Ir al contenido principal

Sellados

En la antigüedad, los pastores del pueblo de Israel ungían sus ovejas con el propósito de apartarlas y evitar así que los depredadores las atacaran. El aceite que les untaban las protegía, además, de los insectos, los cuales pueden llegar a ser bastante fastidiosos. Pero si te das cuenta, en ambos casos hablamos de protección. Ahora bien, piensa por un momento en el mundo espiritual, ¿sabías que el creyente es sellado con el Espíritu santo de Dios? Mira lo que dice la Palabra: "en Él también vosotros, habiendo oido la Palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en Él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa" (Efesios 1:13 RVR1960). Con este sello particular, en el mundo espiritual somos apartados y tenemos una protección especial.
Infortunadamente, muchos creyentes terminan por menospreciar este sello y apagan al Espíritu Santo con el que fueron sellados al momento de su conversión. Y, ¿de qué manera lo hacen? Porque no cultivan una vida de búsqueda constante, se apartan de la lectura de la Palabra día tras día y porque, además, dejan de tener intimidad con Él. La Biblia nos exhorta en 1 Tesalonicenses 5:19 RVR1960, "no apaguéis al Espíritu Santo". Si te fijas bien, esto es una orden y lo que Dios desea es que cultivemos una relación diaria con el Espíritu Santo. ¿Sabías que a través del Espíritu Santo podemos lograr hacer milagros, señales y prodigios? Cuando la mujer del flujo de sangre se acercó a Jesús y tocó el borde de su manto, el Señor Jesús sintió algo distinto y es que supo que poder había salido de sí, lo que quiere decir que en la llenura del Espíritu Santo tendremos el poder suficiente para hacer las cosas mayores de las que habló el Señor Jesús. Lleno del Espíritu Santo eres imparable y te conviertes en una tremenda amenaza en el mundo espiritual.
Si este mandamiento está en la Palabra es porque Dios sabe exactamente que esto puede llegar a suceder. No caigamos en la monotonía ministerial, cultivemos una vida de intimidad con el Padre, el hijo y el Espíritu Santo, eso es una vida equilibrada y balanceada. La gente de la antigüedad no tenían el privilegio que tú y yo tenemos en este momento. Para ellos, el Espíritu Santo solo venía por ocasiones, hacía la obra y luego se iba. Miremos por un momento el caso de Sansón, el hombre más fuerte que haya caminado sobre la tierra. Jueces 14:6 RVR1960, "y el Espíritu de Jehová vino sobre Sansón, quien despedazó al león como quien despedaza un cabrito". La fuerza de Sansón no provenía de sus cabellos sino de la visita del Espíritu Santo. Ese mismo Espíritu que dio a Sansón una fuerza sobrenatural es el mismo Espíritu con el que fuiste sellado y apartado, ese mismo Espíritu mora en ti porque eres Su templo. No lo entristezcas, cultiva una vida de devoción que lo incluya a Él también. Espero que esta corta reflexión haya sido de gran bendición para tu vida. No olvides compartir, sé de bendición hoy y siempre.
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Solo me importa lo que Dios piense de mí

¿Por qué será que al hombre le interesa tanto lo que los demás piensen de él, pero tiene muy en poco lo que Jehová Dios piense de él?. Es muy raro observar a alguien que no lo haga. Es como si al ser humano le interesara más lo que los demás piensan de él a cada instante. Y eso nos enorgullece, he ahí el error: da cabida al orgullo en el corazón. Y dice la Palabra en Salmos 138:6, "Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos". ¿Eres humilde o altivo?.
Conozcamos el caso de un personaje del cual podremos aprender cosas bien importantes para nuestra vida. ¿Qué dice la Palabra de Dios? Vayamos a 1 Samuel 15:23-24 - RVR1960:
"Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la Palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey. Entonces Saúl dijo a Samuel: yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí…