Ir al contenido principal

Padecer haciendo el bien

¿Por qué muchas veces nos dejamos llevar a hacer lo malo? No sé si te sientas identificado con esta pregunta, pero muchas veces queremos hacer el bien. Sin embargo, algo en nuestra naturaleza pecaminosa nos arrastra y terminamos por hacer el mal. En ocasiones, en situaciones tan simples decidimos hacer el mal por encima del bien, por ejemplo: al ver a un mendigo, sabemos que debemos actuar y darle de comer o de beber, cualquiera que sea su necesidad, ¿verdad? No obstante, nos hacemos los de la vista gorda e ignoramos el padecimiento de esa persona, ahí fuimos vencidos y terminamos por hacer el mal.
La Palabra de Dios nos enseña una poderosa lección en este día: “porque mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal” (1 Pedro 3:17 RVR1960). Ahora, ¿qué significa padecer haciendo el bien? Muchos ministros del Señor han sido vituperados, calumniados y maltratados haciendo el bien, pero nada los detiene de hacer aquello por lo cual fueron llamados. No es común que sepamos acerca de los misioneros cristianos que son quemados vivos o acribillados por predicar el evangelio de salvación, es una triste realidad que los medios no muestran. En el mundo habrá aflicción, eso lo sabemos, pero lo que nos cuesta entender es cómo es posible que haciendo la obra del Señor debamos padecer. A pesar de estas cosas, somos exhortado a algo muy específico: “no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición” (1 Pedro 3:9 RVR1960).
Hacer el bien es justamente lo que muchos llaman malo, pero que es bueno ante los ojos de Dios. Padecemos cuando llevamos nuestros diezmos al altar, mientras el mundo nos juzga, pero ellos gastan su dinero en alcohol, vicios y otros. Padecemos cuando sacrificamos de “nuestro tiempo” para la obra cuando muchos lo malgastan viendo televisión o yendo a otros lugares. Padecer haciendo el bien, si es la voluntad de Dios, es hacer aquello por lo cual fuimos llamados. Todo creyente debe estar dispuesto a padecer por causa de nuestro Señor Jesús y si piensa lo contrario, entonces está en el lugar equivocado, porque el evangelio nunca será cosa fácil. Espero que esta reflexión haya llegado a tu vida en un buen momento. No se te olvide compartir, Dios te bendiga.
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla

Comentarios

  1. Hola, soy un joven de 25 años conozco de Cristo desde los 12 años entre a la Iglesia desde muy pequeño por que me gustaba ir compartir, aprender, etc. pero creo que los últimos años comenzó mi declive, no soy un joven con vicios ni adicciones trato de ser obediente con mis autoridades (familiares) además que me considero un hombre travajador con temor de Dios, en otras palabras un siervo....
    Sin embargo desde hace 6 años me encuentro con algunas dificultades económicas trabajando muchas horas por sueldos muy bajos pero siempre con la esperanza en Dios de que todo mejoraría incluso líderes y pastores me lo decían seguido sólo espera esto es una prueba un proceso ya pasará pero las cosas han empeorado este último año no he podido trabajar no tengo dinero, deje mis estudios y me he confinado a una habitación por que no tengo a donde ir...
    A pensar de todas las ofertas de trabajo a las que acudo no soy seleccionado para ningubo...
    Llegando a preguntar que he hecho mal para que Dios no me ayude a conseguir empleo, pero cuando busco respuestas en lo secreto no pasa nada consultó a los líderes espirituales y sólo me dicen cual texto aprendido todo pasará es parte del proceso...
    Estos años han sido muy duros me había mantenido firme pero ya no siento nada en el corazón sólo molestia rabia por mi situación siento que mienten todas las iglesias al decir que todo está bien y todo va a peor
    Estoy a punto de tirar todos esos años de fe y confianza a la borda por que el Dios todo poderosos en el que creí no ha podido cumplir una simple petición un trabajo no para ser millonario y mal gastar sólo quiero un empleo que pague justo por mi trabajo, cuyo salario alcance para tener un techo ropa limpia y alimento eso es todo...
    Supongo que escribo aquí por que busco una respuesta que nadie es capaz de dar...
    Y si o la consigo me imagino que haré parte de la estadística de las personas que abandonan la fe...
    E invertire mi tiempo y mi esperanza otra cosa tal ves mas productiva...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Solo me importa lo que Dios piense de mí

¿Por qué será que al hombre le interesa tanto lo que los demás piensen de él, pero tiene muy en poco lo que Jehová Dios piense de él?. Es muy raro observar a alguien que no lo haga. Es como si al ser humano le interesara más lo que los demás piensan de él a cada instante. Y eso nos enorgullece, he ahí el error: da cabida al orgullo en el corazón. Y dice la Palabra en Salmos 138:6, "Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos". ¿Eres humilde o altivo?.
Conozcamos el caso de un personaje del cual podremos aprender cosas bien importantes para nuestra vida. ¿Qué dice la Palabra de Dios? Vayamos a 1 Samuel 15:23-24 - RVR1960:
"Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la Palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey. Entonces Saúl dijo a Samuel: yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí…