Ir al contenido principal

¿Qué debo hacer para seguir a Jesús? – Parte 1

Cuando venimos a los pies de Cristo, hay muchas áreas de nuestra vida que debemos entregarle. Para algunas personas esto puede ser fácil y renunciar a ellas sería algo natural. No obstante, para otras renunciar y entregar ciertas áreas de su vida podría ser un poco más difícil. Para aquellos que les cuesta más trabajo dejar ciertas áreas de su vida, olvidan un principio bastante básico y que nos enseña la Palabra: TODO LO PUEDO EN CRISTO QUE ME FORTALECE (Filipenses 4: 13 – RVR1960). La Palabra es invalidada cuando hay un área de tu vida que te cuesta trabajo entregársela al Señor Jesús. Si hay un área de tu vida con la cual aún luchas, entonces tu fortaleza no es Cristo, esa área de tu vida es una fortaleza mental que el enemigo ha puesto en tu mente para hacerte esclavo, pero del pecado.
¿Qué nos enseña la Biblia respecto a este tema? Vayamos a Mateo 19: 16-22 – RVR1960:
“Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna? El le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio. Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo. El joven le dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta? Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme. Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.
Si miramos la historia del joven rico, este desde su juventud había hecho y guardado la Palabra, lo cual bíblicamente está bien, pues la Palabra dice”sed hacedores de la Palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos” (Santiago 1: 22- RVR1960). Pero no basta con solo ser hacedores de la Palabra, sino también con dejar aquello que permite que tropecemos y que no andemos en rectitud delante de Jehová Dios. Para el joven rico dejar sus pertenencias no era negociable, todo lo demás sí. ¿Cuál es esa área de tu vida que te ha costado trabajo entregársela al Señor? ¿Cuál es esa área de tu vida que no es negociable?.
¿Qué cosas debo dejar para seguir a Jesús? Vayamos a otro texto bíblico rápidamente, a Lucas 5: 8-11, el cual habla del llamamiento de Simón Pedro:
“Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador. Porque por la pesca que habían hecho, el temor se había apoderado de él, y de todos los que estaban con él, y asimismo de Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres. Y cuando trajeron a tierra las barcas, dejándolo todo, le siguieron.
La diferencia entre el joven rico y el llamamiento de Pedro es grande. Este joven tuvo su llamado, pero quise ponerse en buenos términos delante del Señor Jesús. Él pensó que era bueno, pues desde su juventud había puesto por obra la Palabra, lo cual está bien. Sin embargo, no reconoció su necesidad de Jesús. En el caso de Pedro, primero reconoce su necesidad y, luego sin importar nada, lo deja todo para seguir al Maestro.
Para muchos dejarlo todo puede ser un tanto difícil. Para otros un poco más fácil como les decía al principio. Hoy quiero decirte que esta condición es necesaria y es el mismo Señor Jesús quien la establece. Mira lo que dice Lucas 14: 33 – RVR1960: “así pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo”. ¿Crees tú que hay algo negociable aquí? No, ¿verdad? Creo que el Señor está pidiendo que le entreguemos TODO nuestro ser, que le rindamos cada rincón de nuestras vidas a Él.
Entonces, a la pregunta qué debo hacer para seguir a Jesús, he aquí las respuestas:
PRIMERO: RENUNCIAR A TODO
Lucas 14: 33 nos enseña que una condición para poder ser llamados y reconocidos como discípulos es renunciar a todo. ¿Cuál es esa área de tu vida que te ha costado trabajo entregársela al Señor?. Recuerda que en el caso del joven rico, cuando Jesús le dijo que dejara sus riquezas se entristeció mucho. ¿Qué te entristece porque no has querido entregarlo a Jesús? No invalides lo que la Palabra nos enseña: todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
Dios te bendiga sobreabundantemente. Espera la próxima semana la segunda entrega de esta serie titulada ¿Qué debo hacer para seguir a Jesús?. No olvides ser de bendición y compartir con otros este mensaje.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…