Ir al contenido principal

Perseguido

La persecución es experimentada por muchos creyentes. La Biblia relata en diferentes textos cómo grandes personajes sufrieron de este flagelo, pero también nos enseña que Dios siempre estuvo en control y nunca les desamparó, pero ¿cuál era el propósito de esa persecución? Veamos algunos ejemplos: José fue perseguido por sus propios hermanos, pues siendo el menor de la casa, él no podría estar por encima de ellos y le vendieron como esclavo y fue llevado a Egipto. Luego en Egipto la persecución le alcanza una vez más cuando la esposa de Potifar, el Capitán de la guardia de Faraón, le acusa de haber abusado de ella y es encarcelado bajo condiciones tremendas.
Otro personaje que sufrió gran persecución fue Elías, el profeta. La Palabra también nos enseña que en el periodo en el que el pueblo de Israel sufrió gran apostasía a causa de reyes que no honraban a Dios, este se levanta para reprender lo que el pueblo estaba haciendo: yendo tras dioses falsos, también llamados ídolos. En el capítulo 18, verso 20 de 1 Reyes, la Biblia nos cuenta la hazaña de Elías y los profetas de Baal, los cuales eran 450 en número. Se hizo sacrificio para Baal y para Jehová Dios igualmente para ver quién respondería primero, y conocemos el final del relato, porque Baal nunca respondió y Dios sí. Como resultado, los 450 profetas de Baal fueron degollados y Jezabel, esposa del rey Acab, envió mensajeros a Elías para decirle que tal cual hizo con sus profetas, ella haría lo mismo, lo cual hace que Elías huya y se escondiera por un tiempo.
Entonces, ¿cuál es el objetivo de la persecución? He aquí la respuesta: "pero después de que ustedes hayan sufrido por un poco de tiempo, Dios hará que todo vuelva a estar bien y que ustedes nunca dejen de confiar en él; les dará fuerzas para que no se desanimen, y hará que siempre estén seguros de lo que creen" (1 Pedro 5:10 TLA). Dios nunca nos desamparará y siempre tendrá el control de todas las circunstancias, entonces ¿qué hay después de la persecución?
UNO, DIOS HARÁ QUE TODO VUELVA A ESTAR BIEN. En su soberanía, Dios siempre tiene control de todo, la clave del creyente, aún en tiempos difíciles, es confiar en Dios siempre. La Palabra nos enseña que "bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová" (Jeremías 17:7 RVR1960), es decir que hay bendición cuando confiamos en Él. Cuando somos perseguidos, pero confiamos en Dios, sabemos que "todas las cosas ayuden para bien" (Romanos 8:28 RVR2015).
DOS, HARÁ QUE NUNCA DEJEMOS DE CONFIAR EN ÉL. Cuando experimentamos la soberanía de Dios en nuestras vidas, nuestra fe crece exponencialmente, por así afirmarlo. Cuando vemos las maravillas que Dios hace es cuando más depositamos nuestra confianza en Él, porque sabemos que tenemos un Dios Grande y Poderoso. El actuar de Dios en mi vida hará que mi nivel de fe siempre crezca.  
TRES, RENOVARÁ NUESTRAS FUERZAS PARA QUE NO NOS DESANIMEMOS. Elías experimentó lo que significa renovar fuerzas, también Jose. Luego de esos momentos difíciles en sus vidas, todo volvió a la normalidad, pero Dios siempre estuvo en control y nunca les abandonó. Si hoy te encuentras sufriendo de alguna clase de persecución, ten calma, Dios está al tanto de todo lo que te sucede, solo debes confiar y Él actuará. Dios te bendiga poderosamente en este día, espero que esta porción de la Palabra haya hablado a tu vida tremendamente, así que no olvides bendecir a otros con ella. 
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…