Ir al contenido principal

Semillas


Muchas veces no medimos las consecuencias de nuestros actos y mucho menos vemos su alcance. La razón por la que les digo esto es porque actuamos sin pensar, sin analizar ni ver mucho más allá de nuestra propia realidad. Hay una ley que, difícilmente, podemos eludir por nuestro paso en esta tierra y esa ley es la de la siembre y la cosecha. ¿Qué estás sembrando en tus amistades, en tu relación de pareja, en tus hijos? Hombre, si has sido infiel, esa es una semilla de maldición que traerá consecuencias terribles no solo para ti, también afectará a tus hijos y sus hijos. Y si fuera el caso de la mujer, también es lo mismo, el sexo no cambia la consecuencia, la maldición generacional que se viene alcanzará a varias generaciones. A los casados, ¿qué estás sembrando en tu relación, mentiras, adulterio? Y en tus hijos, ¿qué estás sembrando hoy? Esto nos debe dar temor, mucho temor y ¿sabes por qué? Mira lo que la poderosa Palabra de Dios duce acerca de esta ley: "No se engañen ustedes: nadie puede burlarse de Dios. Lo que se siembra, se cosecha" (Gálatas 6:7 DHH).

Lo primero que debemos entender de esta porción de la Palabra es que toda semilla produce un fruto, y este será directamente proporcional a la siembra: si siembras una buena semilla tendrás una buena cosecha y, por el contrario, si siembras una mala semilla no esperes recoger lo que no has sembrado. El Apóstol Pablo en Gálatas nos exhorta "según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos" (Gálatas 6:10 RVR1960). La oportunidad de hacer el bien no se nos presenta uno que otro día, siempre la tendremos frente a nosotros, "así que no debemos cansarnos de hacer el bien (Gálatas 6:9 DHH). Tampoco podemos hacer acepción de personas. Pero, ¿por qué nos invitan el autor de la Carta a los Gálatas a no cansarnos de hacerlo, mira su respuesta: "porque si no nos desanimamos, a su debido tiempo cosecharemos" (Gálatas 6:9 DHH). Cada semilla que siembres tendrá su respectivo fruto y si has sembrado buenas semillas, pero aún no has visto tu cosecha, no te desesperes, el tiempo para recoger lo que has sembrado llegará.

Ahora bien, ¿qué sucede cuando sé que debo sembrar buenas semillas, pero decido no hacerlo? La misma Biblia nos da luz sobre el tema y nos enseña lo siguiente: "si ustedes saben hacer lo bueno y no lo hacen, ya están pecando" (Santiago 4:17 TLA). Fuerte, ¿no? Pero es así, esa es la verdad. Entonces, podemos concluir que, Dios espera que sembremos buenas semillas, porque si no lo hacemos, ya estamos pecando, pues estamos siendo desobedientes. Y quizá te preguntes, ¿de qué manera o cómo puedo aprender a sembrar buenas semillas en mi esposa(o), amigos, hijos, etc,? La respuesta la encontramos en Timoteo, "toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra" (2 Timoteo 3:16-17 LBLA). Solo a través de la lectura de la Palabra es que el hombre podrá aprender y estar enteramente preparado para hacer buenas obras, para sembrar buenas semillas, sin ella será imposible que podamos hacer el bien. Tu propósito es estar enteramente preparado para hacer buenas obras, no para hacer mal ni sembrar malas semillas. Espero que esta reflexión haya llegado en un buen momento a tu vida, no olvides ser de bendición para otros y compartir. Dios te bendiga y te guarde siempre.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Y te alcanzarán las bendiciones

A los seres humanos nos encantan las recetas, y no precisamente las de cocina, aunque para algunos sí. Cuando me refiero a recetas, me refiero a esa "fórmula mágica" para alcanzar algo. Por ejemplo: Hay personas que me preguntan cuál es el secreto para aprender rápido una segunda lengua, yo les contesto que toma tiempo, no es tan fácil como parece. Pero en el plano espiritual me han preguntado cuál es el secreto para una unción de poder, y les digo la obediencia y la oración. Es decir, sí hay fórmulas, pero no mágicas, que te ayudarán a conseguir tus objetivos. Alguna vez te haz preguntado ¿qué debo hacer para que vengan sobre mi vida todas las bendiciones que Jehová Dios decretó para mí?. Te haz preguntado ¿sí existe una receta o fórmula para alcanzarlas? ¿Si es cierto que las bendiciones de Jehová Dios me perseguirán?. Ante estas preguntas, veamos lo que la Palabra de Dios dice: "Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por …