Ir al contenido principal

Una píldora espiritual para hoy jueves

La Gran Comisión
Para muchos creyentes es muy fácil ir domingo a domingo a la iglesia y no comprometerse con las cosas del Señor, porque se sienten cómodos de esa forma, recibiendo palabra domingo a domingo. En ellos no hay ni gota de compromiso. Y pasan muchos años, cinco, ocho, quizá diez años estando en la misma condición, durante todo ese tiempo solo han hecho una cosa: calentar una silla de la iglesia. Por lo general, este tipo de personas nunca suelen compartir su fe con otros, y es como si atesoraran algo solo para ellos mismos. Pero el cristianismo no solo consiste en congregarse y recibir Palabra de Dios, sino también en llevar fruto, mucho fruto (Juan 15:8), tal cual nos enseña la Biblia. ¿Recuerdas lo que le pasó a la higuera? (Mateo 21:19). El Señor Jesús vino a ella esperando encontrar fruto, pero solo vio un árbol con hojas, cero frutos, y fue maldita hasta el día de hoy.
No solamente basta con congregarse, hay otras cosas más que debemos hacer, dentro de las cuales tenemos: orar (1 Tesalonicenses 5:17), leer la Biblia (Josué 1:8), y la Gran Comisión (Mateo 28:19). Hoy quisiera detenerme en este punto, La Gran Comisión. Si han pasado diez años y has estado sentado en esa silla de la iglesia sin hacer y sin hablarle a nadie de Cristo, entonces has perdido diez años de tu vida, porque no le has predicado a nadie de un Cristo que salva, no le predicaste a nadie de un Cristo que murió en la cruz por amor al mundo, tampoco has predicado a nadie de un Cristo redentor. Ser un cristiano o creyente, o como quieras llamarle, no consiste en ser salvo solo para ir a la iglesia y recibir Palabra, consiste, igualmente, en servir a otros, y en servirle al Señor con los talentos que nos ha dado.
¿Cómo estás haciendo La Gran Comisión? Primeramente, debes formarte. Indaga en tu iglesia local por los diferentes cursos y escuelas de formación que allí se ofrecen. No olvides que será imposible que puedas discipular a otros cuando ni tú mismo lo has hecho, ¿de qué les vas a hablar? La Biblia nos enseña en 2 de Timoteo 3:16 que, “toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia”. El libro número uno que necesitas para conocer acerca de Dios y su plan para el hombre es la Biblia, dice la Palabra que ella es útil para enseñar, he ahí un buen punto de partida. ¿Será posible discipular a otros si yo no meditara en la Palabra de día y de noche? Creo que ya conoces la respuesta, ¿verdad? Como puedes ver, es muy importante que empieces a formarte, para que luego tú también lleves frutos y puedas discipular a otros. Fuiste llamado para servir, no para estar sentado en una silla todo el tiempo. 
Por último, si nunca has hablado acerca de Jesús, es tiempo para empezar. Este es otro aspecto de La Gran Comisión, pues es este es el que habla de hacer discípulos. Pero como Dios es un dios de orden, primero me discípulo y me formo para después ganar gente para Cristo y discipularlos para que también puedan, después, formarse y discipular a otros. ¿Ves? No es tan difícil cumplir con las cosas que el Señor quiere que hagamos para Él, solo basta tomar la decisión y empezara a hacerlo.
Dios te bendiga sobreabundantemente en este bello día. No olvides ser de bendición, comparte este mensaje hoy a otra persona más, así empiezas a llevar a cabo La Gran Comisión. Hoy es un buen día para empezar. 



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…