Ir al contenido principal

El ministerio de Jesús, parte 2

Continuamos con la segunda y última entrega de esta serie titulada El Ministerio de Jesús. Hoy desarrollaremos las tres últimas características de un ministerio que revolucionó e impactó al mundo como ningún otro, seguimos basándonos en Mateo4:23-24 RVR1960.
2. ENSEÑAR
"Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, predicando el evangelio del Reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Al ver las multitudes tuvo compasión de ellas, porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: «a la verdad la mies es mucha, pero los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies” (Mateo 9:35-38 RVR1960). Nótese que el Señor Jesús no solo predicaba el mensaje, este iba acompañado de señales, es decir, había manifestación del poder sobrenatural del Reino, tal cual lo dice 1 Corintios 4:20 (LBLA), "porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder". La predica del evangelio no solamente se da desde un púlpito, también se da al salir y llevar las Buenas Nuevas hasta donde se encuentran aquellas personas que necesitan escuchar y conocer que, aún medio de todo lo que estén viviendo, hay esperanza y se llama Cristo Jesús.
3. SANAR A LOS ENFERMOS
"Cuando descendió Jesús del monte, lo seguía mucha gente. En esto se le acercó un leproso y se postró ante Él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Jesús extendió la mano y lo tocó, diciendo: Quiero, sé limpio. Y al instante su lepra desapareció" (Mateo 8:1-3 RVR1960). ¿Sabes cuántos milagros de sanación hay registrados en la Biblia? Hay 23 casos registrados, veamos algunos de ellos: el caso del leproso (Mateo 8:1-3), el siervo del Centurión (Mateo 8:5-13), la suegra de Pedro (Mateo 8:14-15), el paralítico (Marcos 2:3-12), la mujer del flujo de sangre (Lucas 8:43-48), la hija de la mujer cananea (Mateo 15:21-28), los diez leprosos (Lucas 17:11-19), entre otros. ¿Alguna vez te has preguntado por qué aparecen registrados? Sencillo, porque son testimonio del poder sobrenatural de Dios. Están allí consignados para que todo el mundo sepa que Jehová Dios es TODO PODEROSO y que para Él no hay NADA IMPOSIBLE. Lo que quiero decirte iglesia es que Reino de Dios consiste en manifestación de poder sobrenatural, el Reino de Dios es de demostración, es como Su amor.
4. LIBERAR A LOS OPRIMIDOS
"Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón. Entonces una mujer cananea que había salido de aquella región comenzó a gritar y a decirle: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio. Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces, acercándose sus discípulos, le rogaron diciendo: Despídela, pues viene gritando detrás de nosotros. Él, respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme! Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perros. Ella dijo: Sí, Señor; pero aún los perros comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. Entonces, respondiendo Jesús, dijo: ¡Mujer, grande es tu fe! Hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora" (Mateo 15:21-28 RVR1960). Hay un poder que rige este sistema y es el de Satanás, y la iglesia de Cristo es la única con verdadero poder para liberar a los oprimidos. Esta es otra de las características del ministerio del Señor Jesús, ¿crees que en la actualidad hay gente oprimida? Pues claro que sí, y la iglesia es el medio que Dios ha dejado en la tierra para contrarrestar lo que el diablo ha querido hacer con la humanidad: destruirla.
Si crees que esas obras solo fueron de la época del Señor Jesús te equivocas. Aún en nuestro tiempo, Dios desea que Su Reino se manifieste con poder y por eso busca gente ordinaria para hacer cosas extraordinarias a través de ellos. Mira lo que dice la Palabra nos enseña en Juan 14:12-14 RVR1960«de cierto, de cierto os digo: El que en Mí cree, las obras que Yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque Yo voy al Padre. Y todo lo que pidiereis al Padre en Mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en Mi nombre, yo lo haré». Ese poder está disponible para aquel que quiera hacer la voluntad del Padre. Pero necesitamos creer, porque sin fe no lograremos nada y necesitamos también al Espíritu Santo para ejercer esa autoridad que nos fue delegada. El Señor Jesús antes de enviar a sus discípulos los equipó, los entrenó y mira lo que la Palabra registra en Mateo 10:1 (RVR1960), "Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia", también les dio autoridad, sin ella en el reino de las tinieblas no puedes hacer nada. Espero que esta serie haya sido de gran exhortación para tu vida. No olvides compartir el mensaje con otras personas. Dios te bendiga sobreabundantemente hoy y siempre.
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Solo me importa lo que Dios piense de mí

¿Por qué será que al hombre le interesa tanto lo que los demás piensen de él, pero tiene muy en poco lo que Jehová Dios piense de él?. Es muy raro observar a alguien que no lo haga. Es como si al ser humano le interesara más lo que los demás piensan de él a cada instante. Y eso nos enorgullece, he ahí el error: da cabida al orgullo en el corazón. Y dice la Palabra en Salmos 138:6, "Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos". ¿Eres humilde o altivo?.
Conozcamos el caso de un personaje del cual podremos aprender cosas bien importantes para nuestra vida. ¿Qué dice la Palabra de Dios? Vayamos a 1 Samuel 15:23-24 - RVR1960:
"Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la Palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey. Entonces Saúl dijo a Samuel: yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí…