Ir al contenido principal

Levántate y resplandece

El Señor Jesús siempre nos está llamando a levantarnos (Mateo 9:6, Marcos 5:41, Juan 8:28). Cuando uno se levanta, bien sea en lo físico o en lo espiritual, implica un esfuerzo -en ocasiones sobrehumano-, y es allí donde se conjuga el deseo de Dios y nuestra voluntad; por tanto la persona estará alerta y no podrá dormir, de hecho hay un verso bíblico que habla al respecto y es muy claro: "levántate tú que duermes y te alumbrará Cristo" (Efesios 5:14). En otras palabras, Dios quiere que estemos alertas, y no que permitamos la "flojera espiritual", pues el Señor actúa en aquellos cuyos espíritus se mantienen alerta y expectantes a lo que Él pueda hacer a través de ellos.
En Juan 5:1-18 - RVR1960, el Señor Jesús le hace una pregunta a un hombre que había estado treinta y ocho años paralítico y esperando por un milagro que sucediera en su vida. Quizá para algunos fue hasta insólita, pero Él le pregunta ¿quieres ser sano? ¿Acaso el Señor no conoce los deseos de nuestro corazón?, y lo más probable es que ya el Señor se había percatado que este hombre en el fondo se había acomodado tanto a su condición y a su enfermedad que ya hubo encontrado gusto en ella, a lo mejor podía despertar en la gente a su alrededor lástima y así todos le ayudarían o, por lo menos, se compadecerían de él, para darle una limosna. Hoy día, en la iglesia de Cristo ocurre igual con ciertos hijos del Padre, hay gente que se ha habituado tanto a su "parálisis espiritual" que en ella encontraron un gusto tal que no les deja levantarse y seguir corriendo la carrera.
Es un hecho que todo lo que ocurre en lo espiritual, afecta nuestro cuerpo físicamente, ¿no es así? y el Señor Jesucristo al hacerle esta pregunta al paralítico de Bethesda prácticamente hace que este se vea confrontado entre su mente y su voluntad; y comprendió que ese era su momento, que tenía que salir de su condición espiritual primeramente para ser libre, porque aún no se había dado cuenta que era prisionero de una condición física que también afectado su parte espiritual.
Más adelante en el relato, el Señor Jesús le encuentra en el templo (Juan 5:14) y le hace una advertencia muy fuerte: "Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor". Esta es la demostración de que el pecado es el detonante de enfermedades en el ser humano y, por tanto, lo que hacemos en lo espiritual repercute en lo físico; el Maestro sabía qué había en la mente y en el espíritu de este hombre que había estado paralítico, y le advierte que cuide su sanidad. ¿De qué has sido sano? ¿Por qué descuidas tu sanidad de esa manera? Cuida tu sanidad, aléjate del pecado, no peques más, no sea que te venga una cosa peor o que lo que haces en lo oculto afecte espiritualmente a toda una generación que viene detrás de ti.
Dios te bendiga sobreabundantemente en este hermoso. No olvides ser de bendición para otros, comparte este mensaje a alguien más, de seguro el Señor le hablará a su vida. Feliz y bendecido día.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…