Ir al contenido principal

Una Píldora espiritual para hoy lunes, inicio de semana

Os sacaré de Egipto

Fuimos creados para ser enteramente preparados para toda buena obra (2 de Timoteo 3:17), lo cual quiere decir que en el hombre siempre ha existido el propósito de hacer buenas obras en la tierra. Pero los afanes y la corriente de este mundo, nos desvían del plan de Dios para nuestras vidas. Es así como el enemigo nos pone "vendas" en los ojos y terminamos por hacer lo malo delante los ojos del Señor, viviendo una vida que no le agrada.

Quiero que por un momento veamos esta ilustración: al cerdo siempre le gusta la suciedad, sin importar el ambiente en el que se encuentre, él siempre va a querer ir al fango a embadurnarse del barro. Y lo pueden limpiar una y otra vez, pero su naturaleza le dictará que debe empuercarse en el lodo, ¿cierto? Esta ilustración es un tanto dura, pero muy real, pues en ocasiones así también es el hombre. Nos gusta ensuciarnos de pecado, nos gusta llevar una vida sin santidad. La naturaleza pecaminosa quiere prevalecer sobre toda buena obra para la cual hemos sido creados y llamados. Pero Jehová es tan hermoso que hoy quiere recordarte algo que impactará este comienzo de semana.

“Por tanto dirás a los hijos de Israel: Yo Soy Jehová, y Yo os sacaré de debajo de las tareas pesadas de Egipto y os libraré de su servidumbre, y os redimiré con brazo extendido y con juicios grandes; y os tomaré por mi pueblo y seré vuestro Dios; y vosotros sabréis que Yo Soy Jehová vuestro Dios, que os sacó de debajo de las tareas pesadas de Egipto" (Éxodo 6:6-7).

A pesar de todos los pecados que hayas cometido, el deseo de Jehová Dios es (1) sacarte de Egipto (tierra de servidumbre y de esclavitud), (2) librarte del yugo del pecado, y de toda inmundicia para vivir en santidad, y sin manchas para Él.  Es por ello, que debemos romper las cadenas que nos atan a la servidumbre de Egipto, porque Dios quiere darnos libertad y vida eterna. No tiene caso seguir ensuciándonos de tanto pecado, cuando

La Palabra te dice que fuimos creados para toda buena obra. Es hora de rendir tu vida a Cristo, y honrar el sacrificio que hizo por ti en el madero. Cristo ya te liberó del yugo de servidumbre, ahora Su deseo es que no sigas siendo un esclavo de aquello que te aleja de la presencia del Padre, por el contrario, Su deseo es que te acerques más a Él.

Por esta razón es que se hace extremadamente importante recordar quién nos sacó de tierra de servidumbre, porque al pueblo de Israel siempre lo olvidaba para tras dioses ajenos. ¿Sabías que en la antigüedad, en el pueblo de Israel todos debían conocer el pentateuco? ¿La razón? Porque Dios deseaba que ellos nunca olvidaran de dónde les había sacado. Nunca olvides de dónde te sacó Jehová Dios, dale gracias en todo tiempo y honra lo que hizo, y aún continúa haciendo por ti.

Dios te bendiga tremendamente y declaro que esta semana será una semana de cielos abiertos para ti, y las puertas que Jehová Dios abre por ti, nadie las podrá cerrar, en el nombre de Jesús.
No olvides compartir con otros este mensaje.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…