Ir al contenido principal

Volviendo en sí

Muchas veces tomamos malas decisiones que nos cuestan muchísimo y nos duelen demasiado, porque al tomarlas, somos guiados por razones incorrectas. En la gran mayoría de veces cuando tomamos esas malas decisiones nos separamos de Dios. Adán y Eva tomaron una muy mala decisión, Génesis 2:17 NBLH dice "pero del árbol del conocimiento (de la ciencia) del bien y del mal no comerás"; y comieron del fruto y sufrieron las consecuencias de su mala decisión, pero también, como efecto colateral, se separaron del Señor. Y es que cuando tomamos decisiones que no se alinean a los propósitos de Dios para con nosotros, el resultado siempre será el mismo: nos apartaremos de Él. El Apóstol Pedro en su discurso en el pórtico de Salomón dijo: arrepentíos y convertíos. Pero, ¿qué quiso decir esto? ¿A qué se refería? ¿Qué implica el arrepentirse y el convertirse?
La parábola del hijo pródigo sirve para ilustrar la respuesta a estas preguntas. Dice la Palabra en Lucas 15:17-18 RVR1960, "y volviendo en sí, dijo: !!Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti". En estos dos versos, el hijo pródigo experimenta estas dos cosas: el arrepentimiento y el regresar a los brazos de Papá, lo cual hace referencia al convertirse, es decir regresar al estado original, pero para poder hacer todo esto tuvo que volver en sí como primera medida. Podemos entender entonces que mientras esta persona tomó la decisión de reclamar su heredad y malgastarla viviendo desenfrenadamente, no estaba "en sus cabales" para haber tomado esa decisión. Cuando vuelve en sí, este joven analiza la forma cómo los jornaleros de su padre vivían y cómo eran tratados; su mala decisión de reclamar su herencia le llevó a experimentar cosas terribles, pero lo más importante es que él entendió en su espíritu que había obrado mal y que era necesario arrepentirse de lo que había hecho, número uno, luego tomar la decisión de regresar a casa y, finalmente, confesar al padre que había pecado y allí está el secreto: confesar de corazón nuestros pecados a Dios Padre para hallar el perdón y restablecer nuestra comunión.
¿Cuántos de nosotros tomamos malas decisiones no estando en nuestros cabales y estamos viviendo las consecuencias de ello? La idea no es ni señalar ni juzgar, sino traer una Palabra de convencimiento. A veces el mismo Dios utiliza esas circunstancias para hacernos volver en sí y, de esta forma, arrepentirnos de nuestros malos caminos para enderezar nuestras sendas (Proverbios 3:6 NBLH). Difícilmente un creyente que no vuelva en sí podrá ver cuán equivocado está. No basta solamente con arrepentirse, hay que volver a casa y confesar nuestros pecados, la Palabra nos enseña en Proverbios 28:13 NBD que, "quien encubre su pecado jamás prospera; quien lo confiesa y lo deja, halla perdón". Hoy es día de apartarse para hallar perdón y misericordia, necesitas volver en sí. Dios te bendiga sobrenaturalmente hoy y siempre. No olvides ser de bendición para otros, comparte este mensaje.
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Solo me importa lo que Dios piense de mí

¿Por qué será que al hombre le interesa tanto lo que los demás piensen de él, pero tiene muy en poco lo que Jehová Dios piense de él?. Es muy raro observar a alguien que no lo haga. Es como si al ser humano le interesara más lo que los demás piensan de él a cada instante. Y eso nos enorgullece, he ahí el error: da cabida al orgullo en el corazón. Y dice la Palabra en Salmos 138:6, "Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos". ¿Eres humilde o altivo?.
Conozcamos el caso de un personaje del cual podremos aprender cosas bien importantes para nuestra vida. ¿Qué dice la Palabra de Dios? Vayamos a 1 Samuel 15:23-24 - RVR1960:
"Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la Palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey. Entonces Saúl dijo a Samuel: yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí…