Ir al contenido principal

Entradas

Permiso

¿Sabías que, a pesar de todo, el enemigo no tiene ciento por ciento libertad para atacarte? Muchos creyentes desconocen grandes misterios que han sido revelados en la Palabra de Dios y esto hace que su proceder frente a ciertas situaciones, en ocasiones, sea incorrecto. En el libro de Job, suceden dos cosas bien interesantes en el primer capítulo, las cuales estaremos tratando en esta píldora: número uno, hay una corte celestial de la cual nuestro adversario, el diablo, hace parte, esta es la evidencia: "un día los miembros de la corte celestial llegaron para presentarse delante del Señor, y el acusador, satanás, vino con ellos" (Job 1:6 NTV). Y número dos, Dios crea un vallado de protección alrededor de sus hijos y esta es la evidencia: "¿no le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra" (Job 1:10 RVR1960).
¿Por qué la necesidad de una corte celestial?…
Entradas recientes

Ningún daño

¿Sabes cuál es el arma favorita de nuestro adversario, satanás? El miedo. Cuando el creyente vive atemorizado siempre pensará que es débil, que no vale nada, que no puede hacer nada. Y eso es justamente lo que el enemigo busca a través de esta táctica, apagarnos. Un creyente con miedo no es una amenaza para el infierno, no suma, pero sí resta y mucho. Una de las fortalezas más eficaces del enemigo consiste en hacerle creer a los creyentes que en ellos no hay poder sobrenatural y que tampoco tienen autoridad. Y ¿sabes qué dice la Palabra respecto a esta fortaleza? "Yo les he dado poder a ustedes para caminar sobre serpientes y alacranes, y para vencer toda la fuerza del enemigo, sin sufrir ningún daño" (Lucas 10:19 DHH). ¿Qué nos ha entregado el Señor? La Palabra es clara, PODER. Eso mismo que el enemigo quiere hacerte creer que no tienes. El Señor Jesús nos ha dado, como iglesia, autoridad sobre las tinieblas y no solamente eso, sino que también poder para vencer toda fuerza…

Controversias necias

He visto cómo en redes sociales nosotros, el pueblo de Dios, caemos en discusiones necias, que no tienen sentido o en ataques a otras personas cuya doctrina es diferente a la nuestra, gastamos tiempo en cosas que Dios no nos llamó a hacer; por lo tanto, terminamos descuidando lo que verdaderamente es importante. ¿Sabes qué dice la Palabra acerca de esto? "evita las contiendas necias, las genealogías, las controversias y los debates acerca de la ley; porque de nada aprovechan y son vanos" (Tito 3:9 RVA2015).
El Apósto Pablo le da un consejo muy importante a la iglesia en esta porción de la Palabra: evitar las contiendas y los debates. Pero me pregunto, ¿alguna vez has caído en esta trampa? Desde el interior de las Escuelas de Formación de la iglesia a la cual pertenezco, instamos a nuestros estudiantes a meditar que, el conocimiento que están adquiriendo no es para lanzar piedras contra aquellos cuya doctrina es diferente. El Señor Jesús dejó algo bien claro en la Biblia, &quo…

Contaminarse

De las cosas que preocupan a un cristiano es cómo hace para vivir en este mundo y a la vez guardarse para Dios. Son dos cosas con las que tenemos que lidiar a diario. Para algunas personas es como si viviéramos una vida secular y otra como cristianos, cuando en realidad vivimos una sola vida. No se trata de ponerse un disfraz en el que en un momento eres cristiano y después te pones el de un ser humano cualquiera. Mira lo que sucedió con Daniel, "y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse. Y puso Dios a Daniel en gracia y en buena voluntad con el jefe de los eunucos" (Daniel 1:8-9).
Cuando Nabuconodosor invade Judá, solicita jóvenes del linaje de Isarel para ser preparados para su servicio. Su imperio, Babilonia, era cononocido por la idolatría, el desenfreno y la decadencia moral. Daniel sabía a dónde iba, a un lugar en el que la…

Dar

¿A cuántos de nosotros nos gusta recibir? A todos, ¿no es así? Y es que se siente bien cuando recibimos que quisiéramos cumplir años todos los días para que nos den algo. Pero, ¿a cuántos de nosotros nos gusta dar? Esa es una mejor pregunta, ya que por naturaleza, al ser humano le cuesta dar. ¿Recuerdan al joven rico que quería obtener la vida eterna? A él le fue muy difícil despojarse de lo suyo para darlo a alguien más, pero qué nos enseña la Palabra de Dios a la luz de este tema tan difícil: "En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: mas bienaventurado es dar que recibir" (Hechos 20:35 RVR1960).
El primer aspecto que me llama la atención es AYUDAR A LOS NECESITADOS. Quiere decir que, siempre habrá personas que necesiten de tu ayuda y es fácil identificarlas: alguien que necesita oración se te acerca y te cuenta un problema; estás comiendo un pan y un mendigo se te acerca y te pide algo …

Ataque

De las cosas más atacadas por el enemigo, la familia y más si son creyentes, porque sabe perfectamente que, si logra desestabilizar ese núcleo, muchos miembros se perderán, entrará raíz de iniquidad a tu casa y así habrá logrado ganar una batalla más. En el libro de Génesis, vemos cómo el enemigo no atacó solamente a la mujer o al hombre, sino lo que ellos representaban: la familia. Dice la Palabra en Génesis 3:1 RVR1960, “pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: no comáis de todo árbol del huerto?” El objetivo del diablo no era destruir al hombre, era acabar algo que Dios había establecido en el Edén, es por ello que, buscará sin cesar destruir tu familia.
Veamos, pues, cómo el enemigo puede entrar a tu casa y qué puedes hacer para contrarrestar sus ataques. Lo primero que debes entender es que el enemigo es astuto. Según el diccionario de la Real Academia, alguien astuto es “háb…

Eficaz

¿Cuántas veces hemos levantado un clamor fuerte esperando recibir respuesta, pero nada sucede? Muchas veces nos hemos quedado en el intento de la oración esperando respuesta, pero nada acontece. ¿Por qué no es eficaz mi oración? Quizá en el agún momento de tu vida ministerial pasaste por una circunstancia como esta, ¿no es sí? Pues hoy quiero hablarte de la oración eficaz y hay un pasaje bíblico que nos habla sobre ella y me estremece, en gran manera, cada vez que paso por él y está en 2 Reyes 20:1-3 (RVR1960), "en aquellos días Ezequías cayó enfermo de muerte. Y vino a Ezequías el profeta Isaías, hijo de Amoz, y le dijo: Jehová dice así: ordena tu casa, porque morirás, y no vivirás. Entonces él volvió su rostro a la pared, y oró a Jehová y dijo: te ruego, oh Jehová, te ruego que hagas memoria de que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho las cosas que te agradan. Y lloró Ezequías con gran lloro"
Podemos ver en este pasaje que al enfermar Ez…