Ir al contenido principal

Una píldora espiritual para hoy jueves

¿Qué determina tu servicio a Dios?

Hay muchos creyentes que determinan la calidad de su servicio a Dios dependiendo de las circunstancias. Quiere decir, que cuando las circunstancias apremian, el servicio es de excelencia, doy lo mejor de mí. Pero cuando las circunstancias son adversas, mi servicio a Dios no es el mejor. Y el objetivo es que ninguna circunstancia, por muy apremiante que sea, determine la calidad de servicio con la que le sirves a Jehová Dios, tu Señor.

Miremos este caso en la Palabra, Hechos 3:1-6 - RVR1960:
"Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la de la oración. Y era traído un hombre cojo de nacimiento, a quien ponían cada día a la puerta del templo que se llama la Hermosa, para que pidiese limosna de los que entraban en el templo. Este, cuando vio a Pedro y a Juan que iban a entrar en el templo, les rogaba que le diesen limosna. Pedro, con Juan, fijando en él los ojos, le dijo: Míranos. Entonces él les estuvo atento, esperando recibir de ellos algo. Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda".

En este pasaje del libro de los Hechos, vemos a un Pedro y a un Juan sin dinero, quienes aparentemente no tenían nada, y se encuentran a su paso con este personaje, un cojo que pedía limosna a la puerta del templo. Pero esta persona, dice la Palabra en el verso 5 que, "esperaba recibir algo de ellos", pero ¿cómo si Pedro ni Juan tenían dinero?. Pues "algo" que menciona la Palabra, quizá no hace referencia a lo material, sino a lo espiritual y, de hecho, recibió algo espiritual ese día: su sanación.

Imagínese por un momento, si Pedro y Juan por no tener ni oro ni plata, hubieran decidido no hacer nada porque no tenían dinero, la Gloria de Dios no se habría manifestado sobre la vida del cojo, ¿verdad? De ese mismo modo, quiere que pienses en tu propia vida y ministerio. ¿Qué circunstancias te apremian? ¿Por cuáles tormentas estás atravesando? ¿Estas determinan tu servicio a Dios?. Si la respuesta es SÍ, entonces déjame decirte que tu servicio a Dios siempre será condicionado a lo que tengas y a lo que emocionalmente sientas en ese momento, por lo cual será mediocre y no de excelencia.

¿Qué podemos aprender de la historia del cojo en esta mañana? Que lo único que puede determinar mi servicio a Dios es el AMOR. Sí, el amor por Él y las almas. Cuando el Señor Jesús hablaba con los fariseos, les dijo lo siguiente: "amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y gran mandamiento. Y el segundo es semejante: amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley" (Mateo 22: 34-40 - RVR1960). Tremendo, todo se basa en el AMOR.

La historia hoy sería distinta si Pedro y Juan no hubieran sentido amor y compasión por ese cojo, quien no necesitaba nada material, sino espiritual. ¿A cuántas personas has dejado de dar algo sobrenatural solo porque las circunstancias así te lo permitieron?

Dios te bendiga poderosamente en este día. No olvides ser de bendición para otros, comparte el mensaje.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…