Ir al contenido principal

¿De dónde proviene la tentación?

Muchas veces nos hemos hecho esta pregunta, pero difícilmente podemos responderla porque en ocasiones llegamos a pensar que es Dios quien nos tienta y confundimos dos términos que para nada debieran ser utilizados como sinónimos: tentación y prueba. Algo que debe entender el cristiano es de dónde provienen cada una, la tentación proviene del mal, el diablo es el tentador, pero la prueba viene de Dios y siempre viene con un propósito para nuestra vida y es de crecimiento espiritual. El propósito de la prueba es de fortalecer o preparar al creyente para lo que Dios desea hacer con su vida o ministerio, mientras que el objetivo de la tentación es robar aquello que Dios ha sembrado, hecho o depositado en ti. La tentación viene justo cuando descuidas tu intimidad con Dios, es decir que cuando viene la tentación, debo entender que mi intimidad con Dios la he empezado a descuidar.


Deseo compartir con ustedes una palabra que sé será de tremenda bendición para entender que en Dios nunca hay tentación alguna. La Palabra de hoy se encuentra en:
Santiago 1: 13-14
13 Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni Él tienta a nadie;  14 sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido.

Si hay algo que debe quedarnos claro en este día es que no podemos ser tentados de parte de Dios porque la misma Biblia lo dice que, Él no puede ser tentado por el mal y mucho menos Él tienta a nadie. Dios siempre desea lo mejor para el hombre, así que partiendo de este hecho no podemos pensar que Dios tienta buscando el mal para nosotros. El resultado de acceder a la tentación siempre viene de la mano con el arrepentimiento y un gran sentimiento de culpabilidad, las cuales son emociones que el enemigo pone en tu mente para verte derrotado. Al tentarte y acceder a lo que el enemigo te ha puesto en "bandeja de plata", como cristiano, pierdes terreno y desaceleras el propósito de Dios en tu vida, por lo cual dejas de recibir las bendiciones que ya habían sido preparadas para ti. Acceder a la tentación y jugar con ella es igual a pecar, no olvides que la paga del pecado es la muerte (Romanos 6: 23).

Pero, ¿de dónde viene la tentación entonces? La respuesta está en el verso 14 de la Palabra del día de hoy: somos tentados cuando de nuestra propia concupiscencia somos atraídos y seducidos. Y ¿qué significa eso de "nuestra propia concupiscencia"? Son los deseos desordenados y el apetito por los placeres deshonestos. Y éstos, a su vez, tienen su origen en la carne, en el viejo hombre. Es así que la tentación proviene de ti mismo, cuando empiezas a acceder a aquello que le gusta a tu carne, cuando te sientes atraído por todo aquello a lo que una vez renunciaste para seguir a Cristo. Por ello es que debemos RENUNCIAR de verdad a todo aquello que no le agrada a Dios para que no seamos tentados por el diablo, sino que, por el contrario, cuando intente alguna artimaña en tu contra se devuelva porque sabe quién eres tú. 

El hecho de pensar y dejarse llevar por los placeres de la carne se convierten en puertas que dejamos abiertas de par en par para que el enemigo entre y haga en nosotros lo que él quiera. Cuídate de ti mismo, a veces el enemigo número uno del cristiano no está allá fuera en el mundo, eres tú mismo (1 Timoteo 4:16).

La lección del día de hoy nos invita a: uno, conocer de dónde viene la tentación; y dos, reconocer que de parte del Dios jamás vendrá la tentación, sino que por el contrario, vendrán las pruebas. Cuando la tentación se presente a tu puerta es tiempo de que analices tu vida espiritual porque lo más probable es que hayas dejado una puerta abierta por donde le diste cabida al enemigo o simplemente has descuidado tu intimidad con Dios. 

Para evitar estos ataques de parte del diablo debemos cultivar una comunión constante con Dios y orar sin cesar (1 Tesalonicenses 5:17) para permanecer fuertes y estar preparados para el día malo. No olvides por un instante que el diablo anda como león rugiente buscando a quién devorar (1 Pedro 5: 8) y él no va a descansar hasta verte derrotado, mientras que Dios no descansará hasta verte en victoria, qué gran diferencia, ¿no es así? 

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…