Ir al contenido principal

Píldora espiritual para hoy martes

"Pero el rey Salomón amó, además de la hija de Faraón, a muchas mujeres extranjeras; a las de Moab, a las de Amón, a las de Edom, a las de Sidón, y a las heteas; gente de las cuales Jehová había dicho a los hijos de Israel: no os llegaréis a ella, ni ellas se llegarán a vosotros; porque ciertamente harán inclinar vuestros corazones tras sus dioses. A estas, pues, se juntó Salomón con su amor" (1 Reyes 11:1-2).
De los reyes más tremendos que tuvo el pueblo de Israel fueron David y, su hijo, Salomón. Ambos hicieron grandes hazañas. Por su parte, David derrotó a grandes enemigos del pueblo de Israel y trajo la tan anhelada paz. Además, bajo su reinado el pueblo estuvo unido. Su hijo Salomón continuó con ese legado y también hubo unión y paz en el pueblo de Israel. Pero Salomón tuvo más sabiduría y fue tanta que gente de todas partes venía para comprobarlo (1 Reyes 10:1-13). Asimismo, tuvo muchas riquezas (1 Reyes 10:14-29); en pocas palabras, fue un rey que lo tuvo todo. Fue tremendamente bendecido por Dios mientras caminó en obediencia y su corazón guardó la ley.
Pero, ¿por qué hacia el final su reinado entró en decadencia? La respuesta está Eclesiastés 1:1, TODO ES VANIDAD. ¿Será que haber tenido tanto nubló el pensamiento del rey Salomón? Lo más probable es que sí. Salomón pasó de ser un rey que ofrecía holocaustos a Jehová tres veces al día (1 Reyes 9:25), a ir tras dioses ajenos a causa de sus mujeres, siguiendo a Astoret, diosa de los sidonios y a Milcom, ídolo de los amonitas (1 Reyes 11:5). Pero entonces me pregunto ¿dónde quedó la honra a Jehová después de tantas cosas?...
El principio de la caída del rey Salomón fue su desobediencia. En el instante en el que decide tener mujeres de otras naciones, naciones a las cuales Dios le había dicho que no se juntaran con ellas, allí empieza el principio de su final (Deuteronomio 7:3-4). Cuando hacemos cosas contrarias a las que Jehová Dios ordena, abrimos puertas que debían permanecer cerradas por una razón y le permitimos la entrada a otras que debieron haber permanecido enterradas, sepultadas con el viejo hombre. Así como la obediencia trae muchas bendiciones a la vida del creyente, asimismo la desobediencia desata una serie de maldiciones (Deuteronomio 28:15-20).
Muy probable es que la vanidad de haberlo tenido todo, entre otras cosas, condujo a la desobediencia del rey Salomón y al principio de su final, un final por cierto bastante triste. ¿En qué estás siendo tú desobediente? ¿Qué puertas has abierto que te pueden apartar de Jehová Dios? ¿A qué ídolos le has permitido la entrada a tu vida?. El testimonio del rey Salomón está allí para que aprendamos a no cometer los errores que él cometió.
Hay un verso en la Palabra que me gusta mucho y que, para mí, resume toda la ley, EL PRINCIPIO DE LA SABIDURÍA ES EL TEMOR DE JEHOVÁ (Proverbios 1:7), ¿Por qué? Porque cuando hay temor de Jehová no hay cabida a la desobediencia, sólo hay cabida a la obediencia.
Dios te bendiga tremendamente. LIKE si te ha gustado este mensaje; SHARE para compartir con otros, no olvides ser de bendición para otras personas.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…