Ir al contenido principal

Puerta


A veces nos preguntamos por qué cae en pecado un hijo de Dios, por qué termina accediendo a lo que el mundo le ofrece y juzgamos, como iglesia, pero pocas veces ayudamos a restaurar, siendo este nuestro principal papel. El Apóstol Pablo escribía a la iglesia en Corinto, "el que cree estar firme, tenga cuidado de no caer" (1 Corintios 10:12 DHH) y esta gran verdad nos acerca para dar respuesta a este interrogante. En ocasiones, el creyente aparenta ser una cosa delante de los hombres y de la congregación, pero en el fondo somos otra cosa totalmente distinta, ignorando que, "Dios no puede ser burlado" (Gálatas 6:7 RVR1960). Aparentamos estar firmes en el Señor y sabemos que no lo estamos, porque hemos dejado una o varias puertas abiertas, dándole potestad al enemigo de hacer estragos. Dicen los cristianos en mi ciudad un dicho muy cierto, cristiano que no ora, el diablo se lo devora y esa es la puerta que siempre debe permanecer cerrada. El Señor Jesús nos hace una tremeda advertencia que, en ocasiones, olvidamos fácilmente: "manténganse despiertos y oren, para que la tentación no los venza. Porque es cierto que el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil" (Mateo 26:41 NBV).

La mayoría de las cosas de este sistema siempre buscarán atacar los tiempos de intimidad con el Señor, el enemigo buscará la manera para que dejes de orar, intentará distraerte pra que no entres en la presencia de Dios, porque sabe y conoce ese poder. Por ello, "para que no seamos engañados de Satanás, no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 JBS) y este es el primer error que cometemos, ignoramos que hay un devordor que, "como un león rugiente, anda buscando a quien devorar" (1 Pedro 5:8 DHH). No ignoremos que hay un mundo espiritual en donde demonios son delegados día tras día, porque hay alguien que desea verte destruido, ver la obra que Dios empezó en ti interrumpida. Identifica cuáles son las distracciones o los ídolos que te impiden orar, no des lugar al diablo, esta puerta debe permanecer siempre cerrada. En nuestro día a día negociamos cualquier cantidad de cosas, una que no puedes negociar en tu día a día son tus tiempos de oración e intimidad con Dios.

La caída de un creyente no se da de un día para otro, toma tiempo y entre más nos alejamos de Su presencia, más vulnerables seremos a los ataques de nuestro enemigo y el vallado de protección del Señor se irá debilitando por causa tuya. En el creyente siempre debe existir una necesidad de orar, de estar conectado con el Espíritu de Dios, por eso el Apóstol Pablo instaba a la iglesia de Éfeso al decirles, "orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia" (Efesios 6:18 RVR1960). La oración es un arma que, como soldados de Cristo Jesús, debemos usar constantemente y no solo en momentos de grandes crisis. El orar contantemente tiene grandes beneficios para el creyente y muchas veces no los percibimos porque dejamos de usar este arma que es, tal vez, la más poderosa de todas que posee la iglesia de Cristo Jesús. Espero que esta reflexión haya sido de gran bendición a tu vida, si has descuidado tus tiempos de oración, es tiempo de cerrar esa puerta y volverte al primer amor. No olvides ser de bendición, comparte. Dios te bendiga y te guarde. Feliz inicio de semana.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Y te alcanzarán las bendiciones

A los seres humanos nos encantan las recetas, y no precisamente las de cocina, aunque para algunos sí. Cuando me refiero a recetas, me refiero a esa "fórmula mágica" para alcanzar algo. Por ejemplo: Hay personas que me preguntan cuál es el secreto para aprender rápido una segunda lengua, yo les contesto que toma tiempo, no es tan fácil como parece. Pero en el plano espiritual me han preguntado cuál es el secreto para una unción de poder, y les digo la obediencia y la oración. Es decir, sí hay fórmulas, pero no mágicas, que te ayudarán a conseguir tus objetivos. Alguna vez te haz preguntado ¿qué debo hacer para que vengan sobre mi vida todas las bendiciones que Jehová Dios decretó para mí?. Te haz preguntado ¿sí existe una receta o fórmula para alcanzarlas? ¿Si es cierto que las bendiciones de Jehová Dios me perseguirán?. Ante estas preguntas, veamos lo que la Palabra de Dios dice: "Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por …