Ir al contenido principal

Al otro lado

En muchas ocasiones hemos sentido el llamado de Dios, sobre todo cuando nos quiere llevar de un lugar a otro o de un estado a otro mejor. Sentimos en nuestro corazón que sí es de Su parte ir de un lugar a otro, sin embargo, nos da temor, es como si este hiciera morada en nosotros.  Cuando vamos de un lado a otro se nos olvida que el Señor es quien dice pasemos al otro lado, es decir que está más que garantizado que estará con nosotros todo el tiempo, a través del viaje o de la prueba por muy largo que esta sea, Él siempre estará ahí. Mira lo que la Palabra dice al respecto:
"Aconteció un día que entró en una barca con sus discípulos y les dijo: Pasemos al otro lado. Y partieron. Pero mientras navegaban, Él se durmió. Y se desencadenó una tempestad de viento en el lago, y se anegaban y peligraban. Y vinieron a Él y le despertaron diciendo: ¡Maestro, Maestro, que perecemos! Despertando Él, reprendió al viento y a las olas; y cesaron, y se hizo bonanza. Y les dijo: ¿Dónde está vuestra fe?" (Lucas 8: 22-25 RVR1960)
¿Sabías que muchas veces olvidamos que después de cada prueba que el Señor nos ponga vendrá un nivel diferente para nuestro desarrollo espiritual? Muchos cristianos a veces no crecen porque no les gustan las pruebas, por ello muchas veces se estancan en el mismo sitio, acomodándose a su zona de comfort. No obstante, cuando Dios nos manda una prueba, junto con ella nos da la solución y es por eso que, debemos comprender que después de cada prueba Dios nos llevará a un mayor nivel, razón por la cual no nos abandonará en medio de ella.
Cuando la prueba viene significa que Dios ha visto algo en ti que lo impulsa a llevarnos a un nivel espiritual mayor. Recuerda algo si Dios te conoce bien, entonces sabes quién eres en realidad. Cuando Él decide que pases al otro lado es porque ya estás listo, preparado para afrontar ese reto. Lo que pasa es que a veces no le creemos, pero sí a las circunstancias y nos dejamos llevar por las pruebas, llegando a pensar que nuestra prueba es más poderosa que nuestro Padre celestial, cuán equivocados estamos, ¿verdad? Bueno, cuando esto sucede es porque nuestra fe ha mermado y ¿qué nos dice la Palabra al respecto? Que sin fe es imposible agradar a Dios (Hebreos 11:6 RVR1960). La fe es aquello que nos impulsa a creerle a Dios, aún cuando las circunstancias nos digan lo contrario. Dios te bendiga poderosamente hoy y siempre. No olvides compartir y ser de bendición para otros.
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla

Comentarios

  1. Excelente compañero, cada día hay que depositar la confianza en Dios, cada día hay que pedir esa porción para nuestras vidas, que nos ayudará a tomar las mejores decisiones, nos preparará para realizar un mejor trabajo entre otros aspectos de nuestro proyecto de vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es mi hermano, depositar nuestra confianza en Él cada día y mantener nuestra intacta harán que TODO se sienta mucho mejor. Gracias por dejarnos tu comentario #JoaquinLaraSierra

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…