Ir al contenido principal

Un evangelio diferente

Es increíble ver cuántas sectas hay en la actualidad convenciendo a muchos de seguir una verdad a medias y equívoca. Pero, quizá, lo que más me aterra de todo esto es cómo estos seguidores no se toman el tiempo de escudriñar la Palabra de Dios en búsqueda de la única verdad, sino que, por el contrario, aceptan todo cuanto les digan, a tal punto, que lo que les dicen se constituye en su máxima verdad, por encima de la Biblia que es el único libro que habla con verdad y autoridad. Asimismo sabemos, que bíblicamente hablando, el Señor nos habla de todas estas cosas.
Mira lo que el libro de Gálatas nos enseña respecto a este tema, que muchos creerían que es novedoso: "estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema" (Gálatas 1:6-9 RVR1960). Esta porción de la Palabra era para los Gálatas y algo que me llama profundamente la atención es que el Apóstol Pablo deja en claro que a ellos se les había predicado el evangelio de salvación, pero deciden apartarse de Cristo para seguir un evangelio diferente. Es triste ver que alguien llegue a los pies de Jesús para luego apartarse, ¿no es así? Pero me pregunto: ¿realmente hubo un arrepentimiento genuino en esa persona? No quiero entrar a juzgar a nadie, pero es imposible que, después de conocer la verdad y aceptar el sacrificio de Jesús en la cruz, alguien pueda aceptar otra creencia para obtener salvación. El fin de un evangelio diferente es el de apartarnos de nuestro Creador y así traer condenación, no hay otra finalidad, pues esas doctrinas dicen tener un solo dios, pero el dios del que hablan no es el mismo al que tú y yo le damos el primer lugar, la gloria y toda honra.
¿Qué debemos hacer con esa persona que intenta hablarnos de un evangelio diferente? El Apóstol Pablo nos da la respuesta allí mismo: que sea anatema. Pero, ¿qué es un anatema? Este vocablo hebreo proviene del verbo hebreo jâram, "dedicar a la destrucción". La idea básica de esta palabra es que algo o alguien ha sido puesto bajo una prohibición; prohibición que lo destina a la destrucción o lo aparta de la sociedad (tomado de https://www.wikicristiano.org/diccionario-biblico/significado/anatema/). En este sentido, debemos apartarnos de esta(s) persona(s), pues intentarán convencernos de una verdad absoluta para ellos. Debemos, entonces, hacer lo que la Palabra nos exhorta: "como te rogué que te quedases en Éfeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina, ni presten atención a fábulas y genealogías interminables, que acarrean disputas" (1 Timoteo 1:3-7 RVR1960). Espero que esta reflexión haya hablado a tu vida tremendamente como lo hizo conmigo mientras la escribía. No olvides ser de bendición para otros, comparte. Feliz y bendecido inicio de semana.
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Solo me importa lo que Dios piense de mí

¿Por qué será que al hombre le interesa tanto lo que los demás piensen de él, pero tiene muy en poco lo que Jehová Dios piense de él?. Es muy raro observar a alguien que no lo haga. Es como si al ser humano le interesara más lo que los demás piensan de él a cada instante. Y eso nos enorgullece, he ahí el error: da cabida al orgullo en el corazón. Y dice la Palabra en Salmos 138:6, "Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos". ¿Eres humilde o altivo?.
Conozcamos el caso de un personaje del cual podremos aprender cosas bien importantes para nuestra vida. ¿Qué dice la Palabra de Dios? Vayamos a 1 Samuel 15:23-24 - RVR1960:
"Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la Palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey. Entonces Saúl dijo a Samuel: yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí…