Ir al contenido principal

Avergonzado

No entiendo por qué a algunos 'creyentes' les avergüenza el hecho de reconocer que son cristianos evangélicos. Algunas de sus reacciones son, esconder la Biblia debajo del brazo cuando van para el culto, no hablar de Cristo en conversaciones cotidianas y si les preguntan si son evangélicos, sencillamente no saben qué responder en público y es como si se abochornaran de lo que son. Yo en algún momento recién convertido sentí vergüenza, pero la vencí. Eso mismo le sucedió a Pedro cuando el Señor Jesús fue entregado y le negó tres veces (Lucas 22:54-62). Esa es la reacción que tienen muchos creyentes frente a sus amigos, pero ¿qué nos enseña la Palabra de Dios al respecto?
"No me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para que todos los que creen alcancen la salvación, los judíos en primer lugar, pero también los que no lo son" (Romanos 1:16 DHH). Lo que la Palabra nos enseña primeramente es a no sentir vergüenza. El Apóstol Pablo, autor de la epístola a los romanos, tenía muchos fundamentos para sentir vergüenza, pues él era perseguidor de la iglesia y creía que lo que hacía estaba bien; no obstante venció esa condición cuando tuvo su encuentro sobrenatural con Jesús y se arrepintió y le reconoció como el verdadero Hijo de Dios para luego empezar un ministerio que lo llevaría a fundar cualquier cantidad de iglesias por todo el mundo, tener muchos discípulos y escribir 14 de los 27 libros que componen el nuevo testamento, es decir casi la mitad del NT fue escrito por este personaje. La condición de vergüenza, en ocasiones, la sentimos porque somos diferentes a los demás, no nos comportamos como la gente 'del mundo' y tampoco participamos de las cosas 'del mundo'.
Cuando el Señor Jesús fue a dar cumplimiento de la profecía al ser crucificado, no creo que haya sentido vergüenza de hacerlo por ti, dice la Palabra que, "Él fue oprimido y afligido, pero no abrió su boca. Como un cordero, fue llevado al matadero; y como una oveja que enmudece delante de sus esquiladores, tampoco él abrió su boca" (Isaías 53:7 RVA2015) y entregó su propia vida en rescate por muchos, entre ellos tú, que lees este mensaje, y yo. Ese sentimiento de vergüenza es el que el enemigo quiere que sientas para que no se pueda cumplir la promesa de ser reconocido delante de Dios Padre. ¿Qué pasará con aquellos 'creyentes' que se avergüenzan del Señor Jesús? Esta es la respuesta: "porque cualquiera que se avergüence de Mí y de Mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre también se avergonzará de él, cuando venga en la gloria de Su Padre con los santos ángeles" (Marcos 8:38 NBLH). Si te avergüenzas de Cristo aquí en la tierra, Él también se avergonzará de ti, pero en el Reino de los Cielos, ¿vale la pena arriesgar tu salvación por ello?
Entonces, más bien la pregunta es ¿por qué no sentir vergüenza del evangelio? Porque es salvación para el que cree, lo cual nos enseña que por vergüenza puedes ponerla en peligro. No sé si has sentido este sentimiento recientemente o desde hace un tiempo ya te has sentido así. La Palabra de Dios dice que ella misma es "útil para enseñar, para reprender, para corregir" (2 Timoteo 3:16 LBLA), no hay argumentos ni razonamientos humanos en esta reflexión, todo lo que en ella hay tiene una base bíblica; no hay necesidad de sentirse avergonzado por el regalo que has recibido ni por lo que Jesús hizo por ti en el madero. Cierro con este verso, dice el Señor Jesús, "nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos" (Juan 15:13 RVR1960), así es como te ve el Maestro, como su amigo, qué hermoso. Deseo que este devocional haya hablado a tu vida tremendamente, así que no olvides compartir, pues otros también lo recibirán alegremente, sé de bendición hoy y siempre.
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…