Ir al contenido principal

Una píldora espiritual para hoy viernes

RECOBRANDO MI IDENTIDAD DE HIJO, parte 5

Hoy finalizamos nuestra serie de cinco devocionales con la quinta entrega bajo el título Recobrando Mi Identidad De Hijo. El texto base de estas enseñanzas se encuentra en Lucas 15:11-22 (Versión LBLA), el cual lleva por título la parábola del hijo pródigo.
QUINTO
RECONOCIMIENTO
Aunque este joven estuvo perdido en el mundo, y no sabemos por cuánto tiempo, porque la Palabra no lo especifica, cuando regresa a casa, lo primero que hace su padre es reconocerlo. Lo más probable es que aún después del tiempo transcurrido, el aspecto y el semblante de esta persona no hubiera sido el mismo, pero aún así su padre lo reconoció. Igualmente sucede en el mundo espiritual. Cuando vemos, por ejemplo, a alguien que abusa de las drogas cambiando su aspecto notablemente. Si esta persona decide arrepentirse de lo que hizo y volverse a Dios, su Padre celestial también le reconocerá.
Es bien hermoso, entonces, lo que este padre hace al ver a su hijo desde lo lejos, mira lo que dice el verso 22, "pero el padre dijo a sus siervos: pronto; traed la mejor ropa y vestidlo, y poned un anillo en su mano y sandalias en los pies" (Versión LBLA). ¡Qué tremendo! Todo lo que había sido alterado de su identidad al regresar a casa de su padre, este lo restablece, como primera medida, es decir que hubo una restitución por aquello que le había sido quitado. Veamos el significado de cada uno de estos elementos:
Uno, ropa y sandalias: es un distintivo, un diferenciador. En muchas culturas aborígenes, la ropa distingue a los diferentes sectores de la sociedad. ¿Recuerdan a José y el manto que le regaló su padre, Jacob? (Génesis 37:3). Ese atuendo lo diferenciaba de los demás, tanto así que por ese manto, sus hermanos se encolerizaron de tal manera que planearon matarle.

Dos, anillo: símbolo de autoridad: Los anillos en la antigüedad tenían varias funciones y usos, como joyas y sellos. Como joyas, eran señal de una elevada posición social, como lo es el caso del hijo pródigo. También servían como anillo-sello, como por ejemplo: cuando Jose, hijo de Jacob, le fue entregado el anillo que simbolizaba el poder y la autoridad de Faraón (Génesis 41:42).
Pero, quizá debas estar preguntándote para qué necesitamos todas estas cosas, ¿no es así? La respuesta tiene una connotación más espiritual, y mira lo que dice la Palabra Efesios 6:13, “por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiéndolo hecho todo, estar firmes" (Versión LBLA). Con los atuendos que nos da el Padre celestial somos diferentes en el mundo espiritual y, además, vamos a  poder resistir cuando venga ese día malo del que habla la Biblia.

Para finalizar, es muy importante recordar lo siguiente: cuándo descubres quién es Dios, inmediatamente descubres quién eres, es decir se te da a conocer tu verdadera identidad. De igual manera, descubres tu propósito, es decir el por qué estás aquí en este lugar, llamado mundo. Sabes también que tienes herencia y sabes que hay un destino, o sea hacia dónde vas.

Espero que estas cinco entregas hayan bendecido tu vida sobrenaturalmente. No olvides ser de bendición y compartir este mensaje con otras personas. Dios bendiga tu día, te deseo un excelente y bendecido fin de semana.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…