Ir al contenido principal

¿Vida o muerte? ¿Bendición o maldición?

"A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición, escoge pues la vida para que vivas tú y tu descendencia; amando a Jehová tu Dios, atendiendo Su voz, siguiéndole a Él, porque Él es vida para ti y prolongación de tus días" (Deuteronomio 30:19-20 RVR1960).
El capítulo 30 del último libro del Pentateuco habla sobre las condiciones para la restauración y la bendición que Dios había prometido al pueblo de Israel y estas cosas ordenó Jehová Dios a Moisés para que se las manifestara al pueblo, pues ya sus días estaban terminando y antes de su muerte él hizo todas esas cosas que el Señor le había encargado. Dios sabía que, el pueblo de Israel se iba a poner en su contra y envió a Moisés para advertirles de estas cosas, pues el Señor sabía que cuando Moisés muriera, ellos se apartarían de Él. Si te das cuenta, aquí el Señor nos pone a escoger entre dos cosas, vida o muerte; bendición o maldición, ¿cierto? No obstante, su deseo es que podamos escoger la vida y la bendición, pero ¿por qué? Para que te apoderes de una promesa que no solo será para ti, sino también para los tuyos: para que vivas tú y toda tu descendencia. Sí, así como lo leíste, esta promesa abarca tus hijos, los hijos de tus hijos, y los hijos de ellos y así sucesivamente. La promesa de vida que el Señor hace en esta promesa no hace referencia a aquí en la tierra, sino a la que ha preparado de antemano en el Reino de los cielos, es decir a la vida eterna.
Cabe anotar que, hay decisiones que tomamos que conllevan a que cosas malas nos sucedan y pasan porque nos apartamos de Dios y es obvio que Él también se aleje, pues terminamos haciendo cosas que le entristecen, cosas que no le agradan, en otras palabras porque terminamos pecando. Dios nos ama tanto que permite que escojamos qué camino seguir, si el camino de la vida o el de la muerte; no nos obliga a nada, pacientemente espera a que nos volvamos a Él y le busquemos tal cual nos enseña la Palabra, "y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón" (Jeremías 29:13 RVR1960). No olvides que, Él permite que estas cosas sucedan porque todo tiene un propósito: sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman (Romanos 8:28 DHH). Quizá lo malo que te está pasando hoy no es producto de que Dios no está contigo, sino de que tú no estás con él, pues en algún momento escogiste mal y decidiste tomar tus propias decisiones. 
Cuando decidimos reconciliarnos con el Señor y servirle de todo corazón, Él abre los cielos para bendecirnos. El regalo de la vida lo recibimos cuando aceptamos a Jesús y le reconocemos como nuestro único y suficiente salvador. No obstante, Deuteronomio capítulo 20 nos da tres condiciones para recibir esa vida eterna y las bendiciones que Dios ya preparó de antemano, esas condiciones son las siguientes: Primero, amar a Jehová tu Dios. Es decir, no tener otros dioses, y fue de las peores que hizo el pueblo de Israel, pues "hay un solo Dios" (1 Timoteo 2:5 RVR1960) y es justamente Él. Segundo, atender su voz. En otras palabras debemos ser obedientes y cuando Dios nos hable, sin cuestionarle, hacer lo que pide, porque la Palabra nos enseña que Él conoce los planes que tiene para nosotros. La desobediencia trae muchas maldiciones, no bendiciones. Tercero, seguirle. Cuando tenemos a alguien enfrente de nosotros y le seguimos adonde vaya es el más claro ejemplo de seguirle, confía Sus caminos son de vida, no hay forma de equivocarse. Dios te bendiga poderosamente hoy y siempre, no olvides ser de bendición para otras personas, comparte. Feliz y bendecido fin de semana.
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…