Ir al contenido principal

Una píldora espiritual para hoy martes

RECOBRANDO MI IDENTIDAD DE HIJO, parte 2

Continuamos con la segunda parte de esta entrega de cinco devocionales bajo el título Recobrando Mi Identidad De Hijo. El texto del cual se desprenden estas enseñanzas se encuentra en Lucas 15:11-22, la parábola del hijo pródigo.
Veamos entonces cuál es ese segundo aspecto que podemos aprender de relato bíblico:


SEGUNDO
VENDRÁN MOMENTOS DE ANGUSTIA
Mientras estamos en este mundo y nos encontremos alejados de la presencia de Dios o totalmente fuera de ella, ese vallado de protección que hay a nuestro alrededor se pierde y quedamos a merced del diablo. Y vendrán pruebas difíciles, las cuales no sabremos cómo enfrentarlas, pues no es lo mismo enfrentar una prueba teniendo al Poderoso de Israel de nuestro lado, a enfrentarlas completamente solos sin su ayuda ni protección. 

En los versos 14-16, podemos ver un claro ejemplo de esos momentos de angustia que tuvo que vivir el joven del cual habla la parábola del hijo pródigo: "y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a pasar necesidad. Entonces fue y se acercó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, y él lo mandó a sus campos a apacentar cerdos. Y deseaba llenarse el estómago de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba nada (Versión LBLA)".

De acuerdo con el texto bíblico, tres cosas tuvo que vivir esta persona durante el tiempo que estuvo alejado de su padre, es decir en aquellos momentos de angustia: 
(1) Hambre: haber deseado comer las algarrobas de los cerdos es prueba de que no tenía absolutamente nada para comer (esto es tipología de provisión) y deseaba, aunque fuera así, comer el alimento de los cerdos. No imagino el extremo al que puede llegar una persona estando en ese estado. Pero desafortunadamente lo vemos en la calle cuando vemos a otras personas comiendo de las basuras, ¿crees tú que ese es el plan de Dios para el hombre?.

(2) Pasó necesidades: mientras este joven estuvo en casa de su padre lo tuvo absolutamente todo, provisión, protección, etc. Al salir de ese vallado de protección, todas esas cosas que tenía en casa de su padre las pierde automáticamente. Quizá llegó a pensar que teniendo su herencia iba a tenerlo todo, pero después que la malgastó se dio cuenta que no tenía nada. ¿Crees que una herencia o todo el dinero del mundo podrían reemplazar a Dios en tu vida?.

(3) Tocó fondo: esta expresión quiere decir que llegó a lo más bajo. ¿Cómo una persona después de habiendo tenido tanto llega a no tener nada?. Este joven debió ser muy rico, e imagino que su heredad no eran cualquier pesos, debió haber sido mucho dinero. Desafortunadamente, el vivir perdidamente y en desenfreno permitió que ese dinero se esfumara pronto. Y al verse sin dinero tuvo que empezar hacer lo impensable (apacentar cerdos y desear sus algarrobas) para poder sobrevivir. Pero estando en este postrer estado fue que pudo "volver en sí" para darse cuenta del estado en el cual había caído. 
En este caso, este joven no podía hacer nada, pues se había separado de su padre, el cual es tipología de Dios. Mira lo que dice la Palabra en Juan 15:5, "Yo Soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer". No había nada que este joven pudiera hacer, excepto regresar al lugar de dónde había salido e intentar recuperar todo lo que había perdido.

Espero que esta segunda entrega haya sido de gran bendición para tu vida espiritual. No olvides compartir con otra persona este mensaje. Espera mañana la tercera entrega de esta enseñanza, Recobrando Mi Identidad De Hijo. Que tengas un bendecido y feliz día. Dios te guarde y prospere sobreabundantemente.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…