Ir al contenido principal

Lo que pidiereis en oración

En enero de este año recibí la noticia que la institución para la cual trabajaba ya no requería más de mis servicios. Fue algo injusto lo que hicieron conmigo, pero comprendí que Dios siempre tiene el control y era tiempo de entrar en el desierto. En esos días de incertidumbre y duda solo pensaba en proveer para mi familia y buscar un nuevo empleo lo más pronto. Le pedía al Señor en oración que me abriera puertas en otra institución y así fue, logré entrar en una prestigiosa universidad de la ciudad, mi familia y yo estábamos felices. Sin embargo, la felicidad duraría poco. Al ingresar, me fue notificado que mi salario sería la mitad de lo que regularmente recibiría... Una vez más pensé, esto es propósito de Dios e hice lo que la Palabra me enseña: dad gracias en todo (1 Tesalonicenses 5:18 RVR1960).
Algo que hicimos mi esposa y yo en todo este tiempo fue creer que Dios tenía el control de todo y que Él deseaba que entráramos al desierto por una razón, ya que en Él no hay casualidades. No obstante, sabíamos que si entrábamos al desierto, el Señor sería nuestra provisión, bendición y nuestra protección, tal cual lo hizo con el pueblo de Israel cuando salió de Egipto. Y creímos en la Palabra y en recordábamos cada promesa que nos había hecho, en especial "Yo sé los planes que tengo para ustedes, planes para su bienestar y no para su mal, a fin de darles un futuro lleno de esperanza. Yo, el Señor, lo afirmo" (Jeremías 29:11 DHH), así que comenzamos a orar, a darle gracias a Dios por el proceso por el cual pasábamos y esperamos pacientemente en Él. Sabemos que en la oración hay un poder tremendo, así que orábamos y le pedíamos siempre al Señor que tomara el control, pues la Biblia nos enseña que, "todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis" (Mateo 21:22 RVR1960) y en eso creímos todo el tiempo. Mi esposa trabajaba duro, se sentía cansada, pues ahora en la empresa para la que trabaja le habían asignado nuevas tareas y deseaba enormemente poder estar con nuestras hijas para atenderlas y le pedía a Dios que la "arreglaran", término que utilizamos para referirnos a una persona que recibe un dinero y es despedida.
En ese tiempo, a parte de mis clases en la universidad, decidí ofrecer mis servicios de clases privadas y tengo que decirles que Dios siempre me envió personas y la provisión nunca faltó, nunca paró de maravillarnos, también puedo decirles que nunca pasamos hambre, Dios se mantuvo fiel con nosotros todo ese tiempo, así que más comprendíamos que todo lo que nos pasaba venía de Él. Para resumirles el testimonio, les confieso que la oración de mi esposa fue contestada y trabaja haste el 30 de junio y a mí me ascendieron en el universidad a un buen cargo y empiezo desde el 1 de julio, wow nuestro Dios es un Dios de orden, ¿no es así? Ahora vemos cómo Él siempre estuvo en control desde el principio. Hay mucho más que quisiera poder contarles, pero infortunadamente las líneas no son suficientes para contarles otros detalles más de nuestro testimonio. Lo que sí quiero hacer es invitarles a que continúen orando, a ser fieles y a mantenerse en la brecha en la peor de las circunstancias, no importa cuánto tiempo pase, si Dios está en control, solo espera y verás la respuesta. Dios te bendiga y te guarde siempre. No olvides ser de bendición para otras personas, comparte este mensaje hoy.
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…