Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2017

Obstáculo

El principal obstáculo con el que el creyente se encuentra para no cumplir ni el propósito ni la voluntad de Dios en su vida es él mismo. No es la pareja, o el trabajo, o la familia, o los estudios. Es necesario tomar una decisión radical que le permita al Señor hacer Su perfecta voluntad en nosotros. Si al momento de escuchar la voz y atender al llamado hiciéramos caso, muchas cosas maravillosas sucederían en nuestras vidas. Mira lo que dice la Palabra de Dios en Éxodo 34:10 (RVR1960): "Y Él contestó: he aquí, Yo hago pacto delante de todo tu pueblo; haré maravillas que no han sido hechas en toda la tierra, ni en nación alguna, y verá todo el pueblo en medio del cual estás tú, la obra de Jehová; PORQUE SERÁ COSA TREMENDA LA QUE YO HARÉ CONTIGO".
¿Por qué nos cuesta creer tanto en Palabras como estas? Sencillo, porque el enemigo siempre intentará menospreciarte e implantará fortalezas mentales como: ¿quién eres tú para que Dios se fije en ti, tú no tienes nada para que Dios se…

Y huirá delante de ti

¿Cuántos de nosotros hemos sido tentados por el diablo? No creo que exista una persona sobre la tierra que pueda decir lo contrario. Hasta el mismo Señor Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado, ¿qué se deja, entonces, para nosotros? La tentación llega a tu vida y sin previo aviso; Satanás llegará sin que lo notes, pero sabrás cuando venga que solo existe un objetivo: hacerte caer y destruirte. Y la idea no es que caigas, la idea es que puedas soportar la tentación, la idea es resistirlo para que huya delante de ti con un solo pensamiento en mente: con este no pude, toca buscar otra alternativa y cuando la busque vuelva a pensarlo dos veces.
Leyendo la Palabra de Dios me tropecé con este pasaje que me impactó tremendamente, pues es como manantial de agua al sediento y como ayuda en tiempos de prueba: "cuando ya el diablo no encontró otra forma de poner a prueba a Jesús, se alejó de él por algún tiempo" (Lucas 4:13 DHH). Wow, ¿qué te pareció? Sé que tam…

Inútilmente

A veces da tristeza ver cómo gente que ha recibido al Señor llegan a la iglesia y no pasa absolutamente nada con ellos. Pasa el tiempo y se acostumbran a recibir Palabra, a asistir al culto, pero lo que ha sido sembrado en ellos no produce fruto. Y lo peor es que, se acostumbran a ese estado, dando por hecho la salvación, cuando el verdadero llamado nos exhorta a dar fruto, a crecer y a reproducirnos. No sé si has visto este tipo de personas en la iglesia; hay muchos de ellos, y no es que yo quiera criticarlos, no, para nada, esa no es mi posición, lo que pretendo es mostrarles a la luz de la Palabra lo que pasará con ellos de continuar haciendo lo mismo.
Mira lo que dice la Palabra: Así que le dijo al hombre que cuidaba el viñedo: “Mira, por tres años seguidos he venido a esta higuera en busca de fruto, pero nunca lo encuentro. Córtala, pues; ¿para qué ha de ocupar terreno inútilmente?” (Lucas 13:7 DHH). Lo primero que me llama poderosamente la atención es el tiempo por el cual el due…

¿Crees que Él puede hacerlo?

En Apocalipsis 21:8 DHH, dice la Palabra que "los incrédulos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre", es decir que aquellos que no creen ya recibieron condenación. Y es que hay muchas personas que ni viendo señales ni escuchando cuán poderoso es el Señor deciden creen en Él. Al Señor Jesús le sucedió con los fariseos y los saduceos, quienes viendo todas las señales que podía hacer no creyeron en Él, porque era el hijo de José, el carpintero. Yo, como creyente, no puedo nunca olvidar que "Para Dios no hay nada imposible" (Lucas 1:37 DHH) y, por el contrario, debo entender en mi espíritu que, Él es mi única esperanza. En mí siempre debe haber esa convicción de que solo Él puede hacer mis imposibles posibles. 
Hay un pasaje que me enseña que, dependiendo del tamaño de mi fe, así el Señor obrará a mi favor, mira lo que la Palabra dice: "cuando Jesús entró en la casa, los ciegos se le acercaron, y él les preguntó: ¿creen ustedes que puedo hacer esto…

Escrito está

Es bien sabido para todo creyente que Satanás tiene un objetivo bien claro y Juan 10:10 nos lo revela, "El ladrón viene solamente para robar, matar y destruir". A pesar de conocer esto, le permitimos tener éxito en sus acechanzas y sus dardos se vuelven contundentes, dando origen al pecado, permitiendo que nos robe lo que Dios ha sembrado en nuestro corazón, y como se dio origen al pecado, la consecuencia misma de este es la muerte; por la tanto, el hombre de Dios queda totalmente destruido. Hoy quiero regalarte dos estrategias que, de seguro, te servirá para cuando quieras salir victorioso de la tentación. Mira lo que le pasó al Señor Jesús cuando fue tentado por el diablo después de haber ayunado durante cuarenta días y cuarenta noches: "Cuando ya el diablo no encontró otra forma de poner a prueba a Jesús, se alejó de él por algún tiempo" (Lucas 4:13 DHH).
El Señor Jesús pudo resistir las pruebas del diablo aún en estado de debilidad, pues después de haber ayunad…

Dispuesto

La fe nos puede llevar a hacer cosas extraordinarias para obtener un milagro de parte del Señor Jesús. Y la fe es todo lo que necesitamos para que el Hijo del Hombre haga conforme a Su voluntad y nos conceda los deseos de nuestro corazón. No obstante, nos parecemos más al paralítico de Bethesda y esperamos que alguna fuerza externa actúe a nuestro favor sin mover un dedo para recibirlo. Creo que si el hombre fuera más proactivo recibiría más de Dios, en pocas palabras, es necesario hacer algo extraordinario para recibir lo extraordinario que Dios tiene para nosotros. Y en eso extraordinario quiero basarme en este día. Dicen Las Escrituras, que un grupo de amigos hizo algo extraordinario para que un paralítico recibiera un milagro de parte del Señor Jesús. Esta es la historia: "Entonces llegaron unos hombres que llevaban en una camilla a uno que estaba paralítico. Querían llevarlo adentro de la casa y ponerlo delante de Jesús,pero no encontraban por dónde meterlo, porque había muc…

Levántate

En la sabiduría popular hay un dicho que tiene una fuerza espiritual tremenda al caído caerle. Si bien nos damos cuenta de lo que dice, en vez de ayudar al hermano que se cae, nos invita a colaborar para que no se vuelva a levantar. Este es el pensamiento que el enemigo tiene de nosotros los cristianos y ¿saben por qué? Porque él sabe cuán poderosos somos en Cristo Jesús y porque desea vernos como él está: caído y derrotado. El mundo nos enseña muchas cosas, hoy quise traer una de ellas a colación, pero no para que hagamos ni imitemos las cosas que en el mundo hay, sino que, por el contrario, seamos imitadores y hagamos tal cual hemos aprendido del Señor Jesús. Pero, ¿qué dice la Palabra de Dios al respecto? "Les dirás asimismo: así ha dicho Jehová: el que cae, ¿no se levanta?. El que se desvía, ¿no vuelve al camino?" (Jeremías 8:4 RVR1960). Si el mundo nos enseñó, y hablo en tiempo pasado porque las cosas viejas pasaron, he aquí todo es nuevo en Cristo Jesús, que cuando caes …