los judíos en primer lugar, pero también los que no lo son" (Romanos 1:16 DHH). Lo que la Palabra nos enseña primeramente es a no sentir vergüenza. El Apóstol Pablo, autor de la epístola a los r…

Cerco

Alguna vez te has preguntado cómo es, en el mundo espiritual, la protección que Jehová Dios da a Sus hijos? Porque de algo sí estamos seguros: Dios nos protege siempre del maligno. En ocasiones cuando le pedimos algo y Su respuesta es NO, no significa que sea un mal Padre, para nada. Lo que quiere decir es que nos está protegiendo, nos está guardando y eso pocas veces lo podemos entender. En la Biblia hay un ejemplo bastante claro de cómo funciona esa protección en el mundo espiritual. Cuando Satanás quiso meterse con Job, le hizo una pregunta clave al Señor porque sabía que no podía tocarlo solo porque sí, ¿sabes qué le preguntó?
"¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra" (Job 1:10 RVR1960). En esa pregunta está la razón por la cual Satanás no podía tocar a Job. Esa misma razón es la que en la actualidad él tiene para no tocarte, porque Jehová tu Dios t…

Jehová quitó

Una de las reacciones que recuerdo, de mi infancia, con mucha claridad era aquella cuando me quitaban algo. Lo primero que sentía era mucha rabia y deseaba vengarme de aquella persona por haberme quitado lo que legalmente y por derecho era mío. Recuerdo que pasaba todo el día con rabia y pensando en aquello que se me había quitado. No obstante, al analizar el comportamiento de otras personas, puedo notar ahora que, este tipo de comportamiento no es ajeno a ellos y tampoco lo es para algunas personas que se consideran 'pueblo de Dios'. Me pregunto si ellos, sin ánimo de criticar, alguna vez pasaron por el libro de Job, pues en él hay varias lecciones que podemos aprender para edificación.
La lección de hoy tiene que ver con que te quiten algo. Mira lo que la Palabra dice en Job 1:21 RVR1960, "y dijo: desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré allá. Jehová dio y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito". De este pasaje del libro de Job podemos aprender…

¿Será que Dios sí escucha?

Cuando atravesamos por momentos difíciles y vemos que todo va mal es cuando empezamos a creer que el Señor no está en el asunto y nos preguntamos si realmente escucha nuestras plegarias, oraciones, etc. Es fácil saber que Jehová Dios sí responde cuando todo va bien, cuando hay bendición sobreabundante en tu casa, pero cuando las cosas no van como deseamos cuestionamos a Dios y creemos que Él nos ha dejado o que se ha olvidado de nosotros. Hoy quiero recordarte lo que la Palabra nos enseña respecto a esta pregunta. Vayamos al libro de Job 22:27 DHH, "si le pides algo, Él te escuchará, y tú cumplirás las promesas que le hagas".
¿Qué nos puede enseñar esta pequeña porción de la Palabra en este día? Primero, el que pide recibe. Jamás podremos obtener algo sino lo pedimos. Cuando éramos chicos si queríamos algo de nuestro papás, ¿qué teníamos que hacer? Pedirlo. Mateo 7:8 DHH dice, "porque el que pide, recibe; y el que busca, encuentra". Entonces si existe una necesidad…