Ir al contenido principal

El único camino

En la antigüedad, la iglesia católica vendía la salvación de las almas a un precio elevado, por lo cual estaba solo al alcance de las personas pudientes. Y ¿qué pasaba con aquellas personas que no tenían con qué comprar su salvación? Pues irían al infierno, porque era un lujo costearse dicha salvación. Luego, después de un tiempo, la iglesia dijo que la salvación se obtenía a través de las obras y de lo que pudieras hacer aquí en la tierra y muchas religiones aún siguen enseñando esta vieja creencia y muchas personas siguen comprando este argumento como una gran verdad. No obstante, al leer las Escrituras aprendemos que la salvación es gratis para todo aquel que la quiera, pues cuando Cristo murió en la cruz, el pagó el rescate de todos, no hizo acepción de personas. Así que la salvación no se compra, no es por obras, sino por fe.
El evangelio de Juan muestra una faceta del Señor Jesús que no lo hacen los demás y es que muestra la naturaleza de Dios en Cristo Jesús. Cuando Moisés le dijo a Jehová Dios qué nombre le diré al pueblo cuando me preguntaren el nombre del Dios de sus padres, el Señor le dijo: YO SOY EL QUE SOY. Mira lo que la Palabra nos enseña hoy: "YO SOY el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por Mí" (Juan 14:6 RVR1960). Muchos judíos ya habían olvidado que uno de los nombre de Jehová era justamente YO SOY, por eso no sé si ya has escuchado a alguien decir el Gran Yo Soy, ¿cierto?. Al Jesús decir YO SOY, revelaba su naturaleza de Dios, a pesar de que el pueblo no alcanzaba a entender su intención detrás del mensaje. En este pasaje vemos tres cosas bien determinantes: camino (hacia la salvación), verdad (la cual nos hace libres) y vida (por una eternidad). Vayamos por partes, empecemos con el camino. Quiere decir que el camino hacia el Padre lo abre solo Jesucristo. En la antigüedad en el pueblo de Israel, solo el supremo sacerdote tenía acceso a la Presencia de Dios y esto era una vez al año y el principal requisito para hacerlo, era santificarse todo un año. Por ell0 es que, con la muerte del Señor Jesús, "el velo del templo se rasgó por la mitad" (Lucas 23:45 RVR1960), este representaba la puerta de entrada al lugar santísimo, lo cual quiere decir que ya no existiría, sino que Cristo ahora se convertiría en el camino para poder ir delante de la presencia de Dios y obtener salvación.
Hablemos ahora de la verdad y la vida. ¿Qué es la verdad? ¿Cómo es Cristo la verdad? Pues Él es la revelación de Dios. La verdad puede ser entendida como aquello que nos libera y ¿de qué? De yugo de pecado. Como vida, el Señor Jesús es la comunicación de Dios a nosotros, por eso en le verso al final Él dice, nadie viene al Padre sino por Mí, lo cual es una gran verdad, ya que la misma Palabra lo respalda al decir: "porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre" (1 Timoteo 2:5 RVR1960). ¿Sabías que en el principio, el primer hombre, Adam, tuvo el privilegio de hablar directamente con Dios? Pero se perdió cuando Adam y Eva desobedecieron al Señor. Esa comunicación el hombre no la volvió a experimentar, sino a través de los profetas de Dios, quienes hablaban la Palabra de Dios. Con la muerte del Señor Jesús, todo cambió y ese privilegio queda totalmente restablecido. Al ser nuestro Señor Jesús el camino, inmediatamente se constituye en la puerta, en aquel sacrificio mediante el cual pasamos de muerte a vida, Él es nuestro único camino hacia la salvación y una eternidad con el Padre Celestial. Espero que este devocional haya llegado como refrigerio a tu vida, no olvides ser de bendición, comparte hoy, te reto.
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Solo me importa lo que Dios piense de mí

¿Por qué será que al hombre le interesa tanto lo que los demás piensen de él, pero tiene muy en poco lo que Jehová Dios piense de él?. Es muy raro observar a alguien que no lo haga. Es como si al ser humano le interesara más lo que los demás piensan de él a cada instante. Y eso nos enorgullece, he ahí el error: da cabida al orgullo en el corazón. Y dice la Palabra en Salmos 138:6, "Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos". ¿Eres humilde o altivo?.
Conozcamos el caso de un personaje del cual podremos aprender cosas bien importantes para nuestra vida. ¿Qué dice la Palabra de Dios? Vayamos a 1 Samuel 15:23-24 - RVR1960:
"Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la Palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey. Entonces Saúl dijo a Samuel: yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí…