Ir al contenido principal

Volviendo en sí

Muchas veces tomamos malas decisiones que nos cuestan muchísimo y nos duelen demasiado, porque al tomarlas, somos guiados por razones incorrectas. En la gran mayoría de veces cuando tomamos esas malas decisiones nos separamos de Dios. Adán y Eva tomaron una muy mala decisión, Génesis 2:17 NBLH dice "pero del árbol del conocimiento (de la ciencia) del bien y del mal no comerás"; y comieron del fruto y sufrieron las consecuencias de su mala decisión, pero también, como efecto colateral, se separaron del Señor. Y es que cuando tomamos decisiones que no se alinean a los propósitos de Dios para con nosotros, el resultado siempre será el mismo: nos apartaremos de Él. El Apóstol Pedro en su discurso en el pórtico de Salomón dijo: arrepentíos y convertíos. Pero, ¿qué quiso decir esto? ¿A qué se refería? ¿Qué implica el arrepentirse y el convertirse?
La parábola del hijo pródigo sirve para ilustrar la respuesta a estas preguntas. Dice la Palabra en Lucas 15:17-18 RVR1960, "y volviendo en sí, dijo: !!Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti". En estos dos versos, el hijo pródigo experimenta estas dos cosas: el arrepentimiento y el regresar a los brazos de Papá, lo cual hace referencia al convertirse, es decir regresar al estado original, pero para poder hacer todo esto tuvo que volver en sí como primera medida. Podemos entender entonces que mientras esta persona tomó la decisión de reclamar su heredad y malgastarla viviendo desenfrenadamente, no estaba "en sus cabales" para haber tomado esa decisión. Cuando vuelve en sí, este joven analiza la forma cómo los jornaleros de su padre vivían y cómo eran tratados; su mala decisión de reclamar su herencia le llevó a experimentar cosas terribles, pero lo más importante es que él entendió en su espíritu que había obrado mal y que era necesario arrepentirse de lo que había hecho, número uno, luego tomar la decisión de regresar a casa y, finalmente, confesar al padre que había pecado y allí está el secreto: confesar de corazón nuestros pecados a Dios Padre para hallar el perdón y restablecer nuestra comunión.
¿Cuántos de nosotros tomamos malas decisiones no estando en nuestros cabales y estamos viviendo las consecuencias de ello? La idea no es ni señalar ni juzgar, sino traer una Palabra de convencimiento. A veces el mismo Dios utiliza esas circunstancias para hacernos volver en sí y, de esta forma, arrepentirnos de nuestros malos caminos para enderezar nuestras sendas (Proverbios 3:6 NBLH). Difícilmente un creyente que no vuelva en sí podrá ver cuán equivocado está. No basta solamente con arrepentirse, hay que volver a casa y confesar nuestros pecados, la Palabra nos enseña en Proverbios 28:13 NBD que, "quien encubre su pecado jamás prospera; quien lo confiesa y lo deja, halla perdón". Hoy es día de apartarse para hallar perdón y misericordia, necesitas volver en sí. Dios te bendiga sobrenaturalmente hoy y siempre. No olvides ser de bendición para otros, comparte este mensaje.
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…