Ir al contenido principal

¿Estás dispuesto a ser salvo o a ser un títere del ladrón?

La Palabra de hoy se encuentra en San Juan 10: 9-11
Yo soy la puerta; el que por mí entre será salvo, y entrará y saldrá y hallará pastos. El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Yo soy el buen pastor, el buen pastor su vida da por las ovejas.
Una de las cosas que tanto me llama la atención en la Biblia es que la humanidad siempre se arrepiente de sus pecados y se vuelvan nuevamente al Dios creador, pero luego de un tiempo vuelven a hacer lo mismo. Esto parece ser una constante, y es como un círculo vicioso se da una y otra vez la misma historia. Desde antes de la promesa del Mesías en el antiguo testamento, podemos ver la apostasía del pueblo de Israel. La humanidad pareciera ir con la corriente de este mundo, una corriente que les lleva a caminos de perdición y que les aleja cada día más de ver la gloria del Padre celestial. ¿Qué nos pasa? ¿Por qué sentimos tanta apatía por las cosas de Dios?

Hoy quiero compartir con ustedes un mensaje diferente, una reflexión que les lleve a tomar la mejor decisión de sus vidas: Jesús es el único y verdadero camino que nos lleva a vivir eternamente. En estos cortos versículos, el Señor Jesús comparte con sus discípulos una enseñanza que marca una diferencia, la del buen pastor. Es como si definiera quién es el buen pastor, qué hace el buen pastor y cómo se reconoce al buen pastor. Y utiliza una vez más una comparación, un ejemplo de la vida para que logren entender cómo funcionan las cosas en el reino de los cielos. Y empieza diciéndole que Él es la puerta. La puerta simboliza una entrada, ¿verdad? ¿Pero la entrada a qué te preguntarás? Pues al reino de los cielos, la entrada a conocer al Creador. Y continúa diciendo que quien entre por "esa peurta" será SALVO. Así que no pienses que de otra manera hallarás la salvación. No quiero ser duro, pero quiero que abras tus sentidos espirituales para ver una realidad que el mundo no te ha dejado ver hasta ahora: Jesús es el camino, la verdad y la vida. Sólo a través de Él podemos llegar al Padre.

¿Por qué el mundo no ha permitido que así lo veas? Pues porque en este mundo hay una influencia, una corriente que nos distrae y retraza el plan de Dios para tu vida, y esa corriente o fuerza es el enemigo. Y él te distrae con trabajo, amigos, más horas de trabajo, te llena de TV, te bombardea en internet con redes sociales, con porno, música, conciertos, preocupaciones, etc para evitar que llegues a conocer la gran verdad: que Cristo murió por ti y por mi para darnos vida eterna y en abundancia y acabar con la maldición del pecado. El propósito de la corriente de este mundo es claro: evitar que conozcas cómo puedes ser salvo. El enemigo ya fue juzgado y él en su desespero no quiere irse solo a la gran condenación que le espera, quiere llevarse consigo a unos cuantos títeres, ¿eres tú unos de esos títeres que no verán la gloria de Dios? Sí lo eres, aún estás a tiempo. Recuerda: Jesús es la puerta y en Él hallarás vida en abundancia.

Aún no entiendo como la gente pisotea ese gran sacrificio que Jesús hizo en la cruz. ¿Qué padre ofrece a su único hijo para que esta humanidad sea salva? Creo que en la actualidad nadie haría semejante sacrificio, ¿verdad? Y es que vemos tanta perdición que diríamos inmediatamente para qué si de todas formas esto no va a cambiar. Pero Dios siempre ha creído en su creación y no pensó de esa manera, sino que realmente envió a Jesús para establecer un nuevo pacto con nosotros y para acabar con el pecado de una vez por todas a través del sacrificio en la cruz. Dios siempre ha creído en ti y en quien tú eres: un vencedor, más no un vencido. La manera de vencer al enemigo es reconociendo que Cristo es tu único salvador. ¿Crees que el enemigo daría su vida por ti? No, porque él vino a destruir la creación de Dios.

El buen pastor da su vida por sus ovejas, se preocupa por ellas, le duele cada una de ellas. Y Jesús dio su vida por cada uno de nosotros, padeció y sufrió por ti y por mí. Soportó lo que ningún ser humano soportaría jamás. ¿Y por qué lo hizo? Porque el buen pastor da su vida por sus ovejas. Tú eres una oveja del rebaño del Señor, Él te está llamando desde hace mucho tiempo y tú quizá has ignorado ese llamado. Hoy es un buen día para escuchar Su dulce voz y regresar al rebaño al cual perteneces desde antes de tu nacimiento. Jesús no entrará a tu vida sin antes disponerlo en tu corazón. Cuando realmente decidas dejarle entrar, Él lo hará, ¿estás dispuesto a ser salvo o a ser un títere del ladrón?

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…