Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2019

Afanoso

¿Cuántos de ustedes han sido víctimas del afán? AMÉN, soy el primero de ustedes. Cada vez que conduzco en mi ciudad, el mal tráfico y la manera de conducir de los demás hacen que me afane y, algunas veces, he llegado a perder la paciencia. Con esto quiero decirles que, es muy fácil caer presa del afán y más en este sistema que llamamos mundo, ya que la modernidad pareciera que añadiera más afán a nuestro diario vivir. Sin embargo, ¿qué tan malo es el afán cuando se apodera del creyente? Para responder a esta pregunta, veamos primeramente lo que el Apóstol Pablo nos aconseja: "por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús" (Filipenses 4:6-7 RVR1960).
Vayamos por partes, ¿qué es el afán? Esta palabra viene del griego merimna, que significa "ansiedad, preocupación, lo que d…

Oculto

¿Sabías que todo aquello que hagas contrario a la voluntad de Dios y que vaya en contra de lo que Su palabara nos enseña también afecta a tu familia o a quienes te rodean? Cuando pecamos tenemos un corto sentido de las cosas, llegando a desconocemos el alcance de nuestras malas decisiones. Peor aún es que, arrastramos a nuestros seres queridos a pagar el precio de acciones que no cometieron. El problema con el pecado "oculto" es que nos acorta nuestra visión espiritual y nos permite "disfrutar del momento", sin considera que vendrán consecuencias en el futuro. El "pecado oculto" nunca realmente es oculto y ¿sabes por qué? Mira lo que la Palabra de Dios dice al respecto: "todo lo que está escondido tarde o temprano se descubrirá y todo secreto saldrá a la luz" (Marcos 4:22 NTV).
Para conocer los efectos que el pecado tiene sobre quien lo practica, sus seres queridos, inclusive donde se congrega, quiero que conozcas la historia de Acán. Jehová Dios…

Puerta

A veces nos preguntamos por qué cae en pecado un hijo de Dios, por qué termina accediendo a lo que el mundo le ofrece y juzgamos, como iglesia, pero pocas veces ayudamos a restaurar, siendo este nuestro principal papel. El Apóstol Pablo escribía a la iglesia en Corinto, "el que cree estar firme, tenga cuidado de no caer" (1 Corintios 10:12 DHH) y esta gran verdad nos acerca para dar respuesta a este interrogante. En ocasiones, el creyente aparenta ser una cosa delante de los hombres y de la congregación, pero en el fondo somos otra cosa totalmente distinta, ignorando que, "Dios no puede ser burlado" (Gálatas 6:7 RVR1960). Aparentamos estar firmes en el Señor y sabemos que no lo estamos, porque hemos dejado una o varias puertas abiertas, dándole potestad al enemigo de hacer estragos. Dicen los cristianos en mi ciudad un dicho muy cierto, cristiano que no ora, el diablo se lo devora y esa es la puerta que siempre debe permanecer cerrada. El Señor Jesús nos hace una t…

Tentación

Cuando el ser humano cae presa del pecado siempre intentará buscar un culpable a su alrededor, porque le será más fácil culpar a alguien más que aceptar la culpa y las consecuencias de sus errores y malas decisiones, ¿no es así? En ocasiones, intentamos culpar a Dios cuando pecamos, pero se nos olvida que todo en Él es santo. El Apóstol Pablo en su epístola a Santiago afirma lo siguiente, "cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni Él tienta a nadie" (Santiago 1:13 RVR1960). En esa búsqueda por una respuesta al por qué caemos presas de la tentación, algunos intentarán decir que Dios se las envió. Pero, ¿qué explicación bíblica tenemos sobre este tema? La Palabra de Dios dice que, "no os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soporta…