Ir al contenido principal

No se trata de empezar

Cuando un atleta está en posición de arranque en el punto de partida para iniciar una carrera, por su mente solo pasa un pensamiento: terminar lo que va a empezar. Asimismo, se enfoca en lograr otro objetivo más: ganar. Y es que los pensamientos derrotistas no tienen cabida en su mente, porque son un distractor que le impedirán alcanzar el objetivo que se ha trazado. De igual manera, pasa en el evangelio, podríamos decir que es como una carrera, el Apóstol Pablo en su carta a los Filipenses lo describe así, “avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús” (Filipenses 3:14 NTV). El Apóstol Pablo se ve así mismo como un atleta que tiene su menta en un solo objetivo, llegar al final de la carrera, infortunadamente en el evangelio, muchos creyentes no tienen los ojos puestos en la meta, el premio celestial al cual Dios nos llama. Toda carrera implica un premio y el evangelio no puede ser la excepción.
El problema con el evangelio es que, “muchos son los llamados, pero pocos los elegidos” (Mateo 22:14 NTV), ¿qué quiere decir esto? Que muchos empezarán contigo la carrera, pero en la medida que vayamos avanzando hacia el llamamiento, muchos desistirán, otros permitirán que los pensamientos distractores les desenfoquen de lo que realmente es importantes. Es por ello que, podemos ver personas llegando y saliendo de las iglesias cada año. Sin embargo, el objetivo de esta reflexión no es criticar este aspecto, sino, por el contrario, ejemplificar una situación que vive la iglesia. El Señor Jesús nos dice, “en este mundo van a sufrir, pero anímense” (Juan 16:33 NTV) porque conoce exactamente la situación del hombre y nos invita a cobrar ánimo y ¿sabes por qué? Porque un creyente presa del desánimo no puede lograr nada. El sufrimiento es un distractor que nos puede llevar a tomar malas decisiones, así como el pueblo de Israel cuando estuvo en el desierto y le dijo a Moisés que en Egipto estaban mejor, así también piensan muchos que abandonan la carrera, creen que sin Cristo les va a ir mejor, cuando Su Palabra nos enseña: “separados de mí, no pueden hacer nada” (Juan 15:5 (NTV). Apartados de Cristo TODO será más difícil.
Muchos pueden empezar la carrera, pero pocos podrán terminarla. No se trata de empezar, sino de permanecer firmes hasta el final de la misma. Algo que me llama profundamente la atención es que el Apóstol Pablo era consciente de esta situación y a los Gálatas les dice, “ustedes corrían muy bien la carrera. ¿Quién les impidió seguir la verdad?” (Gálatas 5:7 NTV), lo que quiere decir que, por momentos, muchos van a aparentar correr bien, pero después llegarán situaciones que les harán desisitir y apartarse. La carrera del evangelio no es fácil y, como toda carrera de atletismo, tendrá obstáculos, los cuales no están allí para detenerte, sino pra recordarte que, para alcanzar la meta, debes esforzarte y entregarlo todo, así como el Señor Jesús entregó TODO por ti en la cruz. Espero que este devocional haya hablado a tu vida y que el efecto por el cual esta Palabra ha sido enviada se haya cumplido. Si ha sido de bendición para tu vida, te reto a que compartas. Dios te bendiga rica y sobreabundantemente.
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Solo me importa lo que Dios piense de mí

¿Por qué será que al hombre le interesa tanto lo que los demás piensen de él, pero tiene muy en poco lo que Jehová Dios piense de él?. Es muy raro observar a alguien que no lo haga. Es como si al ser humano le interesara más lo que los demás piensan de él a cada instante. Y eso nos enorgullece, he ahí el error: da cabida al orgullo en el corazón. Y dice la Palabra en Salmos 138:6, "Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos". ¿Eres humilde o altivo?.
Conozcamos el caso de un personaje del cual podremos aprender cosas bien importantes para nuestra vida. ¿Qué dice la Palabra de Dios? Vayamos a 1 Samuel 15:23-24 - RVR1960:
"Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la Palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey. Entonces Saúl dijo a Samuel: yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí…