Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2019

Culpa

En la naturaleza del ser humano está el culpar siempre a los demás por los fracasos que tenga en la vida. Y la verdad es muy fácil echarle la culpa a alguien más de nuestras propias acciones. No obstante, se puede comprobar bíblicamente este tipo de conducta nada tiene que ver con Dios. Génesis 3, habla acerca de la caída del primer hombre. Cuando Jehová Dios le pregunta a Adán si había comido del árbol que Él le había mandado no comer, su respuesta fue la siguiente: "la mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí" (Génesis 3:12 RVR1960). Mi pregunta es ¿quién obligó a Adán a comer de este árbol? Por ninguna parte la Palabra nos enseña que Eva lo obligó o que lo coaccionó para hacerlo. Fue Adán quien decidió hacerlo. En su propia voluntad, él decide probar y comer del fruto prohibido. ¿Sabes qué nos enseña la Palabra respecto a esto? "cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que h…

Decisiones

Antes de tomar una decisión, ¿a quién consultas?Muchas personas consultan el horóscopo del periódico y, basados en lo que dice ese día, toman una decisión. Otros se basan en su propio pensamiento y experiencias para hacerlo. Y hay otro grupo bien especial, los que consultan a quienes practican el ocultismo y consultan brujos o espíritus. Pero, ¿sabías que ninguno de ellos tendrá éxito verdadero en lo que emprenda? ¿La razón? Porque la Palabra nos enseña que, solo Jehová Dios sabe y conoce los planes que tiene para nosotros, ¿no es así? (Jeremías 29:11 RVR1960) ¿Qué nos enseña la Plabra acerca de tomar mejores decisiones? "Entonces consultó David a Jehová, diciendo: ¿Iré contra los filisteos? ¿Los entregarás en mi mano? Y Jehová respondió a David: ve, porque ciertamente entregaré a los filisteos en tu mano" (2 Samuel 5:19 - RVR1960).
Hay muchos personajes bíblicos que siempre consultaron al Señor antes de tomar cualquier decisión, ese fue su secreto su éxito. No existe otra fo…

Enviado

A veces suele ser un tanto difícil conocer cuál es el objetivo, el propósito o la razón por la que, en el Señor, fuimos escogidos, apartados y llamados. Muchos creyentes están en las iglesias, pero infortunadamente no saben por qué están allí. Y pasa el tiempo y empiezan a frustrarse porque desconocen su propósito en el Señor. Hoy puedo asegurarte, con plena seguridad que, todo creyente está llamado a servir y a predicar el evangelio de la salvación a otros. Es decir, así como un día alguien te habló de Cristo, así mismo debes hacer: sembrar la Palabra en otras personas sin importar si la semilla produce fruto inmediatamente o no, sin importar si esa persona termina congregándose en tu iglesia local o no, esa es la Gran Comisión (Mateo 28:19-20 RVR1960).
El Señor Jesús la tenía clara, sabía lo que debía hacer. En Mateo 15, la Palabra nos habla acerca de la mujer cananea o sirofenicia. Esta mujer no era israelita, era gentil, quiere decir que no era del pueblo escogido, pero llega dond…

11:25

Quizá al leer el título de esta píldora pienses en una hora determinada del día, pero no está relacionado con una hora. Más bien es parte de un verso bíblico que encierra una gran verdad, una verdad que muchos ignoran, pero que cambió el destino de muchos, pues por la desobediencia del primer hombre, delante de los ojos de Dios, todos nos constituimos pecadores pecadores y merecíamos como pago la muerte. No había esperanza después de la muerte hasta que que se dio la promesa del Mesías, el cual lo cambiaría todo. El Señor Jesús vino con una gran misión: rescatarnos y devolvernos lo que habíamos perdido en Edén. En otras palabras, Él vino a restablecer el Plan Original de Dios para la humanidad. En ocasiones, dejó al descubierto Su misión, aunque muchos no le creyeron y esto decía, "Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá" (Juan 11:25 RVR1960).
Una de las principales discusiones del Señor Jesús con los saduceos era la resurección, ya que…

Permiso

¿Sabías que, a pesar de todo, el enemigo no tiene ciento por ciento libertad para atacarte? Muchos creyentes desconocen grandes misterios que han sido revelados en la Palabra de Dios y esto hace que su proceder frente a ciertas situaciones, en ocasiones, sea incorrecto. En el libro de Job, suceden dos cosas bien interesantes en el primer capítulo, las cuales estaremos tratando en esta píldora: número uno, hay una corte celestial de la cual nuestro adversario, el diablo, hace parte, esta es la evidencia: "un día los miembros de la corte celestial llegaron para presentarse delante del Señor, y el acusador, satanás, vino con ellos" (Job 1:6 NTV). Y número dos, Dios crea un vallado de protección alrededor de sus hijos y esta es la evidencia: "¿no le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra" (Job 1:10 RVR1960).
¿Por qué la necesidad de una corte celestial?…

Ningún daño

¿Sabes cuál es el arma favorita de nuestro adversario, satanás? El miedo. Cuando el creyente vive atemorizado siempre pensará que es débil, que no vale nada, que no puede hacer nada. Y eso es justamente lo que el enemigo busca a través de esta táctica, apagarnos. Un creyente con miedo no es una amenaza para el infierno, no suma, pero sí resta y mucho. Una de las fortalezas más eficaces del enemigo consiste en hacerle creer a los creyentes que en ellos no hay poder sobrenatural y que tampoco tienen autoridad. Y ¿sabes qué dice la Palabra respecto a esta fortaleza? "Yo les he dado poder a ustedes para caminar sobre serpientes y alacranes, y para vencer toda la fuerza del enemigo, sin sufrir ningún daño" (Lucas 10:19 DHH). ¿Qué nos ha entregado el Señor? La Palabra es clara, PODER. Eso mismo que el enemigo quiere hacerte creer que no tienes. El Señor Jesús nos ha dado, como iglesia, autoridad sobre las tinieblas y no solamente eso, sino que también poder para vencer toda fuerza…

Controversias necias

He visto cómo en redes sociales nosotros, el pueblo de Dios, caemos en discusiones necias, que no tienen sentido o en ataques a otras personas cuya doctrina es diferente a la nuestra, gastamos tiempo en cosas que Dios no nos llamó a hacer; por lo tanto, terminamos descuidando lo que verdaderamente es importante. ¿Sabes qué dice la Palabra acerca de esto? "evita las contiendas necias, las genealogías, las controversias y los debates acerca de la ley; porque de nada aprovechan y son vanos" (Tito 3:9 RVA2015).
El Apósto Pablo le da un consejo muy importante a la iglesia en esta porción de la Palabra: evitar las contiendas y los debates. Pero me pregunto, ¿alguna vez has caído en esta trampa? Desde el interior de las Escuelas de Formación de la iglesia a la cual pertenezco, instamos a nuestros estudiantes a meditar que, el conocimiento que están adquiriendo no es para lanzar piedras contra aquellos cuya doctrina es diferente. El Señor Jesús dejó algo bien claro en la Biblia, &quo…