Ir al contenido principal

Dos cosas: constancia y dedicación

Dos cosas que me impactan del testimonio de Daniel eran: número uno, su constancia en la oración y, número dos, el tiempo que le dedicaba. Ser constante implica tener una disciplina, un hábito hasta que se vuelva costumbre. Dedicarle tiempo es cultivar algo, cuidarlo. Y la Palabra nos enseña cómo Daniel, sin importar las circunstancias, oraba al Señor. En el Capítulo 6 del libro de Daniel, los sátrapas del Rey Darío quisieron conspirar en su contra y se inventan un edicto y no se podía levantar petición alguna a ningún dios fuera del Rey Darío. Sin embargo, Daniel no dejaba de orar y "abiertas las ventanas de su cámara, que daban a Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba" (Daniel 6:10 RVR1960). ¿Tres veces al día? Wow, quizá para muchos esto es mucho tiempo, ¿no es así?. Mejor aún es que no renunció a su Dios por agradar al hombre, esto es tremendo.
En varios pasajes bíblicos, Dios nos invita a orar constantemente, pues Él más que nadie conoce y sabe del poder que hay detrás de la oración. Mira lo que el salmista dice y nos enseña al respecto:
"Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré, y Él oirá mi voz" (Salmo 55:17 RVR1960). Algo bien importante que podemos aprender en este día de esta porción de la Palabra es que el creyente debe estar seguro que su oración y su clamor no son en vano, pues Dios las oye. Y quizá muchas veces la gente ha dejado de orar porque no ven respuestas inmediatas. El éxito está en emular la actitud de Daniel, mañana, mediodía y de noche debemos levantar nuestra oración y nuestro clamor. Daniel dedicaba tiempo a la oración y era constante en ella. Imagina por un instante que dedicaras el mismo tiempo que ves televisión a la oración o tal vez el mismo tiempo que dedicas en redes sociales a orar y a clamar, puedo asegurarte que cosas sobrenaturales verás en tu diario andar.
No debemos dejar de lado que el salmista nos insta a orar y a clamar. Pero debes estar preguntándote si las dos significan lo mismo, es decir si son sinónimos. Aquí está la diferencia: la oración busca acercarnos más Dios, conversar con Él, mientras que el clamor es insistente, se hace con lloro y con amargura, no cesa hasta ver respuesta. ¿Recuerdan a Ana, la mamá del Profeta Samuel?. Penina, la otra mujer de Elcana, su marido, se burlaba de ella por ser estéril. No obstante, Ana "con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente" (1 Samuel 1:10 RVR1960) hasta que Jehová Dios le dio un hijo y le puso por nombre Samuel. La Palabra nos enseña que clamó hasta ver respuesta, fue insistente, constante y diligente.
El Apóstol Pablo exhortó a Tesalónica a "orad sin cesar" (1 Tesalonicenses 5:17 RVR1960), esa es la clave. Esto implica dos cosas: constancia y dedicación. ¿Estás dispuesto a ser constante y dedicar más tiempo a la oración? Hoy es un buen día para empezar, no lo dejes para mañana. Espero que este devocional haya hablado mucho a tu vida, Dios te bendiga sobreabundantemente hoy y siempre. No olvides ser de bendición para otras personas, comparte.
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…