Ir al contenido principal

¿Quieres conocer a Cristo?





Migue es un estudiante universitario que pensaba que la rumba, las chicas y el pasarla bien con sus amigos del barrio era todo en su vida. Vivía una vida singular: de la casa a la universidad, de rumba en rumba celebrando con sus amigos “ocasiones especiales.”

Sin saberlo, Migue no se daba cuenta que a su vida le hacía falta algo muy importante. Desde hacía un tiempo, empezó a inquietarse porque su vida no tenía sentido, no hallaba un propósito, ya sabía que sólo vivía por vivir. Estaba enfrascado en el día a día y se estaba fastidiando pues deseaba que su vida tomara un rumbo diferente, pero esta vez deseaba que su vida tuviera un propósito.

Un día alguien le habló de Jesús y, a partir de ese momento, Migue se inquietó por las cosas que hizo Jesús, así que ahora se la pasaba en los motores de búsqueda investigando sobre Él, sobre La Palabra y unas enseñanzas que se pueden conseguir fácilmente en la red. Pero Migue ya contaba con algo importante en su corazón: quería conocer a Jesús.

Así como Migue hay muchas personas en estos momentos. Pero no pienses que estos casos se ven solamente en la actualidad, no. Ha habido varios Migues a través de la historia y uno de esos casos está registrado en el libro de Lucas 19: 1-10:


1 Jesús entró en Jericó y atravesaba la ciudad. 2 Allí vivía un hombre muy rico llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos. 3 Él quería ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la multitud, porque era de baja estatura. 4 Entonces se adelantó y subió a un sicomoro para poder verlo, porque iba a pasar por allí. 5 Al llegar a ese lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo: «Zaqueo, baja pronto, porque hoy tengo que alojarme en tu casa». 6 Zaqueo bajó rápidamente y lo recibió con alegría. 7 Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: «Se ha ido a alojar en casa de un pecador». 8 Pero Zaqueo dijo resueltamente al Señor: «Señor, ahora mismo voy a dar la mitad de mis bienes a los pobres, y si he perjudicado a alguien, le daré cuatro veces más». 9 Y Jesús le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, ya que también este hombre es un hijo de Abraham, 10 porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido».

El libro de Lucas nos habla de Zaqueo, un cobrador de impuestos, un publicano muy rico, quien en su corazón quería y sentía la necesidad de conocer a Jesús. La Palabra dice que era de baja estatura y, que en medio de la multitud, hizo lo imposible (subirse a un árbol) para conocer a Jesús. Qué sorpresa tan tremenda se lleva Zaqueo cuando Jesús le identifica entre la multitud y le dice que baje de ahí porque hoy Él iba a alojarse en su casa, ¿no es esto hermoso?

Dios conoce tu corazón, Él sabe de tus deseos y de tus necesidades, así que Él conoce ese deseo que hay en tu corazón por conocerle.  Si tú eres ese "Migue", ¿no crees que vale la pena darte la oportunidad de conocer a Cristo? 

Jesús quiere hacer contigo cosas nuevas, así como las hizo con Zaqueo y con muchos otros Migues.  La vida en el Señor Jesús es una vida llena de paz y vale la pena vivirla por Él, así como Él la vivió por ti hace ya más de dos mil años.

¿Qué tan dispuesto estás a subirte en un árbol para que Jesús note tu presencia? No importa qué tan pequeño te sientas o te veas hoy, los deseos de tu corazón los conoce el Señor Jesús, ¿quieres tú conocerle?

Bajo la unción del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla
email: sameza@gmail.com
Móvil: 3012698958
Cartagena, Colombia 


Créditos imagen
http://www.biografiasyvidas.com/biografia/z/fotos/zaqueo.jpg


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…