Ir al contenido principal

Sujeción

Regularmente, no toco temas de matrimonios en las reflexiones, pero Dios me ha inquietado a hacerlo, pues actualmente, hay mujeres que no están dando al hombre el puesto que se merece en el matrimonio como sacerdote y cabeza de la casa. Entonces, es fácil deducir que hay división en el matrimonio y en vez de ser uno, son dos ruedas sueltas, cada una yendo para su lado y ese no es el propósito que Dios estableció para los matrimonios, mientras que la Palabra es clara al enseñarnos lo siguiente: ¿andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo? (Amós 3:3 RVR1960).
Hoy vamos a identificar cuando un matrimonio tiene problemas y aprenderemos lo que debemos hacer a la luz de la Palabra de Dios. En Génesis 19:26 (RVR1960) dice la Biblia, “entonces la mujer de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se volvió estatua de sal”. Para ponerles en contexto, en este pasaje, la Palabra habla acerca de la destrucción de Sodoma y Gomorra por causa del pecado de sus pobladores. Y Dios le avisa a Abraham lo que iba a hacer, pues allí vivía su sobrino, Lot. Cuando llega el momento de la destrucción, a Lot se le da una instrucción muy clara, NO MIRES TRAS TI (Génesis 19:17 RVR1960), pero que su mujer desobedeciera esa orden, muestra la condición marital de los dos: no había sujeción de la esposa hacia él y tampoco estaban de acuerdo. Que la mujer de Lot mirara atrás también nos enseña que su corazón seguía conectado a lo que estaba dejando, es decir riquezas y posesiones materiales, y que no tenía la mirada puesta en el consumador de la fe.
¿Qué nos enseña la Palabra de Dios respecto a este tema? Vayamos a Efesios 5:22-23 (RVR1960), “las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer”. El que la esposa se someta o no al hombre habla de la condición espiritual de su matrimonio. Si la mujer se somete, lo que vemos es un claro ejemplo de obediencia hacia la Palabra y hacia a Dios, pues Él nos enseña que el hombre ha sido puesto por cabeza, es decir es autoridad. Pero también debemos entender algo en este contexto, si la mujer de Lot hizo esto también pudo haber sido por causa de la pobre condición espiritual del sacerdote de la casa, o sea Lot. Y en este caso en particular, hay culpabilidad en ambos lados, no solo de la mujer de Lot. Quizá el testimonio de Lot para su familia no era el mejor, pues su mujer le desobedeció y sus hijas lo terminan emborrachando para tener relaciones sexuales incesuosas con él y poder tener descendencia, eso habla de la condición espiritual del hombre de la casa. Por lo tanto, levanten sacerdotes un altar familiar en sus casa en el que puedan enseñar a sus hijos a andar en los caminos de Dios y hagan lo que nos exhorta la Palabra: "nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien" (Josué 1:8 RVR1960).
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Solo me importa lo que Dios piense de mí

¿Por qué será que al hombre le interesa tanto lo que los demás piensen de él, pero tiene muy en poco lo que Jehová Dios piense de él?. Es muy raro observar a alguien que no lo haga. Es como si al ser humano le interesara más lo que los demás piensan de él a cada instante. Y eso nos enorgullece, he ahí el error: da cabida al orgullo en el corazón. Y dice la Palabra en Salmos 138:6, "Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos". ¿Eres humilde o altivo?.
Conozcamos el caso de un personaje del cual podremos aprender cosas bien importantes para nuestra vida. ¿Qué dice la Palabra de Dios? Vayamos a 1 Samuel 15:23-24 - RVR1960:
"Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la Palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey. Entonces Saúl dijo a Samuel: yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí…