Ir al contenido principal

Una píldora espiritual para hoy miércoles

APRENDIENDO A ESPERAR EN DIOS, parte 2

Continuamos con esta serie de cuatro devocionales bajo el título Aprendiendo A Esperar En Dios. Esta nuestra segunda entrega, espero que siga siendo de gran bendición para sus vidas.
¿Qué lecciones podemos aprender de Génesis 15:1-6 - RVR1960)?
Hay cuatro lecciones que podemos aprende, aunque sé que el Espíritu Santo te puede revelar aún muchas más cosas:
PRIMERO
Podemos acercarnos a Dios y pedirle todo lo que queramos, siempre y cuando esté dentro de Su voluntad para nuestras vidas:
Muchas veces cuando pedimos, pedimos cosas que no edificarán nuestras vidas para nada. Otras veces, pedimos cosas que pueden separarnos de Dios y ese no es Su plan. Dios no te dará nada que te haga separar de Él. Por ello, nuestros ojos deben estar puestos en el Padre de la bendición y no en la bendición. La bendición se puede agotar, pero la fuente de donde provino esa bendición siempre será eterna. 

Mira este principio tan importante que está en la Biblia, "pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra" (Santiago 1:6 - RVR1960). Esto me hace recordar el pasaje de La Fe de la Mujer Cananea (Mateo 15:21-28), pues siempre tuvo esa certeza y esa convicción de recibir eso por lo cual se había acercado a Jesús, sabiendo que Él tenía toda la potestad para cumplirle ese milagro, ¿te has acercado a Jesús de la misma manera?.

Si dudas de que Dios puede hacer posible tu imposible, es decir si llegaras a creer tu milagro es más grande que Dios, entonces no estás creyendo que Él tiene el poder para hacerlo, y ¿qué dice la Palabra de Dios al respecto? "sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan" (Hebreos 11:6 - RVR1960). Y ¿qué le dijo Jehová Dios a Abraham en Génesis 15:1, que Él es su escudo y su galardón, tremendo.

Recuerda algo bien importante, lo que le pidas a Dios siempre debe ir alineado conforme a Su voluntad y al propósito que Él tiene para tu vida, en otras palabras: lo que pidas a Dios debe ser directamente proporcional al propósito que Él tiene para ti, es decir debe servir para la obra. 
Entonces, ¿por qué a veces no recibimos nada, ni una sola respuesta? Vayamos a Santiago 4:3, "pedís, y no recibís, PORQUE PEDÍS MAL, para gastar en vuestros deleites". Y eso justamente fue lo que le sucedió al hijo pródigo (Lucas 15:11-22). Pidió toda su heredad al padre para vivir perdidamente, para gastar en sus placeres una vida desenfrenada, lejos de la presencia de su padre, y después que todo lo malgastó, pasó necesidades tremendas en su vida, ¿crees que ese es el propósito de Dios, darte algo que te separe de Él? No lo creo.

Mañana continuaremos con la tercera lección que podemos aprender de esta historia de Abraham. 
Si este mensaje ha sido de bendición a tu vida hoy, te invito a que lo compartas con otras personas, sé tú también de bendición hoy. Dios bendiga tu vida sobreabundantemente, feliz día.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…