Ir al contenido principal

No tengas temor de ellos

El pueblo de Israel en varias ocasiones se atemorizó frente a sus enemigos más acérrimos. Y a decir verdad, ¿qué haríamos nosotros en su lugar si viéramos venir un gran ejército? Tal vez lo mismo, ¿no es sí?. No obstante, esa reacción era producto de olvidar quién era su Dios y de lo que es capaz de hacer. Cuando el pueblo de Israel iba a prepararse para conquistar y entrar en la tierra prometida, el Señor les entrega una promesa súper hermosa, mira lo que les dijo: “Cuando salgas a la guerra contra tus enemigos y veas caballos y carros, un pueblo más numeroso que tú, no tengas temor de ellos, porque contigo está el SEÑOR tu Dios que te sacó de la tierra de Egipto” (Deuteronomio 20:1 RVA-2015).
De las primeras cosas que el pueblo de Israel debía aprender antes de ir a la guerra era no atemorizarse, sino acordarse que Dios estaba con ellos. Pero el temor es producto de la desconfianza, la falta de fe y de olvidar las proezas que el Señor ha hecho. Uno de los profetas más tremendos sintió lo mismo después de haber tenido una victoria sin precedentes de parte de Dios, me refiero del profeta Elías cuando se enfrentó a los profetas de Baal. Pero cuando supo que Jezabel había pedido su cabeza, dice la Palabra que, “Elías se asustó tanto al escuchar esto que escapó para salvar su vida” (1 Reyes 19:3 PDT). Y fue tanto su pavor que le dijo esto a Aquel que le había dado la victoria: “¡Ya basta, SEÑOR! ¡Déjame morir, que no soy mejor que mis antepasados!” (1 Reyes 19:4 PDT). Y todo por causa del temor. La razón por la que no podemos atemorizarnos es porque no debemos olvidar que de nuestra parte tenemos un Dios Grande, Todopoderoso, Magnífico, “entonces, ¿qué diremos a esto? Si Dios está por nosotros, ¿quién estará contra nosotros?” (Romanos 8:31 LBLA). Sin importar el tamaño de tu enemigo no te atemorices, de tu lado hay un Dios de imposibles que prometió que nunca nos abandonaría.
Tal vez te preguntes y ¿qué tiene que ver que el Señor los sacó de Egipto? Pues tiene todo que ver, ya que cuando Israel salía de Egipto, tras ellos iba uno de los ejércitos más poderosos de ese momento, con muchos hombres de a caballo y de a pie dispuestos a acabarlos, a destruirlos y sintieron temor, pensaron que ya todo había acabado y que no valió la pena. Y dicen las Escrituras que Jehová Dios ordenó a Moisés, “alza tu vara, y extiende tu mano sobre el mar, y divídelo” (Éxodo 14:19 RVR1960). Pero, ¿cómo iba un pueblo con mentalidad de esclavo a derrotar a un ejército tan poderoso? Era imposible. Además, habían olvidado que iban con el Gran Yo Soy, Aquel que le dijo al profeta Jeremías, “¿habrá algo imposible para Mí?” (Jeremías 32:27 (LBLA). Hoy quiero decirte que ese mismo Dios que peleó por Israel, que estuvo con Elías y que habló a Jeremías “es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos” (Hebreos 13:8 RVR1960) y gracias al sacrificio del Señor Jesús, tú y yo tenemos acceso a Él. Pon en sus manos tus gigantes hoy, porque “Jehová peleará por vosotros y estaréis tranquilos” (Éxodo 14:14 RVR1960).
Espero que esta Palabra haya llegado en el momento oportuno. Si ha sido de bendición, compártela con alguien más, sé tú también de bendición para otros hoy.
Bajo la guía del Espíritu Santo
Sergio Meza Padilla

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Solo me importa lo que Dios piense de mí

¿Por qué será que al hombre le interesa tanto lo que los demás piensen de él, pero tiene muy en poco lo que Jehová Dios piense de él?. Es muy raro observar a alguien que no lo haga. Es como si al ser humano le interesara más lo que los demás piensan de él a cada instante. Y eso nos enorgullece, he ahí el error: da cabida al orgullo en el corazón. Y dice la Palabra en Salmos 138:6, "Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos". ¿Eres humilde o altivo?.
Conozcamos el caso de un personaje del cual podremos aprender cosas bien importantes para nuestra vida. ¿Qué dice la Palabra de Dios? Vayamos a 1 Samuel 15:23-24 - RVR1960:
"Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la Palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey. Entonces Saúl dijo a Samuel: yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí…