Ir al contenido principal

Él actuará a tu favor

Nuestra vida es el mejor ejemplo de testimonio del poder de Dios y de cómo este opera a nuestro favor. Muy poco acostumbro a hablar de mi vida personal, pero es necesario contarles acerca de algo que me ocurrió a mí y a mi familia el viernes anterior. La Palabra nos enseña a cumplir con lo que prometemos (Eclesiastés 5:4 - RVR1960), ¿no es así?  Y en diciembre habíamos prometido a las niñas llevarlas al zoológico. Por ciertas motivos no pudimos hacerlo, así que esperamos el mes de enero para cumplir con esa promesa.
Llegó el tan anhelado viernes y fuimos a Barranquilla, una ciudad a dos horas de Cartagena (Colombia). Antes de partir, oramos, como es lógico, y le pedimos al Señor que tomara control de todo el viaje. Las niñas pasaron un día espectacular. De regreso, mientras conducía, noté dos cosas: número uno, el aire acondicionado no funcionaba y, número dos, la temperatura del motor subía inexplicablemente. Por lo tanto, le dije a mi esposa que debíamos parar y revisar el carro para evaluar el daño. En ese momento pensé en lo peor. Al revisar el carro, me di cuenta que no teníamos líquido refrigerante, estaba completamente vacío. Llamamos a un amigo y él nos dijo que con agua podíamos solucionar ese problema y así fue, un taxista llegó a ayudarnos y nos dio agua. Era hora de volver.
Mientras conducía de regreso por la vía al mar, iba pendiente de la temperatura del carro y las niñas se habían quedado dormidas y estaban sudando mucho, pues ese día la temperatura estaba bien fuerte. Le dije a mi esposa para prender el aire y refrescar un poco el interior por las niñas, a lo cual ella accedió. Poco tiempo después, la temperatura del motor empezó a subir nuevamente hasta que orillé el carro para chequear el motor una vez más: nos habíamos quedado sin agua otra vez. Pero lo peor era que no teníamos ningún recipiente solo el tetero del agua de las niñas, sin embargo, recordé que en la vía al mar puedes marcar un número en caso de emergencias. Llamé y el funcionario dijo que se demoraba aproximadamente una hora en llegar hasta donde estábamos oficialmente varados. Mi esposa preguntó cuánto tiempo tardaría la ayuda en llegar, pero simplemente respondí que ya venía, no quise preocuparla. Ella en su desespero llamó a nuestro Pastor para contarle acerca del incidente, incluso él pensó ir hasta donde estábamos para ayudarnos. No obstante, desde su casa se activó un grupo de personas que oraron por todos nosotros.
Pasaba el tiempo y la ayuda no llegaba y mi esposa se preocupaba aún más, y nuestra hija menor había sentido su frustración y empezaba a llorar y a fastidiarse. Yo, por el contrario, estaba calmado, confiado que la ayuda llegaría, sabía que Dios no iba a dejarnos tirados en esa vía oscura y peligrosa. Y recordaba Salmos 37:5 (RVR1960) que dice: "pon tu vida en sus manos, confía plenamente en Él, y Él actuará en tu favor". Pocos minutos después divisé una ambulancia a lo lejos. Para mi sorpresa se detuvieron justo al frente, bajé del carro y les pregunté si tenían agua, a lo cual uno de los paramédicos respondió que tenían suficiente, ¡wow!, me sentí aliviado. En efecto, tenían la necesaria para llenar el tanque del refrigerante y emprender el camino de regreso una vez más. Mientras conducía iba observando la ambulancia por el espejo retrovisor y le decía a mi esposa, ahí están, justo detrás de nosotros, pero de repente se desvanecieron, les habíamos perdido el rastro en la carretera. 
Sé que Dios actuó en nuestro favor en ese momento, así lo habíamos sentido mi esposa y yo. Esas  oraciones que hicieron en casa de mi Pastor tuvieron eco en el cielo, y sé que el Señor envió ángeles para ayudarnos. Mi fe no flaqueó, por el contrario, permaneció intacta, pues sabía que mi socorro vendría de Jehová Dios, ¿de dónde viene tu socorro?. Si has dejado de confiar porque aún no has visto la mano de Dios a tu favor, entonces, este testimonio es un buen ejemplo que a pesar de que Él está en silencio, no quiere decir que no está actuando a tu favor. 
Dios te bendiga sobreabundantemente en este inicio de semana. Pon tu vida en las manos del Señor, confía en Él y Él actuará en tu favor, ya lo verás y así también darás testimonio de Su poder. No olvides asumir el reto y compartir este mensaje con otras personas. Feliz inicio de semana.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…