Ir al contenido principal

Aprendiendo a tener paciencia

Paciencia, vaya que si es una palabra corta, pero que encierra gran cantidad de cosas, ¿no es así? Es tan fácil perderla y tan difícil no permitirle a ninguna circunstancia que la perdamos. "Es que no me tienen paciencia" decía Chespirito en su personaje el Chavo del 8. Y cuando hablamos de paciencia algunas personas imaginan a personajes como Gandhi o al Dalai Lama, y los ven como grandes estandartes de ella. Pero, ¿te has preguntado si la puedes cultivar? ¿Será que es exclusiva de seres humanos extraordinarios? ¿Qué puedo hacer para aprender a tener paciencia? ¿Qué nos enseña la Palabra de Dios al respecto? Veamos:
"Si vienen aflicciones a nuestras vidas, podemos regocijarnos también en ellas, porque nos enseñan a tener paciencia; y la paciencia engendra en nosotros la fortaleza de carácter y nos ayuda a confiar cada vez más en Dios, hasta que nuestra esperanza y nuestra fe sean fuertes y constantes" (Romanos 5: 3 & 4).  
¿Qué podemos, pues, aprender de este verso? ¿Cómo aprendo a tener paciencia? Veamos los siguientes aspectos:
PRIMERO, Aprende a Regocijarte En La Aflicción. El DRAE define la palabra regocijarse como alegrarse. Un momento, esto suena descabellado, ¿usted me está pidiendo que me alegre en medio de la aflicción? Bueno, no yo, pero la Biblia nos exhorta a hacerlo. En medio de la adversidad lo único que nos queda es seguir confiando y orando a Dios para que tome control de todo en todo tiempo. Habacuc 3:18 - RVR1960 dice, "con todo yo me alegraré en Jehová", quiere decir que sin importar qué tipo de circunstancia esté atravesando, la actitud del creyente debe ser de gozo, de felicidad aunque para el mundo esto parezca descabellado y sin sentido. Mi gozo viene de Jehová, no me lo da el mundo ni nada ni nadie.
SEGUNDO, La Aflicción Nos Enseña Paciencia. ¿Recuerdan a Job? Todo por lo que pasó y cuánto tiempo tuvo que esperar pacientemente hasta que Dios le restituyó todo lo que el diablo le robó. Ciertamente "muchas son las aflicciones del justo, pero de TODAS ELLAS LE LIBRARÁ JEHOVÁ" (SALMOS 34: 19 - RVR1960). Mientras pases por el desierto, tu esperanza debe estar en Jehová Dios. Si Él permite la aflicción en tu vida, entonces debes confiar que igualmente te sacará de ella. Una cita que me impacta mucho la dijo mi Señor Jesús: en el mundo tendréis aflicción, pero confiad. Confía, sé paciente, todo está a punto de cambiar, pronto vendrá el tiempo de la restitución, todo aquello que perdiste te será devuelto. Así como Cristo venció, tú también lo harás.
TERCERO, La Paciencia Produce Fortaleza de Carácter. Al ver este punto recuerdo la vida de José, el soñador, el hijo de Jacob. A través de un sinnúmero de aflicciones, el Señor formó su carácter y le preparó para lo que le había revelado en sueños. Muchas veces no queremos atravesar por la aflicción y lo que realmente hacemos es retrasar el plan de Dios, pues el Señor la utilizará para prepararte, para promoverte en donde desea verte. Romanos 8:28 - RVR1960 dice, "a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien". Son todas las cosas las que nos ayudan, aún la aflicción, es tiempo de ver la aflicción como un aliado no como algo malo; es por ello que debemos regocijarnos cuando venga a nuestra vida, pues es signo de que lo mejor aún está por venir a nuestras vidas a mi ministerio, etc.
Finalmente, Confiar En Dios Hasta Que Nuestra Fe Sea Fuerte y Constante. Para que nuestra fe llegue al punto de ser fuerte, deberá ser probada y ¿cómo crees que lo será? A través de la aflicción. Recuerda, mientras las cosas estén bien no habrá necesidad de Dios, pero cuando las cosas van mal siempre habrá necesidad de Él. Lo único que le queda al ser humano en medio de la aflicción cuando todo lo ha perdido se llama Dios. Jeremías 33:3 afirma "clama a Mí y Yo te responderé". A veces en medio de la aflicción no sabemos a quién clamar, "y esta es la confianza que tenemos que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, Él nos oye" (1 Juan 5:14 - RVR1960). Si aún hay confianza en ti, clama. Solo la confianza y la esperanza permitirán que tu fe sea fuerte y pueda ser constante.
Dios te bendiga sobrenaturalmente hoy y siempre. Espero que esta Palabra haya producido en ti un rhema poderoso. No olvides compartir con otras personas este mensaje, sé tú también de bendición.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…