Ir al contenido principal

Aprendiendo a esperar en Dios, parte 3

Seguimos con esta serie de cinco devocionales bajo el título Aprendiendo A Esperar En Dios. Esta es nuestra tercera entrega. Creo firmemente que serán de gran bendición para sus vidas. ¿Qué lecciones podemos aprender de Génesis 15:1-6 RVR1960?
DOS
Sin importar cuánto tiempo pase, Dios siempre cumplirá su promesa. 
Lo más difícil de esperar en Dios es que el hombre siempre querrá lo que le pide en su tiempo, y pocos estamos dispuestos a esperar el tiempo de Dios, por ejemplo: tomemos el caso de Sara, quien no supo esperar el tiempo de Dios para ver Su promesa cumplida, sino que pensó que al darle a su sierva Agar a su esposo, se estaría cumpliendo la promesa del primogénito de Abraham. Pero Sara no tuvo en cuenta una tremenda enseñanza de la Palabra: "bueno es Jehová a los que en Él esperan, al alma que le busca. Bueno es esperar en silencio la salvación de Jehová" (Lamentaciones 3:25-26 RVR1960).
Sé que puede llegar a ser difícil la espera, pero si te desesperas por ese “algo”, ¿podrás acaso adelantar Su tiempo? Eso mismo fue lo que le sucedió a Sara. A pesar de lo que ella hizo en su desespero, no pudo adelantar ni ayudar respecto a esa promesa. Entonces la respuesta es NO, tu desespero no podrá ayudar a Dios en nada. Sin importar cuánto pase, Dios solamente cumplirá tu milagro en Su kairos, el cual es perfecto para recibir eso por lo que estás clamando. Aún en la espera, Dios nos enseña lecciones importantes que nos servirán más adelante. Dice la Palabra, "y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien" (Romanos 8:28). No te desesperes, tu milagro está cerca, persevera en la fe y verás cosas extraordinarias así como Abraham.Espero que esta tercera entrega haya sido de gran bendición así como las demás. Dios te bendiga sobreabundantemente, no olvides compartir este mensaje y ser de bendición para otras personas.
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Y te alcanzarán las bendiciones

A los seres humanos nos encantan las recetas, y no precisamente las de cocina, aunque para algunos sí. Cuando me refiero a recetas, me refiero a esa "fórmula mágica" para alcanzar algo. Por ejemplo: Hay personas que me preguntan cuál es el secreto para aprender rápido una segunda lengua, yo les contesto que toma tiempo, no es tan fácil como parece. Pero en el plano espiritual me han preguntado cuál es el secreto para una unción de poder, y les digo la obediencia y la oración. Es decir, sí hay fórmulas, pero no mágicas, que te ayudarán a conseguir tus objetivos. Alguna vez te haz preguntado ¿qué debo hacer para que vengan sobre mi vida todas las bendiciones que Jehová Dios decretó para mí?. Te haz preguntado ¿sí existe una receta o fórmula para alcanzarlas? ¿Si es cierto que las bendiciones de Jehová Dios me perseguirán?. Ante estas preguntas, veamos lo que la Palabra de Dios dice: "Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por …