Ir al contenido principal

Esperando en el tiempo de Jehová

Algo que caracteriza a los seres humanos es que somos impacientes, todo lo queremos rápido y no queremos esperar, por ejemplo: si estamos buscando pareja queremos que llegue enseguida y si no llega, salimos a su encuentro. Cuando estamos en el banco en la fila queremos que el cajero atienda rápidamente a las personas que están adelante para que nos atiendan a nosotros de la misma manera, ¿no es así? La impaciencia nos lleva a cometer errores y a hacer cosas que no están dentro de los planes que Dios tiene para nosotros. Y buscando la definición de la palabra impaciencia en el DRAE, encontré una definición que se ajusta perfectamente a este devocional: intranquilidad producida por algo que no acaba de llegar. Es decir, la impaciencia trae consigo intranquilidad, la cual no es de Dios. Como hijos no podemos permitir que algo nos robe la tranquilidad, la paz, el gozo que sólo encontramos en el Señor, así que debemos aprender a ser pacientes y esperar TODO en el tiempo de Jehová, que se caracteriza por seres perfecto.
La Palabra de hoy se encuentra en:
"Mas yo en ti confío, oh Jehová; digo: Tú eres mi Dios.  
En tu mano están mis tiempos; líbrame de la mano de mis enemigos y de mis perseguidores" (Salmos 31: 14 - 15 RVR1960).
El síntoma número uno que desata la impaciencia se llama falta de confianza. Y justamente en la palabra de hoy el salmista nos enseña una gran lección: confiar, ¿en quién? No en el hombre, o en el amigo, sino en Jehová Dios. Cuando depositamos nuestra confianza en Él, todo está bajo control y es cuando podemos estar tranquilos porque que Él hará todo en Su tiempo. ¿Qué te llevó a desconfiar del Padre Celestial? ¿Crees que en tus manos está la salida a tus problemas, aflicciones? Recuerda que cuando las cosas no se dan como esperas es porque Dios desea que aprendas algo o porque sencillamente aún no es Su tiempo. Abraham no esperó el tiempo de Dios y se dejó convencer de Sara para tener el hijo de la promesa, mas ese no era el plan del Señor.
Esperando en el tiempo de Jehová es lo más seguro que tenemos. No te desesperes, ora en todo tiempo, busca de Él, clama de día y de noche, pero no te intranquilices por causa de aquello que no llega, a su debido tiempo llegará. Sé que para muchos que leen hoy se preguntarán hasta cuándo Dios permitirás que siga en esta prueba, pero el salmista nos recuerda en este verso más yo en ti confío. Hay que saber esperar en el Señor, y no en alguien o en algo. Espera en el tiempo de Jehová, que es perfecto. Cuando las cosas llegan en Su tiempo producen gozo, alegría, y dicha. No te intranquilices por aquello que aún no llega, pídele a Dios que te dé ese gozo y esa paz para estar tranquilo y vuelvas a confiar en Él. La lección para hoy es confiar en el Señor y no desesperarse. Dios te bendiga sobreabundantemente hoy y siempre. No olvides ser de bendición para alguien más, comparte en este día.
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿Qué pide Jehová tu Dios de ti?

¿Te ha pasado que cuando empiezas una nueva amistad sabes lo que esa persona espera de ti? Y lo lógico es que hagamos eso que ella espera porque deseamos agradarle. Y a veces intentamos complacerla sin importar nada, pues así son los amistades, muchas veces decimos que daríamos la vida por un amigo, pero ya hubo uno que sí dio la vida por ti hace mucho tiempo ya, y que espera que puedas establecer una relación de amistad con Él, ese es Jesucristo. Y la amistad no es solo con Él, también con el Padre y el Espíritu Santo. Ahora bien, ¿sabes entonces qué pide Dios de ti?. En Deuteronomio 10:12-13 (RVR1960) tenemos la respuesta a ese interrogante. Veamos qué podemos aprender de este versículo: "Ahora, pues, Israel, ¿Qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, que guardes los mandamientos de Jehová y sus estatutos para que tengas prosperidad?" Hay c…

Tus Mejores Decisiones

Antes de tomar una decisión, ¿a quién consultas?. Muchos consultan la sección del periódico donde aparece el horóscopo, y basados en lo que dice ese día toman una decisión. Otros se basan en su propio pensamiento y experiencias para hacerlo. Y hay otro grupo bien especial, los que consultan a las personas que practican el ocultismo y la magia negra. Pero, ¿sabías que ninguno de ellos podrá tener éxito verdadero en lo que emprenda?. Y la razón es porque la Palabra me enseña en Jeremías 29:11 que solo Jehová Dios sabe y conoce los planes que tiene para nosotros, ¿no es así?. 
¿Qué, pues, podremos decir acerca de tomar tus mejores decisiones?. Consultemos la Biblia, mira lo que dice: 
"Entonces consultó David a Jehová, diciendo: ¿Iré contra los filisteos? ¿Los entregarás en mi mano? Y Jehová respondió a David: Ve, porque ciertamente entregaré a los filisteos en tu mano" (2 Samuel 5:19 - RVR1960).Hay muchos personajes bíblicos que siempre consultaron al Señor antes de tomar cualqu…