Ir al contenido principal

Nada Lo Puede Detener

Últimamente he escuchado unos testimonios bien tremendos, los cuales me ha hecho pensar que ante el hecho de ser escogido para cumplir el propósito de Dios, nada podrá detener lo que ha sido decretado para tu vida. Sus sueños, promesas y propósitos se cumplirán en tu vida y nada podrá impedir el cumplimiento de Su palabra, ni la muerte. Ni siquiera tú podrás ser piedra de tropiezo para los planes que el Señor tiene para ti.
Mira lo que dice la Palabra al respecto:
"Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué" (Jeremías 1:5 - RVR1960). 
Hay dos aspectos que podemos destacar de este pasaje:
Primero: Fuiste predestinado desde el principio. 
Quiere decir que Dios te escogió desde mucho antes. Antes de haber sido formado en el vientre de tu madre, Él vio algo en ti que ni siquiera tú mismo has visto aún, tampoco los demás. Romanos 8:30 - RVR1960 dice, "y a los que predestinó, a estos llamó". En ti hay un fuerte llamado para cumplir ese propósito especial en este mundo y nada podrá detenerlo. Es por eso que en ti hay tanto potencial, hay dones y es como si hubieras venido completamente equiparado para cumplir una misión, ¿no es así?. Y, ¿sabes por qué Jehová Dios lo hizo? Para: (1) Realizar Su obra, (2) Darte un propósito en esta vida, y (3) Cumplir a cabalidad con ese propósito por el cual fuiste escogido y llamado con nombre propio. 
Segundo: Fuiste santificado para una obra.
La palabra para santificación en hebreo es qadash, la cual se traduce como “santo” o “apartado”. En griego es hagios, y es traducida como “santo o apartado”. En ambas lenguas, hay algo en común, lingüísticamente hablando: apartado. Entre tantos miles, fuiste separado para llevar a cabo una gran misión, y fuiste predestinado para hacerlo, pudo haber sido alguien más, pero a Dios le plació que fueras tú y solamente tú. Tal vez por eso en ocasiones te preguntas por qué en ti hay algo distinto, y es porque Dios ha depositado en ti Sus sueños, planes y propósitos. Mira lo que dice Jeremías 29:11 - LBLA, "porque yo sé los planes que tengo para vosotros” —declara el Señor— planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza". En esta versión me gusta la palabra planes, y eso es lo que Dios justamente ha hecho contigo: planes de bien, para darte una esperanza de vida, y de vida en abundancia.
Hace poco escuchaba a un pastor dar su testimonio en mi congregación. Y él decía que cuando su padres estaban a punto de separarse, su madre quedó embarazada. Y decía que el embarazo no era una opción para salvar ese matrimonio que ya estaba bastante deteriorado. Así que su madre intentó abortar en más de diez ocasiones, sin éxito. Lo último que intentó fue ir de viaje a un pueblo cuya carretera destapada podría desprenderle a ese ser que llevaba en su vientre. Para su sorpresa, cuando consultó al ginecólogo después de esta travesía, la buena nueva era que el bebé estaba bien, y nada le había pasado. Era tan tremendo lo que Dios había decretado para este bebé que su propósito no acabaría con su muerte, pues ese bebé sería un restaurador de matrimonios, curiosamente nació bajo esa circunstancia, ¿no es así?. Esos son los planes que tiene el Señor.
Nada podrá detener lo que Dios ya decretó para tu vida, no hay muerte física que lo detenga, "ninguna arma forjada contra ti prosperará" (Isaías 54:17 - RVR1960), "porque será cosa tremenda la que yo haré contigo" (Éxodo 34:10 - RVR1960) te afirma el Señor en este día. Así que si has estado dándole vueltas al asunto es mejor que le permitas al Señor cumplir esos planes de bienestar que tiene para ti. Dios te bendiga sobreabundantemente en este hermoso día, y declaro hoy que el propósito por el cual fuiste predestinado y llamado se cumplirá en tu vida y nada lo podrá detener, en el nombre de Jesús, amén.
¿Quieres ser de bendición? Comparte este mensaje a otros. Feliz y bendecido día.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…