Ir al contenido principal

Levántate

En la sabiduría popular hay un dicho que tiene una fuerza espiritual tremenda al caído caerle. Si bien nos damos cuenta de lo que dice, en vez de ayudar al hermano que se cae, nos invita a colaborar para que no se vuelva a levantar. Este es el pensamiento que el enemigo tiene de nosotros los cristianos y ¿saben por qué? Porque él sabe cuán poderosos somos en Cristo Jesús y porque desea vernos como él está: caído y derrotado. El mundo nos enseña muchas cosas, hoy quise traer una de ellas a colación, pero no para que hagamos ni imitemos las cosas que en el mundo hay, sino que, por el contrario, seamos imitadores y hagamos tal cual hemos aprendido del Señor Jesús. Pero, ¿qué dice la Palabra de Dios al respecto?
"Les dirás asimismo: así ha dicho Jehová: el que cae, ¿no se levanta?. El que se desvía, ¿no vuelve al camino?" (Jeremías 8:4 RVR1960).
Si el mundo nos enseñó, y hablo en tiempo pasado porque las cosas viejas pasaron, he aquí todo es nuevo en Cristo Jesús, que cuando caes esperas que te den una 'patadita' para que no te levantes ni salgas de esa situación en la que te encuentres, Dios hoy te enseña todo lo contrario. La Palabra de hoy es confrontadora, porque es el mismo Jehová quien nos anima a levantarnos. Si te desviaste, vuelve al camino. Sé que hay muchos en este preciso momento que no tienen la mejor comunión con Dios y es que cuando dejamos de orar y dejamos de buscarle a Él, nos enfriamos de tal manera que intentar intimar con Dios se vuelve cada día más difícil. Hoy Dios te reta para que cambies esa actitud y vuelvas a estar como antes: firme sobre la roca.
Esta palabra también me sirve a mí. El Señor me ha estado hablando tremendamente en estos días porque había estado apagado, sin embargo es hora de volver a estar firmes en la fe y hacer lo que tanto el diablo odia en nosotros: ganar almas para el Reino, porque si estamos fríos ¿entonces qué almas ganaremos? Sé que el enemigo siembra en nuestra mente palabras de desánimo porque yo también he pasado por ahí, al igual que tú. No obstante, la diferencia está en que me levanto y le pido a Dios que me dé fuerzas para seguir adelante, porque solos jamás lograremos nada, pues no es con nuestra fuerzas, sino con las de Él que podremos vencer al mundo y lo que hay en él. No en vano hay poder en La Palabra cuando decimos "diga el débil: FUERTE SOY" (Joel 3:10 RVR1960). No te canses, sigue adelante, no te rindas, prosigue hacia la meta que es en Cristo Jesús.
La enseñanza bíblica de esta palabra es sencilla: levantarse. Es hora de salir de ese estado anímico que ha sembrado el enemigo en tu mente. Si caíste, te levantas y si te desviaste, vuelves al camino, pero es hora de actuar y de volver a reanudar lo que Dios empezó en tu vida. No le demos la oportunidad a los demonios de enfriarnos y continuar con el desánimo porque eventualmente desfalleceremos. No abramos puertas que una vez ya habíamos dado por cerradas, así como tampoco pensemos que no caeremos (1 Corintios 10: 12 RVR1960). Nunca olvides que el desánimo es el arma que puede convertir al más poderoso de los cristianos en el más apático de todos. Deja de creerle a Satanás y levántate hoy en victoria, no esperes hasta mañana, es hoy. Deseo que el Señor te haya hablado tremendamente hoy con esta Palabra. No olvides compartir y ser de bendición para otros. Dios te bendiga sobreabundantemente.
Bajo la guía del Espíritu Santo, 
Sergio Meza Padilla

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Solo me importa lo que Dios piense de mí

¿Por qué será que al hombre le interesa tanto lo que los demás piensen de él, pero tiene muy en poco lo que Jehová Dios piense de él?. Es muy raro observar a alguien que no lo haga. Es como si al ser humano le interesara más lo que los demás piensan de él a cada instante. Y eso nos enorgullece, he ahí el error: da cabida al orgullo en el corazón. Y dice la Palabra en Salmos 138:6, "Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos". ¿Eres humilde o altivo?.
Conozcamos el caso de un personaje del cual podremos aprender cosas bien importantes para nuestra vida. ¿Qué dice la Palabra de Dios? Vayamos a 1 Samuel 15:23-24 - RVR1960:
"Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la Palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey. Entonces Saúl dijo a Samuel: yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí…