Ir al contenido principal

Una píldora espiritual para hoy miércoles

Alegres en todo tiempo

El tiempo de la prueba es uno de los más difíciles por los cuales todo creyente debe pasar. En medio de la prueba es cuando Dios mira de dónde proviene nuestra fortaleza y sobre qué se encuentra fundamentada nuestra fe. En medio de esa prueba vienen la tristeza, el desánimo y las ganas de querer "tirar lo toalla" y renunciar a todo lo que Dios no ha entregado para retroceder. Y es que no entiendo por qué la naturaleza del hombre en vez de ayudarnos a querer continuar con la carrera, nos invita siempre a retroceder, pero lo que sí sé es que a través de La Palabra, el mismo Dios también nos da (1) la salida para cuando viene la crisis y (2) nos enseña de qué manera debemos enfrentarla.
La Palabra de hoy se encuentra en:
Habacuc 3:18-19
"Con todo, YO ME ALEGRARÉ EN JEHOVÁ, y me gozaré en el Dios de mi salvación. Jehová el Señor es mi fortaleza".
Hay tres aspectos que podemos aprender de este verso del libro de Habacuc:
Primero:
CON TODO ME ALEGRARÉ EN JEHOVÁ, es decir en cualquier circunstancia de la vida, sea para bien o para mal. Pero resulta que cuando estamos siendo bendecidos somos los mejores cristianos del mundo, la felicidad está a flor de piel, y nunca esperamos que llegue la prueba y cuando llega todo el panorama cambia e, inclusive, hasta la fe puede llegar a mermar. Todo esto sucede porque el fundamento de nuestra fe se basa en algo más y no exactamente en la Roca, Cristo Jesús. En la Biblia encontramos ejemplos a seguir de personajes que bajo cualquier situación siempre alabaron a Dios, José, Pablo, Job. Lo que intento decirte es que si ellos pudieron lograrlo, tú también lo puedes hacer. Así que si estás atravesando por una prueba difícil y los ánimos van decayendo, te recomiendo que estés atento porque este mensaje es para ti.
Segundo:
MI GOZO ESTÁ EN JEHOVÁ. Tener el gozo en Dios significa tener los ojos puestos en Él y no distraernos por lo que a nivel natural podamos percibir. Es decir, mis ojos espirituales deben estar puestos en lo sobrenatural, porque estando en lo sobrenatural aprendo a que las circunstancias no me vencerán, pues mi gozo está en Jehová quien igualmente es un Dios sobrenatural. Sé que hay situaciones de la vida en donde nos dejamos robar el gozo, a mí también me ha pasado. Cuando voy conduciendo y mi esposa va a mi lado, siempre me recuerda que no me deje quitar el gozo ni la bendición de nada ni de nadie. No es fácil, mas no imposible, recuerda que si tu fortaleza es Dios, entonces si crees en Él, no habrá imposibles, ¿cierto? Tener nuestro gozo en Dios también significa ver lo sobrenatural que Dios ve para traerlo al plano natural. Que tu gozo no sea determinado por las circunstancias, sino por la fe en creer que tu Dios es Dios de imposibles (Lucas 1:37).
Tercero:
MI FORTALEZA ES JEHOVÁ. Muchas veces creemos que somos Superman, hombres de hierro, y nos creemos el cuento, que es lo peor, pues llegamos a pensar que con nuestras propias fuerzas podemos vencer las adversidades, olvidando que nada somos sin Él, que sin Él nuestra carga ya no se hace ligera, sino pesada.
Si tu fortaleza viene de Jehová, entonces podrás vencerlo todo. Que Dios sea tu fortaleza es dejar que Él vaya delante de ti peleando tus batallas (Éxodo 14:14), derrotando a todos tus enemigos, también es darle el lugar que se merece y la honra a la cual sólo Él es digno.
No olvides esta enseñanza tan poderosa que Dios te muestra hoy: debemos estar alegres y gozosos en todo tiempo, sabiendo que Jehová es nuestra fortaleza. Espero que hoy te hayas equipado de las armas espirituales necesarias para contrarrestar esa situación que pensaste era más grande que tu Dios. Con todo alégrate en tu Dios, nunca dejes de gozarte en Él.
Dios te bendiga poderosamente en este bello día y que Su paz, que sobrepasa todo entendimiento, esté también de continuo en tu vida. LIKE si te ha gustado este mensaje, y SHARE para compartirlo con otros para ser de bendición en este día.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…