Ir al contenido principal

Una píldora espiritual para hoy viernes

Movidos por la compasión


¿Qué mueve realmente un ministerio? ¿Alguna vez te has hecho esta pregunta? Pues la respuesta es muy sencilla: AMOR. Todo lo que Jesús hizo cuando caminó en esta tierra, lo hizo por amor a las almas. Aún el Padre también hizo por amor, "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, tenga vida eterna" (Juan 3:16 - RVR1960). La base de todo ministerio deben ser siempre (1) el amor y (2) la compasión por los demás. Pero mucho cuidado con confundir compasión con sentir lástima, ya que no son lo mismo. Alguien que sienta lástima no necesariamente se ve impulsado a actuar, a marcar una diferencia. Pero quien tiene compasión, por el contrario, sabe que debe hacer algo distinto, sabe que debe atreverse a hacer lo que otros no hicieron.

¿Qué enseña el Señor Jesús en la Biblia frente a este respecto? Veamos:
"Entonces los fariseos, oyendo que había hecho callar a los saduceos, se juntaron a una. Y uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó por tentarle, diciendo: Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley" (Mateo 22: 34-40 - RVR1960).

El primer gran mandamiento, amarás al Señor tu Dios, se cumple solo bajo las siguientes condiciones: uno, con todo tu corazón; dos, con toda tu alma; y tres, con toda tu mente. Si Ud. no ama a Dios bajo esas condiciones, entonces Ud. no puede amar a su prójimo ni tampoco sentirá compasión por él, Ud. sentirá lástima por la gente, lo cual lo conducirá a hacer nada por los demás. Alguien que siente lástima por otros cree no tener ningún tipo de responsabilidad frente a ese tipo de situaciones, y en estos tiempos donde la insensibilidad prima, es muy difícil ver a otros poniéndose en los zapatos de los demás y hacer algo que marque la diferencia, ¿no es así?.

Miremos un gran ejemplo de amor y de compasión:
"Oyéndolo Jesús, se apartó de allí en una barca a un lugar desierto y apartado; y cuando la gente lo oyó, le siguió a pie desde las ciudades. Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos" (Mateo 14: 13-14 - RVR1960). Al sentir compasión Jesús por las almas, se sintió movido a hacer algo, a marcar una diferencia y la manera cómo podía hacerlo era sanando, pues había una necesidad y esa es una de las tantas formas cómo establecemos el Reino de Dios en la tierra, cuando vemos una necesidad y no somos indiferentes, sino que actuamos movidos por la compasión y el amor a los demás, porque Él nos amó primero. 

¿De qué manera eres movido por la compasión? ¿Qué estás haciendo por los demás para establecer el Reino de Dios aquí en la tierra? Feliz viernes, Dios te bendiga. No olvides compartir este mensaje a otras personas. Sé de gran bendición hoy.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…