Ir al contenido principal

Esperanza


La muerte es quizá de esas cosas que ningún ser humano quisiera tener que experimentar. Todos, sin excepción, quisiéramos que nuestros seres queridos vivieran para siempre, ¿no es así? Ayer mi familia experimentó el dolor que produce la muerte de un ser querido con la partida de una tía a quien amamos profundamente, la hermana menor de mi madre. Y mientras pensábamos cómo decirle a mi mamá que su hermana había partido, el Señor me reconfortaba con la Palabra y me llevó a este pasaje: "tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en Él" (1 Tesalonicenses 4:13-14 RVR1960).

De este pasaje escrito por el Apóstol Pablo a la iglesia de Tesalónica podemos aprender dos cosas muy importantes: aquellas personas que no tienen esperanza después de la muerte y los que sí la tenemos. Lo segundo me reconfortó y me dio fuerzas para hablar con mi madre y decirle que tenemos la fiel convicción que después de la muerte nos volveremos a encontrar con todos los que, en el Señor, murieron antes. Y esa es la esperanza que tenemos, que sabemos que hay vida después de la muerte y que la muerte solo es el principio de una eternidad al lado de nuestro Padre Celestial. El Señor Jesús nos da esperanzas al afirmar lo siguiente, "Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en Mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en Mí, no morirá eternamente" (Juan 11:25-26 RVR1960). Esta es la convicción que tenemos en medio del dolor que produce la pérdida de un ser querido, en Cristo Jesús, creyendo, todos viviremos. Aunque la muerte nos produzca tristezas, la esperanza de vida después de la muerte nos da una paz que sobrepasa el entendimiento del ser humano.

¿Sabes algo? Hay esperanzas para todos, lo único que debemos hacer es creer, la clave está en el Señor Jesús. Mira lo que la Palabra nos enseña: "todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?" (Juan 11:26 RVR1960). Yo así lo creo, ¿y tú lo crees? El Apóstol Pablo tenía algo muy claro, entre más pronto llegara su día, más rápido estaría al lado de aquel que lo llamó y escogió desde antes de la creación y lo escribe así, "porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia" (Filipenses 1:21 RVA2015). Mientras estemos en esta tierra debemos procurar vivir para aquel que se nos rescató y se entregó por todos nosotros, pero hemos de saber igualmente que todos partiremos algún día a la presencia de nuestro Señor, pero con la certeza que la muerte ha sido vencida en la cruz para siempre y ya no podrá reinar sobre nosotros. Espero que este mensaje haya llegado en el momento indicado a tu vida. Sé de bendición, no olvides compartir.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.
Mira lo que nos enseña la Palabra:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo jud…

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

Y te alcanzarán las bendiciones

A los seres humanos nos encantan las recetas, y no precisamente las de cocina, aunque para algunos sí. Cuando me refiero a recetas, me refiero a esa "fórmula mágica" para alcanzar algo. Por ejemplo: Hay personas que me preguntan cuál es el secreto para aprender rápido una segunda lengua, yo les contesto que toma tiempo, no es tan fácil como parece. Pero en el plano espiritual me han preguntado cuál es el secreto para una unción de poder, y les digo la obediencia y la oración. Es decir, sí hay fórmulas, pero no mágicas, que te ayudarán a conseguir tus objetivos. Alguna vez te haz preguntado ¿qué debo hacer para que vengan sobre mi vida todas las bendiciones que Jehová Dios decretó para mí?. Te haz preguntado ¿sí existe una receta o fórmula para alcanzarlas? ¿Si es cierto que las bendiciones de Jehová Dios me perseguirán?. Ante estas preguntas, veamos lo que la Palabra de Dios dice: "Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por …