Ir al contenido principal

Una píldora espiritual para hoy domingo

¿Cuál es tu actitud frente al diezmo y la ofrenda?

El diezmo y la ofrenda siempre han sido y serán la piedra en el zapato para muchos creyentes. Y es que para muchos, ambas cosas no son fáciles de cumplir. Desprenderse del dios dinero es de las batallas más campales que debe asumir cualquier creyente. Todavía hay muchos dentro de las iglesias que no diezman, y ofrendan de vez en cuando, pero no lo hacen como debería ser y, lo más tristes es que, ofrendan de aquello que les sobra. Esta es una posición muy personal y no estoy escribiendo para levantar ampollas ni mucho menos para hacer sentir mal a otros. Pero ¿cuál es mi actitud frente a la ofrenda? ¿Cómo está tu corazón al momento de ofrendar? ¿Te sientes feliz de diezmar y ofrendar o sencillamente te sientes forzado a hacerlo? Veamos qué dice la Palabra al respecto:
"Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y MIRÓ JEHOVÁ CON AGRADO A ABEL Y SUS OFRENDAS" (Génesis 4:3-4).
Si pensabas que Jehová Dios no veía la manera en la que ofrendas estás equivocado. La actitud que hay en el fondo de tu corazón es lo que realmente cuenta para Él. No cuenta para nada cuánto dinero das. Es por ello que me encanta tanto la historia de la pobre viuda que de su pobreza depositó TODO EL SUSTENTO QUE TENÍA en la congregación (Lucas 21: 1-4). La actitud con la que das lo es todo para Dios, por ello te preguntaba anteriormente si te sentías feliz o presionado para hacerlo.
Desafortunadamente, hoy día muchos "creyentes" piensan que la ofrenda y el diezmo es un "invento del pastor", pero no han recibido una revelación por parte del Espíritu para saber lo importante que es ofrendar y diezmar. Creo que mi mejor teoría frente a esto es que no leen la Biblia como debería ser, porque si lo hicieran sabrían que esta parte no es negociable para Dios, ¿verdad?.
Entonces, si Jehová es el dueño de la plata y el oro (Hageo 2:8) y Él nos bendice primeramente a nosotros, ¿por qué nos cuesta tanto desprendernos del dios dinero? Pues he tenido la experiencia y muchas veces llegamos a pensar que, sin dinero no somos nada ni nadie, lo cual es una fortaleza que el enemigo siembra en nuestras mentes, principalmente en la de los hombres, para que dejemos de recibir las bendiciones que Dios tiene para nosotros y nuestras familias, en el caso de los que somos casados. Desterrar este tipo de argumento no es fácil, y se hace necesario tener una revelación espiritual para entenderlo.
¿Con qué actitud llevas al altar tus diezmos y tus diezmos y ofrendas? Vale la pena analizarte antes de hacerlo y si te sientes forzado a hacerlo, te recomendaría dejarlas guardadas y hacerlo cuando estés espiritualmente preparado para hacerlo, no olvides que Jehová Dios ve con agrado ese momento. No dejes de recibir bendiciones sobrenaturales en tu vida solamente por anteponer un dios delante de aquel que te da absolutamente todo por amor.
Dios te guarde y te bendiga. Hoy es día de congregarse, no dejes de hacerlo como algunos tienen por costumbre (Hebreos 10:25). LIKE si te ha gustado, SHARE para compartir este mensaje con otras personas. Sé de bendición en este día.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Esforzaos y cobrad ánimo

El tema del devocional de hoy es el desánimo, pero ¿qué es el desánimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua, se define como la falta de ánimo. ¿Sabes algo? El desánimo es el arma más valiosa que tiene el enemigo contra cualquier creyente, así que la invitación es para que no seas presa del desánimo. Cuando el cristiano se desanima su fe merma, y por consiguiente le deja de creer a Dios porque una persona que no tiene fe, ni esperanza no puede creer en las cosas que Dios puede hacer en su vida y en la de los demás, dice la Palabra que sin fe es imposible agradar a Dios.
En el libro de Deuteronomio, cuando Moisés está a punto de morir, Dios escoge a Josué para que guíe al pueblo de Israel y llevarlos a la tan anhelada tierra prometida. El Señor le habla a Josué y le dice más de tres veces las mismas palabras: esforzaos y cobrad ánimo. Hoy Dios también te quiere decir lo mismo a ti. 
La Palabra de hoy está en:
Deuteronomio 31: 6
"Esforzaos y cobrad ánimo, no temas, ni…

¿En quién confías en medio de la prueba?

La prueba es, quizá, la manera más dura que Dios utiliza para determinar de qué estamos hechos, dicho en otras palabras si somos débiles o fuertes, espiritualmente hablando. En medio de ellas y a través de ellas muchas cosas son las que quedan en evidencia. Probablemente nos gusta ir al culto, orar y servirle al Señor, pero la verdad es que todos desearíamos tener un evangelio fácil. No queremos pasar por las pruebas, queremos que todo sea color de rosa. Sin embrago, la prueba es necesaria, pues es la forma en la que Dios podrá moldear nuestro carácter. Además, en medio de la prueba Dios tratará algo contigo y te preparará para ser promovido a otro estado espiritual de mayor exigencia. Una de las pruebas que más me llama la atención fue aquella por la que tuvo que atravesar Daniel en el foso de los leones. ¿Cuántos de nosotros no hubiéramos "tirado la toalla" al ser arrojados a ese foso? ¿Cuántos no hubiéramos perdido la esperanza de golpe? ¿Cuántos no hubiéramos blasfemado…

Ocasiones de caer

Cuando medito, me pregunto, ¿por qué caen los cristianos? ¿A qué se debe la caída? ¿Por qué una persona que está firme cae?. Y es que últimamente, he visto cómo personas allegadas a mí han caído víctimas de las acechanzas del enemigo y es cuando más recapacito en aquel pasaje que dice "para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2:11 - RVR1960). Quizá una razón, en este sinnúmero de posibles razones, es que al caer se ignora que el diablo desea verte caído y destruido, desea verte en el mismo fango de donde un día te sacó Jehová Dios. Sin importar la razón, el creyente siempre debe siempre recordar lo que nos enseña la Palabra de Dios, esa advertencia de Juan 10:10, "el ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir". Y en ese mismo orden de ideas es que empieza su trabajo. Inicialmente, el enemigo te roba la Palabra que ha sido sembrada en tu corazón y junto con ella la fe. Y el segundo paso es es…