Ir al contenido principal

Entradas

Una mente renovada

A raíz de una discusión que empezó en redes sociales acerca de cómo Disney Studios ha empezado su campaña en favor de la igualdad de géneros, alguien comentaba en esa publicación algo así, "pero es que eso es lo más normal de este mundo" y me preguntaba cómo es posible que nuestra sociedad halla perdido tantos valores y peor aún ¿que nos hallamos acostumbrado?. Pero el Señor me habló en ese momento, y sobre eso quiero que reflexionemos en este día, pues el enemigo ha logrado cauterizar la mente de muchas personas que ya empezaron a llamar a lo malo bueno y ven la homosexualidad como normal, el matrimonio igualitario como normal, olvidando que ese es el objetivo del diablo, distorsionar la creación de Dios para que el hombre vea lo anormal como algo normal. Fue así como el Señor me llevó a este pasaje:"Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agr…
Entradas recientes

¿Cuál es el verdadero propósito del afán en la vida del creyente?

Una característica propia de este tiempo es el afán de obtener las cosas rápidamente, manejamos hacia el trabajo con afán, el tiempo no alcanza y vivimos afanados porque deseamos que el día tenga 26 horas, no alcanza el dinero y nos afanamos por pagar las deudas. Y entiendo que en algún punto nos afanemos, pues si somos responsables no deseamos quedar mal con nadie, pues la Biblia nos enseña no debáis a nadie nada (Romanos 13:8 RVR1960), sin embargo el afán no es de Dios y tampoco es Su propósito que vivamos de esa manera. El mismo Señor Jesús nos enseña una gran lección: no os afanéis (Mateo 6:25 RVR1960). Lo que quiero decirte es que en medio del afán no podrás resolver tus problemas. Si en este momento te encuentras afanado, entonces esta Palabra es para ti. Mira lo que la Biblia nos enseña acerca del afán: "por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracia" (Filipenses $:6 RVR1960). Veamos, pu…

Sin escape

Es más fácil para muchos creer que no existe ni el paraíso, o cielo, ni el infierno. La sensación de saber que serán juzgados es aterradora. Es así que muchas personas viven una vida desenfrenada sin reconocer que tendrán que comparecer ante un juicio divino por todas las cosas que hayan hecho, buenas o malas y este juicio será para creyentes y no creyentes igualmente. Sabes qué nos enseña la Palabra de Dios al respecto:"Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo" (2 Corintios 5:10 RVR1960).Hay dos aspectos que quisiera compartir contigo en esta mañana. El primero, es que todos seremos juzgados y la posibilidad que alguien escape del juicio de Dios es totalmente imposible. En ese juicio, Jehová Dios tomará el libro de la vida y nos llamará a cuenta por cada uno de nuestros actos mientras estuvimos en este cuerpo mortal. Al leer este verso,…

En lo poco

Del Apóstol Pablo he aprendido una fuerte lección, en la cual he sido varias veces tratado por el Señor, una lección que nos enseña a depender ciento por ciento de Dios, una lección que nos enseña un fundamento bien importante: Dios es fiel con aquellos que permanecen fiel a Él. Esa lección de la cual te hablo hoy está en Filipenses 4: 12 RVR1960, dice la Palabra "sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad". ¿Qué tan fiel podemos ser con Dios en medio de la escasez?. Hay muchos que esperan ser promovidos a la sobreabundancia, pero durante la prueba de humildad renegaron de ella y, hasta quizá, renegaron contra Dios. Pero, ¿qué nos enseña la Biblia respecto a este tema? El mismo Señor Jesús habló de él en Mateo 25: 23 RVR1960 dice "sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré".  Una condición para ser promovido a la abundanci…

¿Qué estás sembrando?

Muchas veces nos preguntamos por qué nos pasan ciertas cosas en la vida, así como: por qué mi mejor amigo, en quien tanto confié, me traicionó; por qué mi novia me fue infiel si me porté tan bien con ella, entre otras. Pero todo radica en lo que hiciste en tu pasado, en otras palabras en lo que sembraste en la vida de otras personas. Para muchos en lo secular esto podría ser llamado karma o ley de la vida. En mi tierra, la gente dice que, todo el que la hace la paga o todo lo que aquí haces, aquí mismo se te cobra. Y, ¿qué dice la Palabra de Dios frente a esto? Veamos:"No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará" (Gálatas 6:7 RVR1960). Hay una respuesta a cada cosa que hagamos, sea buena o sea mala. Por lo cual, procuremos al máximo ser hacedores de lo que la Palabra nos enseña, y hay una lección bien importante que quisiera compartirles: no nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayam…

En poco

Si hay algo que caracteriza a muchos seres humanos es la baja autoestima, ese sentimiento de creer que no podemos hacer las cosas o que no somos dignos de ellas. La baja autoestima no es de Dios, por el contrario la Biblia nos enseña a que debemos renovar nuestro entendimiento para conocer la voluntad de Dios (Romanos 12:2 RVR1960) y así creer que no hay imposibles, ¿verdad?. No sé si tú que estás leyendo estas líneas sentiste alguna vez ese sentimiento tan horrible, pero quiero decirte que así como tú, grandes personajes bíblicos también se tuvieron así mismos en un concepto muy bajo. Hoy quiero hablarte de uno de ellos: Gedeón. Gedeón fue uno de los tantos jueces que Jehová Dios envió para liberar a los hijos de Israel de las manos de los madianitas, quienes durante siete años les azotaron en gran manera y destruían sus cultivos. Mira el concepto que Gedeón tenía de sí:"Entonces le respondió: Ah, Señor mío, ¿con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manas…

Dos cosas: constancia y dedicación

Dos cosas que me impactan del testimonio de Daniel eran: número uno, su constancia en la oración y, número dos, el tiempo que le dedicaba. Ser constante implica tener una disciplina, un hábito hasta que se vuelva costumbre. Dedicarle tiempo es cultivar algo, cuidarlo. Y la Palabra nos enseña cómo Daniel, sin importar las circunstancias, oraba al Señor. En el Capítulo 6 del libro de Daniel, los sátrapas del Rey Darío quisieron conspirar en su contra y se inventan un edicto y no se podía levantar petición alguna a ningún dios fuera del Rey Darío. Sin embargo, Daniel no dejaba de orar y "abiertas las ventanas de su cámara, que daban a Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba" (Daniel 6:10 RVR1960). ¿Tres veces al día? Wow, quizá para muchos esto es mucho tiempo, ¿no es así?. Mejor aún es que no renunció a su Dios por agradar al hombre, esto es tremendo. En varios pasajes bíblicos, Dios nos invita a orar constantemente, pues Él más que nadie conoce y sabe del poder …