Ir al contenido principal

Ha resucitado

Cuando Jehová Dios hizo al hombre, no lo hizo pensando que algún día su máxima creación caería por causa del pecado. Más bien, lo hizo pensando que viviría eternamente en el huerto del Edén, el cual había preparado para él. Sin embargo, los celos de Satanás lo llevaron a destruir esta obra; por lo tanto, ideó un plan que le permitiera al hombre desobedecer a Dios, ¿cómo así? Pues bien, Adán había recibido un orden bien clara de parte del Creador: "del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comas, ciertamente morirás" (Génesis 2:17 LBLA). Al desobedecer a Dios, dos cosas pasaron: la eternidad del hombre terminaría y, como consecuencia directa de la desobediencia, entraría el pecado para muerte, pues Jehová Dios fue muy preciso al decir, si de el árbol comes, morirás.
¿Cuánto le dolió a Dios ver la caída del hombre? Mucho, pero no se quedaría quieto viendo como Satanás destruía su máxima creación, sino que pensaría en un plan para vencer las dos cosas que entraron en la creación por causa de la desobediencia: el pecado y la muerte. Ese plan del que te hablo no es más que La Redención. En la antigüedad, redimir era comprar la libertad de un esclavo, ¿vas captando la idea? Pero, ¿esclavo de qué? Éramos esclavos del pecado y por paga recibíamos la muerte, pero Jesús cambió todo eso al morir en el madero por todos nosotros. Así, Dios demostraría Su amor por ti y por mí: "pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna" (Juan 3:16 NTV). Al morir el Señor Jesús como hombre, dos cosas sucedieron: llevó todos los pecados de la humanidad al madero y venció la paga del pecado, la muerte para así devolvernos todo lo que en Edén habíamos perdido: la vida eterna, ¿no es Él camino, la verdad y la vida? La muerte de Jesús, quizá en un principio, fue el final para Sus discípulos, pero bastaba una Palabra de aliento y de exhortación para que continuaran con el legado de la Gran Comisión (Mateo 28:19-20). Esa Palabra es la que quiero compartir contigo hoy: "mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, como dijo" (Mateo 28: 5-6 RVR1960). Aún hay esperanza, Él es nuestra única esperanza.
Y el plan de Dios funcionó.... Y todo lo que le había sido robado al hombre en el Edén le fue devuelto, aún la autoridad. Sojuzgad y señoread (Génesis 1:28) fue la orden de Dios para el hombre. Pero luego en Mateo 10:1, Jesús nos devuelve esa autoridad, pero lo hizo primero con Sus doce. No es hora de lamentarse, es hora de alimentar una esperanza de vida, es hora de cambiar el rumbo de tu vida, es hora de cambiar lo que el diablo ha decretado para tu vida, es hora de pasar de muerte a vida, pues Él ha resucitado y ya no debemos por qué temer. Espero que esta reflexión haya llegado a tu vida en el momento justo, no olvides ser de bendición para otros, comparte. Dios te bendiga rica y sobreabundantemente, que tengas un feliz y bendecido inicio de semana.
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Solo me importa lo que Dios piense de mí

¿Por qué será que al hombre le interesa tanto lo que los demás piensen de él, pero tiene muy en poco lo que Jehová Dios piense de él?. Es muy raro observar a alguien que no lo haga. Es como si al ser humano le interesara más lo que los demás piensan de él a cada instante. Y eso nos enorgullece, he ahí el error: da cabida al orgullo en el corazón. Y dice la Palabra en Salmos 138:6, "Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos". ¿Eres humilde o altivo?.
Conozcamos el caso de un personaje del cual podremos aprender cosas bien importantes para nuestra vida. ¿Qué dice la Palabra de Dios? Vayamos a 1 Samuel 15:23-24 - RVR1960:
"Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la Palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey. Entonces Saúl dijo a Samuel: yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí…