Ir al contenido principal

Huyendo

Hay muchas personas que aún, en la actualidad, creen que pueden huir de la presencia de Dios. ¿Las razones? Pueden ser diversas, desde estar enojado con Dios y no querer saber más de Él hasta lo que Dios me pide es sencillamente complicado. Sin importar cuál sea la razón, huir de la presencia de Dios es número uno, un acto de desobediencia y, número dos, una salida poco ortodoxa y cobarde a una situación incómoda. El Salmista lo sabía perfectamente al preguntarse: "¿adónde me iré de Tu Espíritu?, o ¿adónde huiré de Tu presencia?" (Salmos 139:7 NBLH). Es literalmente imposible huir de la presencia de Dios, pues uno de sus atributos es justamente la omnipresencia, o sea que Dios está en todas partes, entonces, ¿a dónde puedes ir sin que Él te vea?
Hay una historia de la cual podemos aprender mucho y es la del profeta Jonás, quien intentó, sin éxito, huir de la presencia de Dios. Observa lo que dice la Palabra: "y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a Jope, y halló una nave que partía para Tarsis; y pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia de Jehová" (Jonás 1:3 RVR1960). Pregunta, ¿por qué Jonás decidió unilateralmente huir de la presencia de Dios? Y digo unilateralmente porque no le dijo a Dios lo que haría. La respuesta está en el verso anterior, "levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella; porque ha subido su maldad delante de Mí" (Jonás 1:2 RVR1960). La razón fue por mera desobediencia, pues Jehová Dios le había dado órdenes claras: (1) levántate y (2) ve y (3) pregona y él básicamente no quiso cumplir con la orden que se le había dado, así pues, ¿cómo podemos decir que amamos a Dios si no cumplimos con Sus mandatos? El Señor Jesús nos dio una clave importante, "si me aman, obedezcan Mis mandamientos" (Juan 14:15 NTV). En otras palabras, demostramos a Dios que le amamos cuando hacemos Su voluntad y cuando nos sujetamos a Él y a Su Palabra. No con esto quiero decir que Jonás no amaba al Señor, pero su rebeldía nos muestra lo que en su corazón había en ese momento.
Sin importar lo que Dios te pida hacer, no hay nada que tú hagas para huir y evitar cumplir con Su propósito. Huir nunca es la respuesta, aun cuando estemos en desacuerdo con Él, debemos recordar lo que Su Palabra nos dice, "Yo sé los planes que tengo para ustedes" (Jeremías 29:11 NTV). Ser parte de un plan de Dios es privilegio, piensa y medita en eso. Si Dios te ha escogido para cumplir un propósito específico, nada podrá detenerte, porque tienes Su respaldo. Saca el fracaso de tu mente, no puede hacer parte de tu vocabulario. El Apóstol Pablo nos insta a hacer lo siguiente: "dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes" (Efesios 4:23 NTV). No lo olvides, aún cuando los planes de Dios parezcan descabellados, el huir no hará que no se cumpla el propósito. El huir es una acción y salida cobarde que el enemigo sembrará en tu mente para detener tu proceso. Sigue adelante y cumple el propósito de Dios, nada te detendrá. Espero que esta corta reflexión haya llegado en un momento crucial para ti. No olvides ser de bendición para otros, comparte hoy.
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Solo me importa lo que Dios piense de mí

¿Por qué será que al hombre le interesa tanto lo que los demás piensen de él, pero tiene muy en poco lo que Jehová Dios piense de él?. Es muy raro observar a alguien que no lo haga. Es como si al ser humano le interesara más lo que los demás piensan de él a cada instante. Y eso nos enorgullece, he ahí el error: da cabida al orgullo en el corazón. Y dice la Palabra en Salmos 138:6, "Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos". ¿Eres humilde o altivo?.
Conozcamos el caso de un personaje del cual podremos aprender cosas bien importantes para nuestra vida. ¿Qué dice la Palabra de Dios? Vayamos a 1 Samuel 15:23-24 - RVR1960:
"Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la Palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey. Entonces Saúl dijo a Samuel: yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí…