Ir al contenido principal

Entradas

Dos puertas

Hoy quiero hablarles acerca de dos opciones que pueden cambiar tu vida y la de tu descendencia tremendamente. Estas dos opciones tienen que ver con la vida y la muerte. Tristemente, muchos deciden escoger el camino de la perdición por lo que el mundo les ofrece, pues hayan placeres, comodidades y no piensan qué hay más allá de la muerte, ya que no creen que después de la muerte haya nada. No obstante, otros elegimos la opción de la vida en la cual nos sacrificamos diariamente para obtener el galardón de la eternidad. Mira lo que la Palabra nos enseña hoy:
"Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hayan (Mateo 7:13-14 RVR1960).
Como creyentes tenemos una gran responsabilidad, así como lo afirma el Apóstol Pablo, "predicar la Buena Noticia no es algo de lo que pueda jactarme. Estoy ob…
Entradas recientes

Un gran poder

¿Cuán fácil es dejarnos llevar por nuestras emociones y darle rienda suelta a nuestra lengua para ofender y decir cosas que solo sirven para herir a los demás? La lengua es un órgano pequeño, pero con un gran poder de destrucción. Una mala lengua puede iniciar una guerra, crear poderosas contiendas entre personas o sembrar cizaña para destruir relaciones entre hermanos. No obstante, debemos recordar que,"el día del juicio, tendrán que dar cuenta de toda palabra inútil que hayan dicho" (Mateo 12:36 NTV). Mira lo que la Palabra dice acerca de la lengua:
"Y lo mismo pasa con nuestra lengua. Es una de las partes más pequeñas de nuestro cuerpo, pero es capaz de hacer grandes cosas. ¡Es una llama pequeña que puede incendiar todo un bosque!" (Santiago 3:5 TLA). Ahora bien, si la Palabra me advierte estas cosas acerca de la lengua, lo que debemos entender es que debemos cuidar lo que salga de nuestros. Bien nos enseñó el Señor Jesús cuando dijo "lo que sale de la boca,…

Parálisis espiritual

Cuando se acerca la época de fin de año, muchos creyentes experimentan un desánimo terrible, en ocasiones también les falta fe, quizá porque no han visto el cumplimiento de sus promesas y empiezan a caer en un círculo vicioso del cual se vuelven víctimas; todo esto conlleva a un enfriamiento espiritual que termina siendo una bomba de tiempo, pues si no reaccionamos terminamos separandonos de la iglesia. El Señor Jesús siempre nos está exhortando a levantarnos (Mateo 9:6, Marcos 5:41, Juan 8:28), pues sabe que somos propensos a este tipo de situaciones. Cuando uno se levanta, bien sea en lo físico o en lo espiritual, siempre implicará un esfuerzo -en ocasiones sobrehumano-, y es allí donde se conjuga el deseo de Dios y nuestra voluntad. Jehová Dios quiere que estemos siempre alertas y no dar cabida a la "flojera espiritual". Mira lo que la Palabra nos dice hoy en Juan 5:5-6 (RVR1960), "y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo. Cuando Jesús…

¿Fue todo tiempo pasado mejor?

Para vivir una vida agradable al Señor es necesario hacer sacrificios y cortar de raíz aquellas que no le agradan. Porque si bien es cierto que Dios sacrificó a Su único Hijo por amor a todos, ¿qué estarías dispuesto a sacrificar para seguirle a Él? Nuestros actos muchas veces van en contra de las cosas que agradan a Dios. Hay ciertos comportamientos de cristianos que van encaminados a agradar más al hombre que al mismo Dios, Y tú, ¿a quién quieres agradar? Sé que la vida en el evangelio no es fácil, y por ello debemos ser radicales para vivir una vida llena de paz y en obediencia separados del pecado.
Mira lo que la Palabra de Dios nos quiere enseñar en este día:
"Baste ya el tiempo pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles, andando en lascivias, concupiscencias, embriagueces, orgías, disipación y abominables idolatrías. A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos el mismo desenfreno en disolución, y os ultrajan" (1 Pedro 4: 3-4 RVR1960).
En …

El padecimiento

No sé si ya hayas aprendido que, con cada aflicción que te enfrentes viene una lección. Y cada lección te llevará a una promoción de parte de Dios y ¿sabes por qué? Porque la aflicción tiene dos objetivos específicos en la vida de un creyente: uno, hacernos crecer y, dos, prepararnos para lo que Dios desea de nosotros. Como resultado, la aflicción no debe ser vista como un enemigo del creyente, sino más bien, como un aliado en tiempos de crisis, porque cuando esta se presente a tu vida es porque Dios va a promoverte a un nuevo nivel espiritual. Entonces, ¿qué sucede después de la aflicción? Veamos qué dice la Palabra de Dios al respecto:
"Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, DESPUÉS DE QUE HAYÁIS PADECIDO UN POCO, ÉL MISMO OS PERFECCIONE, AFIRME, FORTALEZCA Y ESTABLEZCA" (1 Pedro 5: 10 - RVR1960). Hay cuatro cosas que suceden después de la aflicción, veamos cuáles son y cómo impactan la vida del creyente:
Uno, PERFECCIÓN: después de que h…

Servir

Muchas veces nos preguntamos cuál es la finalidad del evangelio en nuestras vidas y la respuesta es bastante sencilla: servir, todo se resume en esas seis letras. En Mateo 20:26 TLA, el Señor Jesús lo deja bien en claro al decir "si alguno de ustedes quiere ser importante, tendrá que servir a los demás". Si un cristiano no sirve para servir, entonces está en el lugar equivocado, quizá suene duro pero no hay otra manera de decirlo.
Pero, ¿qué más nos enseña la Palabra al respecto?: "pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás" (Efesios 2:10 NTV). Si alguno menosprecia tu servicio para el Señor, entonces olvida qué tan importante eres y qué piensa el Señor de ti, pues la Palabra nos revela en este día que Dios nos ve como Su obra maestra, y de esa misma forma deben verte los demás. Para el Padre celestial eres muy importantes, así que no nos debería importar lo…

No es como los mortales

Creo que casi todos hemos sido víctimas de amigos que, algún día, prometieron y no cumplieron. Peor aún, no fue una sola vez y a más de uno, incluyendome en la lista, nos defraudaron un par de veces. Esto como resultado, trajo a nuestras vidas la desconfianza y la falta de creer. Entonces, en nuestra propia naturaleza de hombres dejamos de creer en las personas y, como consecuencia, nos cuesta mucho creerle a Dios y a Sus promesas, pues le comparamos con aquellas personas que un día nos fallaron, aún cuando sabemos que Él está por encima de cualquier orden o especie, porque Dios no es hombre como tal. Mira lo que la Biblia dice al respecto: "Dios no es como los mortales: no miente ni cambia de opinión. Cuando Él dice una cosa, la realiza. Cuando hace una promesa, la cumple" (Números 23:19 DHH).
Hay dos cosas que nos deben quedar bien claras después de leer este pasaje bíblico. Número uno, Dios no es un hombre y tampoco miente. Muchas personas podrán mentirte en la vida, Dios…