Ir al contenido principal

Gigante



La falta de fe del creyente le lleva, en ocasiones, a pensar que sus problemas no tienen solución y que no hay salida para ellos. La frustración, entonces, se apodera de nosotros y tiende a nublar nuestro pensamiento y nos hace olvidar quiénes somos: más que vencedores en Cristo Jesús. Puede que sea así, pero no nos quedaremos así para siempre. Los problemas son como un gigante que nos atemoriza, que nos impide seguir hacia adelante, que se planta en la mitad de nuestro camino impidiendo el fluir de las cosas de Dios. Todos conocemos la historia de David y Goliat, ¿cierto? Goliat era un gigante filisteo, cuyo objetivo era ir a la guerra para atemorizar a sus adversarios y así los filisteos vencían a los otros pueblos. Pero bastó que el Señor escogiera a alguien sin entrenamiento militar, sin técnicas de combate para dejar en ridículo a Goliat, ese escogido fue David, un simple pastor de ovejas. Mira lo que la Palabra nos enseña hoy acerca de esta fabulosa hazaña: "entonces dijo David al filisteo: tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado" (1 Samuel 17:45 RVR1960).

Hay dos cosas que podemos aprender de esta historia. La primera de ellas es que Dios no necesita de ejércitos grandes ni numerosos para darnos la victoria. El pueblo de Israel pensaba que no podía ir a la guerra contra sus enemigos porque eran muchos, porque sus ejércitos estaban mejor preparados... Pero Dios siempre les daba estrategias que involucraban pocas personas, cosas que parecieran locas (dar vueltas alrededor de una ciudad y gritar, por ejemplo) y les daba una gran victoria y un gran botín, entre otras cosas y ¿sabes por qué? Porque "Dios escogió lo despreciado por el mundo —lo que se considera como nada— y lo usó para convertir en nada lo que el mundo considera importante" (1 Corintios 1:28 NTV). ¿Quién iba a pensar que un simple "pastor de ovejas" pudiera derrotar a todo un sodado y con el agravante que era gigante? Nadie. Creo que si hubieran existido las apuestas, hasta Israel hubier dado por sentado que Goliat sería el ganador. Y así como Israel, nos sentimos muchas veces, pensamos que el gigante que está frente a nosotros está allí para detenernos, pero no pensamos que, está frente a nosotros porque el Señor desea glorificarse y quiere darnos una gran victoria, "porque para Dios no hay nada imposible" (Lucas 1:37 RVR1960).

Lo segundo que podemos aprender de esta historia es que, por muy amenazante que se vea tu gigante podrás derrotarlo en el nombre del Señor. Muchos de nosotros creemos que somos perdedores, que la derrota es nuestro apellido, olvidando el Padre que tenemos y que nos apoya. David la tenía clara y sabes qué le dijo a Goliat: "Jehová no salva con espada y con lanza; porque de Jehová es la batalla" (1 Samuel 17:47 RVR1960). Hoy quiero decirte que has luchado contra un gigante que no has podido vencer, porque olvidaste de quién es la batalla. Es tiempo de entregar ese gigante en manos del Señor y, ¿sabes por qué? Porque "Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos" (Éxodo 14:14 RVR1960). Tu gigante ha sido vencido, entrégaselo al Señor. Tu problema, adversidad, desierto, la situción por la que estés atravesando no está allí detenerte, Dios la ha puesto allí para promoverte. Espero que esta reflexión haya llegado en el tiempo perfecto y que haya hablado a tu vida tremendamente. No olvides ser de bendición pra otros, comparte.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Y te alcanzarán las bendiciones

A los seres humanos nos encantan las recetas, y no precisamente las de cocina, aunque para algunos sí. Cuando me refiero a recetas, me refiero a esa "fórmula mágica" para alcanzar algo. Por ejemplo: Hay personas que me preguntan cuál es el secreto para aprender rápido una segunda lengua, yo les contesto que toma tiempo, no es tan fácil como parece. Pero en el plano espiritual me han preguntado cuál es el secreto para una unción de poder, y les digo la obediencia y la oración. Es decir, sí hay fórmulas, pero no mágicas, que te ayudarán a conseguir tus objetivos. Alguna vez te haz preguntado ¿qué debo hacer para que vengan sobre mi vida todas las bendiciones que Jehová Dios decretó para mí?. Te haz preguntado ¿sí existe una receta o fórmula para alcanzarlas? ¿Si es cierto que las bendiciones de Jehová Dios me perseguirán?. Ante estas preguntas, veamos lo que la Palabra de Dios dice: "Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por …