Ir al contenido principal

Una píldora espiritual para hoy martes

APRENDIENDO A ESPERAR EN DIOS, parte 1

Hoy empezamos una nueva serie de cuatro devocionales bajo el título Aprendiendo A Esperar En Dios. Esta es la primera entrega y sé que serán edificantes y de gran bendición.
No es fácil aprender a esperar. Pienso que una de las virtudes más difíciles es justamente esa. Recuerdo cuando venía la navidad y, por anticipado sabía qué recibiría de regalo, no iba a la cama a dormir, sino que me quedaba despierto hasta que fuera la hora de recibir regalos y conté quién sabe cuántas ovejas para no dejarme vencer por el sueño, pero esperar es algo difícil. Aun como creyentes, también nos desesperamos ver las promesas de Dios cumplirse en nuestras vidas. De esa sensación es de la que hablaremos a lo largo de estos cuatro días.

"Después de estas cosas vino Palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: no temas, Abram; Yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande. Y respondió Abram: Señor Jehová, ¿qué me darás, siendo así que ando sin hijo, y el mayordomo de mi casa es ese damasceno Eliecer?. Dijo también Abram: mira que no me has dado prole, y he aquí que será mi heredero un esclavo nacido en mi casa. Luego vino a él palabra de Jehová, diciendo: no te heredará este, sino un hijo tuyo será el que te heredará. Y lo llevó fuera, y le dijo: mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: así será tu descendencia. Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia" (Génesis 15:1-6 - RVR1960).

En ocasiones, el creyente busca un milagro de parte de Dios y, entonces levanta un clamor tremendo para obtenerlo. Y la verdad es que, muchas de esas veces, debemos esperar mucho tiempo para ver ese milagro hecho realidad.

Pero, ¿por qué nos toca esperar por ese milagro? Veamos algunas razones: (1) Porque aún no estamos preparados para recibirlo y Dios necesita prepararnos para poder recibirlo, y (2) Porque Dios desea saber cuánto le creemos, es decir que Dios probará nuestra fe, ya que sin fe es imposible agradar a Dios (Hechos 11:6 - RVR1960). Cualquiera que sea la razón, en ambos casos existe algo en común: la espera.

Abram tuvo que esperar mucho tiempo por esa descendencia que le había pedido a Dios. Diez años después de que Dios le dio la promesa a Abram de un hijo, al no ver respuesta alguna, Sarai, su esposa, decide entregarle a su sierva Agar (Génesis 16: 3-4), probablemente pensando estas cosas: primero, ese era el plan de Dios, y dos, así era cómo Dios cumpliría esa promesa que le hizo a Abram. De esa relación, nació Ismael, pero ese no era ni el plan ni el propósito de Dios.
No importa cuánto tiempo pase sin ver aquello que le has pedido a Dios, no hay nada que puedas hacer con tus fuerzas para ayudarle a cumplir esa promesa. Lo único que puedes hacer es esperar, obedecer y seguir creyendo, porque las promesas de Dios se cumplen en Su tiempo (Kairos) y no en del hombre (kronos).

Después del nacimiento de Ismael, pasaron más o menos unos trece años (Génesis 17: 25-26), y ya iban 23 años de espera, cuando nació el hijo de la promesa, tal cual lo dice la Palabra, "y Sara concibió y dio a Abraham un hijo en su vejez, en el tiempo que Dios le había dicho. Y llamó Abraham el nombre de su hijo que le nació, Isaac ( Génesis 21:2-3 - RVR1960), porque las promesas de Dios se cumplen en Su tiempo.

Esta ha sido una pequeña introducción al tema, mañana continuaremos con la entrega de los tres aspectos, uno por día, que podemos rescatar de la historia de Abraham, el padre de la fe.
Dios te guarde y te bendiga, que tengas un inicio de semana en victoria de la mano del Rey de reyes. Sé de bendición en este día, comparte este mensaje con otras personas.

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, varón de Dios. Esta reflexión ha sido de edificación a mi vida pues en estos días cumplo un año de estar desempleado. He hecho mi parte y aún no he obtenido el empleo que estoy esperando. Lo bueno es que en todo este tiempo Dios me ha sustentado junto a mi familia y nunca nos ha desamparado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Samir Rodriguez, Dios te bendiga. En efecto, Dios siempre va estar contigo durante el desierto o la prueba, así como estuvo con Israel, así estará contigo. No te desesperes, al igual que tú, en estos momentos estoy suspendido de mi trabajo y he visto como Dios ha sido mi sustento y mi gozo en estos tiempos difíciles. Sé que ha sido el mismo Dios hablando a tu vida a través de este devocional, me goza saber que he sido un instrumento para bendecir a otros. Gracias por tu comentario.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…